Hijos únicos: cómo no hacer que nuestros hijos se sientan solos

Hijos únicos: cómo no hacer que nuestros hijos se sientan solos

¿Cuántos clichés hay sobre hijos únicos? ¿Es cierto que siempre crecen malcriados? ¿Deberían ser tratados de una manera particular por los padres?

Índice()

    Hijos únicos: ¿privilegio o mala suerte?

    En Occidente hay cada vez más familias con un solo hijo, por diversos motivos que no pretendemos tratar en esta ocasión.
    Y se suele creer que los hijos únicos son más mimados que otros y desarrollan características negativas como egocentrismo, dificultad para socializar y fragilidad emocional.

    Sin embargo, si bien es cierto que un hijo único crece en una posición de absoluta centralidad dentro de la familia y podría recibir más atención, cuidado, estimulación, aprecio y afecto, está igualmente bien establecido que a menudo padres de hijos únicos son muy ocupado y no muy presente.

    El hijo único de padres muy ocupados podría de hecho correr el riesgo de vivir en un entorno emocional y social menos rico, desarrollando así fragilidad a nivel emocional y de autoestima; ya menudo puede expresar sentimientos de ira y resentimiento.

    En general, por lo tanto, para tratar de educar mejor a un hijo único, los expertos recomiendan enriquecer el contexto social niño (juego e intercambio y reuniones con compañeros) y para fomentar actividades de grupo o equipo.

    Errores a evitar

    También los padres deben reducir expectativas sobre sus hijos, con el fin de reducir la presión que sin saberlo ponen sobre sus hombros para inducirlos a dar satisfacción, asumir responsabilidades, ser buenos o sobresalir (espera que en familias más numerosas puedan dividirse entre más hermanos).

    Pero tambien elaspecto afectivo es básico, porque los padres de hijos únicos tienden a desarrollar un apego excesivo y unasobreproteccion que puede convertirse en un gran límite a la autonomía emocional y social de los más pequeños, un límite al desarrollo equilibrado que podría manifestarse concretamente en la etapa de la adolescencia.

    En resumen, criar a un hijo único es exactamente como criar a un hijo, punto. E incluso el prof. Wasserman, del Child Psychiatry "Babies & Children's Hospital" en Nueva York, afirma que un hijo único es similar en todos los aspectos a cualquier otro niño y que ser hijo único puede convertirse en una ventaja (mayor motivación para desempeñarse bien en la escuela y lograr cierto éxito, educación salud física ejemplar y en general buena).

    también solo los niños deben aprender a caminar solos, para elegir qué camino tomar; deben crecer independientes y capaces de sus propias ideas y proyectos. El espíritu de protección excesivo, la tendencia a justificar excesivamente a los niños y tomar decisiones en su lugar dependen exclusivamente de la naturaleza del padre y no del niño.

    Un padre con un hijo único nunca podrá tomar el lugar de un hermano o hermana, y ni siquiera es necesario. Más bien, depende de él crear las oportunidades adecuadas para fomentar la relación del niño con amigos, primos, compañeros, etc.

    La situación psicológica de un hijo único

    En conclusión, es bueno tener en cuenta que ser hijo único no es una "enfermedad" y ninguna investigación o investigación ha resaltado síntomas específicos tan recurrentes que deban ser registrados. La posible presencia de trastornos psicopatológicos siempre debe evaluarse individualmente.
    Y para los padres que necesitan seguir "reglas" para criar a un hijo único y meditar en ellas, recomendamos para fomentar su independencia, no ser "devoto" de él, buscar el justo equilibrio entre alentar sin presionar y alentar sin forzar; no interferir con su vida relacional, no "invertir demasiado" en él y no delegarle la realización de sus sueños ...

    Artículo original publicado el 8 de mayo de 2014

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información