¡Frío como el hielo, ácido como un limón pero hermoso como una diosa!

¡Frío como el hielo, ácido como un limón pero hermoso como una diosa!

¿Cuántas veces, mientras estábamos temblando de frío, nos consolamos pensando que la escarcha nos ayudaría a mantenernos jóvenes? Bueno, detrás de la broma hay una gran verdad: el frío sin duda ayuda a los tejidos a mantener el tono y también nos ayuda de otras formas. ¿Necesitas maquillarte, tienes los poros dilatados pero no tienes una crema astringente a mano? Toma un cubito de hielo y deslízalo con movimientos circulares sobre tu cara. Hará que la piel esté mucho más suave y lista para imprimarse.

Pero ceñirse solo al cubo de hielo es para principiantes, queremos más. Por eso podemos crear dados de puré de frutas que usaremos como exfoliante para darle a nuestro rostro un tratamiento exfoliante y vitamínico. ¡Y espacio para la imaginación! Fresa y melocotón, kiwi y melón, tenemos muchas opciones para elegir (o la temporada ...). Para conseguir nuestro exfoliante congelado simplemente tenemos que licuar la fruta y luego congelarla en cubos, siempre lista para usar. Coge un cubo y pásalo por tu cara con movimientos circulares, ayúdate con los dedos para esparcir bien los jugos y ¡listo!

Y siempre hablando de fruta, al menos una vez en nuestra vida todos nos hemos escuchado decir 'eres ácido como un limón', no lo escondamos. Pues a partir de hoy tomémoslo como un cumplido, porque la acidez del limón es fuente de muchas propiedades. En efecto limón purifica, aclara, tiene funciones anti-hongos y anti-acné, blanquear tus dientes, por no mencionar el cabello brillante y suave que nos da!

Si tienes la piel impura, el limón es para ti: aprovecha sus propiedades de la siguiente manera:

Ingredientes:

- 1 limón

- 2 limones (es el primo del limón, hoy en día se puede encontrar en supermercados bien surtidos)

- bicarbonato de sodio

Procedimiento

- Refrigere una lima en rodajas

- Mezcle tres cucharaditas de bicarbonato de sodio con dos cucharadas de agua caliente

- Cuando enfríe añadir el zumo de medio limón y una lima y aplicar en el rostro durante quince minutos

- Retirar con agua caliente, frotar las rodajas de lima en tu rostro, centrándote en las zonas donde tienes mayor concentración de impurezas

- Coge un trozo de algodón sobre el que exprimir el jugo del limón restante y dale palmaditas en la cara

Aplicar este tratamiento una vez por semana.

A los que les digan que son las reinas del hielo, ácidas como un limón, denles su sonrisa más radiante, ¡quién sabe si su corazón no se derretirá!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información