Haber herido a alguien y carga psicológica

Haber herido a alguien y carga psicológica

Haber herido a alguien y carga psicológica

Herir a alguien no significa que seas malo o que sea imposible encontrar una salida saludable para una situaci√≥n determinada. De nada sirve condenarse ni enga√Īarse convenci√©ndose de que basta con no pensar en lo ocurrido.

Tomar conciencia de haber lastimado a alguien es un paso adelante, pero también significa llevar una carga psicológica que a veces no es fácil de eliminar. Esta es una situación en la que puede encontrar una solución, pero no puede hacerlo dándose la vuelta o disculpándose cuando es demasiado tarde.

Solo las personas con trastornos psiqui√°tricos muy graves no sienten culpa, estas √ļltimas no tienen conciencia moral y cuando lastiman a otros viven el evento como normal e incluso necesario. En una persona m√°s o menos sana mentalmente, sin embargo, surge un sentimiento de culpa.

Sin embargo, no todas las personas experimentan la culpa de la misma manera. A esto se suma que hay errores y equivocaciones: a veces el error deja una sensación de insuficiencia, pero también la tranquilidad de la ausencia de consecuencias graves.

Otras veces, sin embargo, las consecuencias de lastimar a alguien no son irrelevantes; justo entonces toma forma un cierto peso psicológico.

El buen arrepentimiento es la mejor medicina contra las enfermedades del alma.

-Miguel de Cervantes-

√ćndice()

    Herir a alguien

    Todos hemos lastimado a alguien al menos una vez en nuestra vida, incluso sin saberlo. No hay persona con tal autocontrol que nunca se haya equivocado con sus gestos, con su actitud o con su forma de afrontar la vida. De manera similar, no nacemos lo suficientemente maduros emocionalmente y generalmente nos convertimos en uno principalmente a través de errores.

    El sentimiento de culpa no depende estrictamente de lo que se haga ni de la mentalidad con la que se enfrente. Los peque√Īos errores a veces pueden causar un fuerte remordimiento en algunas personas, mientras que otras aceptan errores serios y serios de manera saludable.

    También afecta la forma en que evoluciona la situación, la relación que se tenía con la persona perjudicada y circunstancias actuales. Si la situación ha tenido consecuencias muy graves que han persistido en el tiempo, la carga psicológica puede ser considerable.

    En √ļltima instancia, la situaci√≥n cambia si existe la oportunidad de reparar el da√Īo hecho o si es imposible, por ejemplo porque las consecuencias son irreversibles o porque esa persona ya no est√°.

    Dos tipos de culpa

    Herir a alguien puede causar diferentes tipos de culpa. La primera es la culpa razonable y se caracteriza por una plena conciencia del da√Īo causado, de su alcance y qu√© regla moral personal se ha roto. Este es el caso de un comentario ofensivo tras el cual usted se da cuenta de que ha sido injusto con la persona a quien estaba dirigido.

    El segundo tipo es la culpa patol√≥gica, que todav√≠a tiene muchas manchas oscuras. A veces no se reconoce el da√Īo causado, pero inconscientemente uno asume su carga psicol√≥gica. Esto puede resultar en autosabotaje o verg√ľenza. Tambi√©n aparecen la desconfianza y el miedo: el sentimiento de culpa se convierte en el sentimiento de tener que recibir un castigo, pero no se puede entender por qu√© ni c√≥mo.

    La culpa patológica puede presentarse como un obstáculo no especificado que gira en torno a todo lo que haces. El aspecto más paradójico es que la persona acaba deseando inconscientemente sufrir un castigo y se lo inflige por sí mismo sin darse cuenta.

    ¬ŅC√≥mo superar la situaci√≥n?

    Perdonarse a s√≠ mismo es fundamental para la salud mental, pero no se resuelve simplemente dici√©ndose a s√≠ mismo "Me perdono". Es un proceso que comienza con la identificaci√≥n del da√Īo perpetrado y sus consecuencias.

    En segundo lugar, es importante examinar las circunstancias: ¬Ņpor qu√© no actuamos de acuerdo con nuestros valores y nuestras reglas? ¬ŅQu√© lo impidi√≥? ¬ŅQu√© circunstancias psicol√≥gicas prevalecieron y por qu√© fue imposible actuar de manera diferente?

    Haber herido más de una vez se debe a inmadurez, deficiencias o conceptos erróneos., pero también de impulsos que se abren camino a través de la ausencia de autocontrol o de conflictos que no se han procesado de la forma adecuada en el momento oportuno. Debemos adoptar la apariencia de un buen amigo y tratar de entendernos por lo que somos: seres humanos.

    A partir de ahí comienza la fase del perdón, siempre después de habernos entendido a nosotros mismos. Entonces, es hora de remediar lo que sea posible, disculparnos por lo que hemos hecho y explicar nuestro error, expresando nuestro compromiso de no repetirlo en el futuro.

    García Haro, J. (2015). Tres concepciones de la culpa: historia y psicoterapia. CeIR., 9(1).

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información