Eva Gabrielsson y los derechos pisoteados de quienes han amado una vida sin casarse

Eva Gabrielsson y los derechos pisoteados de quienes han amado una vida sin casarse

Eva Gabrielsson fue la mujer que el escritor Stieg Larsson am√≥ toda su vida. Su historia, tan conocida que tambi√©n aparece en Wikipedia, tiene sus ra√≠ces en la d√©cada de 1970: en 1972, los dos se conocieron durante una manifestaci√≥n contra la guerra de Vietnam y se juntaron dos a√Īos despu√©s, permaneciendo unidos por un treinta a√Īos. Pero nunca se casaron: seg√ļn Larsson, una uni√≥n legal o financiera podr√≠a haber puesto en peligro a su pareja, ya que era un anti fascista opuesto por muchas personas.

El autor de la trilog√≠a Milenio falleci√≥ repentinamente en 2004, de un ataque al coraz√≥n cuando se dirig√≠a a su peri√≥dico, cruzando muchos tramos de escaleras y en un per√≠odo de estr√©s extremo. Esta repentina desaparici√≥n tuvo una consecuencia igualmente inesperada: Larsson no se fue testamento y, seg√ļn la ley sueca, Eva Gabrielsson no pudo hacer valer sus derechos en t√©rminos de patrimonio hereditario. Todo lo que perteneci√≥ al escritor, incluido el derechos de sus obras, termin√≥ en manos de su padre Erland y su hermano Joakim, con quienes Stieg no hab√≠a vivido porque fue criado por sus abuelos. As√≠, el acompa√Īante tuvo que despedirse no tanto de los derechos de autor, como de la posibilidad de que las obras del escritor no estuvieran siendo explotadas como √©l no hubiera querido.

Es como si me hubieran borrado la identidad - dijo Eva Gabrielsson en una entrevista con el Globe and Mail - Es como si me hubieran expropiado.

√ćndice()

    Eva Gabrielsson sin herencia

    Antes de entrar en los detalles legales tout court, es bueno saber que Eva Gabrielsson, escritora y traductora a su vez, tuvo un papel decisivo en la vida de Larsson, tanto es as√≠ que muchas veces han cre√≠do que fue ella quien escribi√≥ el libro. novelas, o al menos fue coautora. Esta circunstancia siempre ha sido negada por Gabrielsson, quien en cambio cont√≥ c√≥mo apoy√≥ al escritor en su propio b√ļsquedas y c√≥mo los dos hab√≠an creado una especie de l√©xico de pareja, que luego fusion√≥ con sus escritos.

    De nuestras luchas, nuestros compromisos, nuestros viajes, nuestras pasiones, nuestros miedos, le dijo la mujer al New York Times, estos libros son el rompecabezas de nuestras vidas. Es por eso que no puedo precisar exactamente qué en 'Millennium' viene de Stieg y qué viene de mí.

    Entonces, por un lado, es normal que Gabrielsson sienta esas novelas como en parte suyas, por otro lado, es igualmente normal que quiera preservar Milenio de convertirse, por ejemplo, en una marca, de terminar en productos que Stieg Larsson no hubiera querido, as√≠ como en transposiciones de pel√≠culas y m√°s. Por no hablar de lo in√©dito: el escritor hab√≠a escrito, antes de morir, 200 p√°ginas de una nueva novela, que ser√≠a la secuela de los tres primeros. Gabrielsson cree que ning√ļn escritor fantasma podr√≠a terminar el trabajo que comenz√≥, y desea ser responsable de lo que suceda con ese complot. Pero la familia de la escritora se neg√≥ a concederle los derechos.

    La pregunta legal es muy sencillo. A falta de testamento, los derechos sobre las obras de Larsson terminaron en manos de sus parientes más cercanos, a saber, su padre y su hermano, aunque el autor estaba separado de ellos. Sin derechos para la pareja, precisamente porque la ley sueca prevé el parentesco solo en caso de que el fallecido y los supervivientes hayan contraído matrimonio.

    Eva Gabrielsson y los derechos pisoteados de quienes han amado una vida sin casarse

    Fuente: Per Jarl / Expo / SCANPIX / PA

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información