Hacer frente a los cambios: ¿cómo hacerlo?

Hacer frente a los cambios: ¿cómo hacerlo?

Hacer frente a los cambios: ¿cómo hacerlo?

¿Cómo podemos hacer frente a los cambios? ¿Qué estrategias pueden ayudarnos a gestionarlos? Hoy te daremos 4 conceptos clave, en línea con los consejos de algunos reconocidos expertos.

Hay una frase que dice: “la vida es como andar en bicicleta: para no caer hay que pedalear”. De hecho, la realidad nos muestra esto todos los días: siempre nos encontramos teniendo que afrontar los cambios provocados por diferentes situaciones que nos involucran, con pérdidas relativas que aprender a gestionar.

Pero, ¿cómo podemos hacer frente a los cambios? ¿Es fácil? ¿Qué herramientas nos pueden ayudar? Expertos de diferentes sectores (psicología, life-coaching, consultores empresariales ...) dieron su opinión y nos dirigimos a algunos de ellos para identificar algunas estrategias potencialmente útiles en la gestión del cambio.

Índice()

    Cómo lidiar con los cambios

    Ya sea en el lugar de trabajo, la escuela o la vida privada, los cambios son normales (incluso si su magnitud puede marcar la diferencia) y ocurren casi todos los días. Aprender a manejarlos puede ayudarnos a crecer.

    Aun así, no siempre es fácil de adaptarse a las nuevas situaciones que ofrece la vida (especialmente si son inesperados). ¿Cómo hacerlo? Vamos a describir 4 conceptos fundamentales que pueden ayudarte en esta empresa.

    Trabajar en la aceptación

    La vida nos ofrece una infinidad de experiencias, pero también numerosos obstáculos que afrontar. Si bien un período de cambio no tiene por qué ser necesariamente malo (de hecho, puede ser una oportunidad), puede representan una amenaza real para nuestra estabilidad. El cambio es indudablemente desagradable y molesto, además requiere una reorganización de la propia realidad.

    Por eso aceptarlos ofrece varios beneficios. Adaptarse a la nueva realidad día tras día, aceptar las derrotas cuando llegan y enfocarse solo en el presente es el enfoque correcto.

    César Piqueras, coach ejecutivo, instructor y escritor de profesión, también habla de la importancia de aceptar el cambio. Como él mismo afirma: “cuando aceptamos, elegimos el camino de la sabiduría, porque la ira y las quejas ya no existen. Solo hay aceptación ”. En la fase de aceptación, no hay energía reprimida ni resignación., pero apertura a lo que está por venir, es decir, al cambio.

    Aceptar es una forma de decir “está bien, acepto que así sea, no me resistiré.

    -César Piqueras-

    Con la mirada puesta en el futuro para afrontar los cambios

    El psicoterapeuta Demián Bucay afirma que en situaciones de cambio es posible que las ganancias superen las pérdidas, incluso si eso no significa que no sentimos dolor por lo que hemos dejado atrás. Sentir dolor es normal cuando tenemos que aceptar que una etapa de nuestra vida ha terminado.

    Por lo tanto, mirar hacia adelante puede ayudarnos a enfocarnos en la situación con mayor serenidad y conciencia. El pasado no volverá, pero tenemos el presente a nuestra disposición (a veces lleno de oportunidades), que nos permitirá construir nuestro futuro poco a poco.

    El futuro depende de lo que hagas hoy.

    -Gandhi-

    Cambiar

    César Piqueras afirma que Hay 4 formas de lidiar con el cambio: 1) Resistir y quejarse; 2) Renunciar; 3) Aceptar y 4) Cambiar. Las estrategias más adaptativas son las dos últimas, por lo que nos centraremos en ellas (aunque renunciar puede, en algunos casos, ser un mecanismo adaptativo).

    Ya hemos comentado sobre la estrategia de aceptación. En cuanto al segundo, el que prefiere el cambio, Piqueras sostiene que es más rentable abandonar las quejas y la resignación. Al contrario, progresamos cuando estamos dispuestos a cambiar lo que no nos gusta.

    Entonces, por repetitivo que parezca, otra estrategia adaptativa es lidiar con el cambio actuando sobre lo que consideramos necesario. Ciertamente, algunos cambios nos dejan poco espacio para cambiar el curso de los acontecimientos, pero no siempre es así; aprovechamos de ellos, podemos optar por un cambio de nuestro punto de vista sobre los hechos o cambiarnos a nosotros mismos.

    Si un cambio nos abruma, debemos encontrar formas de cambiarnos a nosotros mismos también, para que este cambio sea positivo.

    -César Piqueras-

    Tomando conciencia para afrontar los cambios

    Ignacio Martínez, coach empresarial, recuerda que es importante tomar conciencia de los objetivos a alcanzar con los cambios antes mencionados. En el caso de cambios que no hayamos elegido personalmente, debemos permitirnos experimentar todo lo que la nueva situación provoca (tristeza, enfado, enfado ...), y empezar a trabajar en la aceptación cuando sintamos. Listo.

    Martínez también señala que puede ayudar considerar las consecuencias si decidimos no cambiar nada, así como centrarnos en las oportunidades que ofrece la nueva realidad o el nuevo contexto. Aunque nos habla principalmente del entorno empresarial, podemos aplicar esta estrategia a otras situaciones.

    El primer paso hacia el cambio es la conciencia. El segundo es la aceptación.

    -Nathaniel Branden-

    Elasticidad y conciencia

    No existe una forma única de lidiar con el cambio, y cada persona debe encontrar su propia (o utilizar ambos según la situación). Más allá de eso, no todos los cambios de vida son iguales: algunos son vitales, como emigrar o perder a un ser querido, y otros tienen menos impacto, por ejemplo cambiar de gimnasio, cambiar de amigos.

    En cualquier caso, lo que importa es el valor que se le da a cada cambio y cómo decides afrontar la nueva realidad. Contar con las herramientas necesarias puede ayudarnos en este camino de la vida que requiere de elasticidad mental, así como una buena dosis de conciencia y, sobre todo, de comprensión de que la vida nos permite escribir un nuevo comienzo cada día.

    Giorgio Nardone, experto en psicoterapia estratégica breve, y Paul Watzlawik, psicólogo y filósofo, afirman lo siguiente: cualquier cambio es un camino, una forma de arte, un flujo continuo de pensamientos, sentimientos y emociones. Y en este fluir (y devenir) ganamos cuando nos enfocamos en una mirada flexible, consciente y abierta.

    Cualquier cambio que envuelva nuestra vida involucrará todas nuestras estructuras internas, piedras angulares, lazos, miedos, esperanzas, ilusiones y desilusiones.

    -GRAMO. Nardone y P. Watzlawick-

    • Lahey, Benjamin B. (2007). Introducción a la Psicología. 9na. edición. China: McGraw Hill.
    • Neff, K. (2012). Sé amable contigo mismo. El arte de la compasión hacia uno mismo. Madrid: Oniro.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información