Expansión de relaciones y conciencia

Expansión de relaciones y conciencia

La transición planetaria, la entrada a una Nueva Era y el ascenso de nuestro nivel de conciencia a la quinta dimensión se ha discutido durante mucho tiempo. Sin embargo, noto que una de las áreas en las que aún nos falta recorrer un largo camino para que esta transformación, de hecho, ocurra, es en el campo de las relaciones.

El desarrollo de conciencia, espiritual o energético (¡como prefieres llamarlo!) No se produce de forma aislada, no solo en el plano sutil. Esta expansión tiene lugar en el contexto en el que operamos, y esto incluye innumerables conexiones y relaciones.

Después de todo, como seres vivos somos interdependientes, como todo en la Naturaleza. Como humanos, también somos seres relacionales. Y es precisamente en esta vivencia cotidiana donde surgen conflictos, desafíos y dramas que nos hacen darnos cuenta de nuestro verdadero grado de autoconocimiento y, en consecuencia, de conciencia.

Es en la forma en que interactuamos entre nosotros y, en consecuencia, con el mundo, que se hace evidente cuánto respetamos, honramos y nos permitimos ser quienes realmente somos. Lo interesante es que ganamos la libertad de ser quienes somos cuando finalmente permitimos que la otra persona también sea quien es, es decir, cuando cedemos el control sobre lo externo a nosotros.

Y dado que las relaciones son tan importantes para la expansión de nuestra conciencia y evolución como seres, enumero aquí algunos pasos que pueden contribuir a la construcción de relaciones conscientes y constructivas.

Índice()

    1 - Cuidando al niño interior

    Muchos de los problemas en las relaciones, especialmente los afectivos, se deben a la activación del niño interior herido en situaciones inesperadas. El niño interior es una parte infantil de nuestra psique que tiene las características de creatividad, inocencia, espontaneidad. Pero eso, por otro lado, mantiene abiertas nuestras heridas de la infancia, nuestras necesidades de afecto insatisfechas, necesidades, miedo al abandono y necesidad de aprobación, entre otras características.

    Cuando experimentamos una circunstancia en una relación actual que involuntariamente activa a ese niño, inconscientemente somos impulsados ​​a:

    • Comportamientos autodestructivos, explosivos y egocéntricos;
    • Inseguridad, baja autoestima, pérdida de uno mismo para complacer al otro e incluso la desconexión de las emociones.

    Por eso, ponerse en contacto con nuestro niño interior ayuda a comprender cuáles son sus necesidades. Así, podemos nutrir a este niño con cariño y atención en nuestras elecciones diarias, demostramos que hemos crecido y que somos capaces de cuidarnos a nosotros mismos. Las terapias holísticas ayudan mucho en este proceso de reconexión con nuestro niño y la curación interior.

    Y este es un paso importante para convertirnos en adultos más integrados, capaces de relacionarnos emocionalmente en función de quiénes somos en el presente y ya no de nuestras heridas pasadas.

    ¿Cómo es tu niño interior? ¿En qué comportamientos y emociones notas que ella ha tratado de comunicarse contigo? ¿Alguna vez has intentado contactar con ella de forma intencionada y recibir las contribuciones que puedes aportar a tu vida actual?

    2 - Atención a las proyecciones

    Otro paso importante en la maduración de las relaciones es comprender qué es suyo y qué es del otro. En otras palabras, es darse cuenta de que mucho de lo que nos irrita del otro es una característica nuestra que no admitimos.

    Aprendimos desde la infancia que algunos comportamientos, pensamientos y sentimientos no se veían como correctos en la familia y, más tarde, en nuestra vida social. Este contenido estaba siendo reprimido en lo que conocemos como sombra.

    El viaje del autoconocimiento incluye ponerse en contacto con esta sombra y darnos cuenta de que es parte de quienes somos. De lo contrario, esta sombra aflorará en los momentos más insólitos o cuando estemos sometidos a situaciones de estrés o miedo, por ejemplo.

    Cuanto más conscientes somos de lo que hasta entonces hemos considerado “nuestros defectos”, más capaces somos de actuar sin dejarnos dominar por ellos. En consecuencia, podemos ver al otro como es y no como nuestras proyecciones.

    También es importante tener en cuenta qué expectativas y fantasías se le han exigido al otro, ya que esto hace que la relación sea pesada y genera mucha frustración. No hay forma de que otros cumplan sus expectativas. Para evitarlo, la comunicación asertiva es fundamental.

    ¿Qué es lo que más aman el uno del otro? ¿Qué es lo que más odias de él? ¿Qué en el otro te causa irritación, enfado, miedo, tristeza? Date cuenta de lo que las respuestas a estas preguntas revelan sobre ti.

    3 - Cada uno tomando su lugar

    Otro problema muy constante en las relaciones son los enredos sistémicos, término utilizado en las Constelaciones Familiares y que se refiere a problemas derivados del desconocimiento de los 3 órdenes en los que se fundamentan los sistemas familiares: pertenencia, jerarquía y equilibrio.

    La jerarquía, según este punto de vista, se trata de ocupar el lugar que nos corresponde dentro de la familia, entendiendo que quienes nos precedieron son "más grandes" y capaces de afrontar su propio destino y que sus elecciones deben ser respetadas. Así logramos tener la fuerza para ser quienes somos y el poder para triunfar en todos los ámbitos de la vida.

    Lo que ocurre en la mayoría de los casos es todo lo contrario: las personas están totalmente involucradas con los problemas de la familia de origen (padre, madre y otros antepasados) y, por tanto, son incapaces de estar presentes en la relación afectiva y en la construcción de la familia actual. .

    Para dar este paso, es importante dejar con tus padres lo que es suyo: expectativas, fantasías, necesidades, dolores y patrones de comportamiento. Es necesario darse cuenta de que lo que no recibieron de sus propios padres nunca será atendido por sus hijos sin que esto les cause sufrimiento.

    Así que mi invitación aquí es para que vean la relación que tienen con sus padres hoy. ¿Existe una inversión de roles? ¿Intenta satisfacer las demandas emocionales de alguno de ellos? ¿Te notas repitiendo sus comportamientos que siempre has criticado?

    También observe si está presente en su relación actual. O si, por el contrario, estás más preocupado por solucionar los problemas y conflictos de tu familia de origen. A partir de ese momento, ya comprenderá un poco lo que debe cambiarse para crecer y hacer que sus relaciones sean más conscientes.

    4 - Además de dar y recibir

    Otro paso importante para aumentar el nivel de conciencia en las relaciones es el sentido de contribución.

    Se habla mucho sobre el equilibrio entre dar y recibir. Y eso debería ser el mínimo para que una relación sea funcional. En otras palabras, que una de las partes no quiere simplemente tomar y la otra da. En relaciones desequilibradas como esta, el que simplemente se seca y se enferma en diferentes niveles. Y el que solo recibe suele irse.

    En el momento de expansión de la conciencia que estamos viviendo, podemos seguir adelante, más allá del mero intercambio. Podemos ser un aporte en todas nuestras relaciones y aceptar el aporte que cada una de ellas puede ser en nuestras vidas.

    En otras palabras, estamos invitados a vivir con generosidad, entendiendo que el universo es abundante. Y que la contribución por lo que somos y hacemos vendrá de muchas formas diferentes, no necesariamente la que esperamos.

    Reflexionemos ahora. ¿Ha contribuido realmente a sus relaciones? ¿Se le permite recibir contribuciones de otros? ¿Actúas generosamente? ¿Siempre esperas recibir al mismo tiempo y de la manera que determinaste que sería o estás abierto a infinitas posibilidades? ¿Te sientes atraído por las personas con las que te relacionas? ¿Su relación afectiva actual contribuirá a usted durante los próximos 5 años? Y si no es un aporte, sienta la libertad de elección que se abre.

    Sal un poco de tu mente, conéctate con tu corazón con cada pregunta y observa las respuestas en tu cuerpo.

    5 - No juzgar

    Y aquí está el paso que requiere más atención, y posiblemente el más difícil para la mayoría de nosotros: no emitir juicios.

    Todo el tiempo nuestra mente juzga, discrimina e intenta encajar con lo que percibimos en el mundo. Pero todo esto se hace en base a nuestras creencias y programas mentales. Lo que tenemos es siempre una percepción de la realidad, un esquema y no la realidad misma.

    En las relaciones, el juicio y la crítica socavan la alegría, la ligereza e incluso el amor. En algunos casos, hace que la convivencia sea tóxica e insoportable.

    Para que una relación avance en conciencia es positivo percibir al otro tal como es, sin necesidad de juicios y competencia constantes por tener razón.

    Esto se puede hacer con una herramienta muy simple, que es el "punto de vista interesante". Es darnos cuenta de que no necesitamos estar de acuerdo o reaccionar ante el otro, simplemente podemos entender que él tiene un punto de vista, así como yo tengo el mío y soy libre de expresarlo.

    También te puede interesar
    • Entender que es la conciencia cósmica, una nueva etapa evolutiva
    • Explore la conexión de las personas con la conciencia de Dios
    • Aprenda por qué es importante despertar a una nueva conciencia

    Salir de los juicios aumenta nuestra libertad de ser, brinda bienestar a todos, profundizando nuestras conexiones y relaciones.

    Finalmente, recuerdo que las relaciones conscientes se basan en la práctica diaria del amor, la empatía y la bondad. Mucho más que sentimientos y emociones, las relaciones necesitan decisiones y acciones concretas. Al ejercer los pasos descritos anteriormente, avanzamos en nuestra conciencia y creamos relaciones cada vez más positivas para todos. En consecuencia, contribuimos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información