"Estoy destrozado por aquellos que se sienten superiores a mí. ¡No quiero el cuerpo esculpido!"

"Estoy destrozado por aquellos que se sienten superiores a mí. ¡No quiero el cuerpo esculpido!"

Es mi primera foto en muchos años de social, donde me muestro disfrazado. Piernas, muslos, barriga, trasero, brazos a la vista, sin tener que buscar una pose estratégica para disimular mis puntos críticos. Sí, porque me rompí la polla, (concedeme la expresión colorida), para seguir leyendo posts de personas que desde lo alto de ustedes no saben en qué pedestal, se dejan sentir superiores a quienes como yo que no tienen el cuerpo esculpido. ! Y sticazzi yo añadiría ... No quiero el cuerpo esculpido, una vez me enredé la cabeza, el estómago y el corazón porque no podía entender estos kilos de más y estas formas abundantes. Quien me conoce, también conoce mi historia y quien no me conoce, aquí está. Tengo 30 años y hace 7 años, el 14 de abril de 2011 entré al quirófano con un peso de 115 kilos. Me sometí a una operación llamada gastrectomía en manga, donde me extirparon el 80% del estómago, lo que en dos años me permitió perder 40 kilos. Sí, porque elegí lo que era mejor para mí en ese momento, después de haber vivido el fracaso y la frustración de ir a dietistas y fallar el régimen de 3 semanas durante años. Pero este es mi camino, cuestionable o no, me ha llevado a ser quien soy, ciertamente más saludable que antes, física y mentalmente, pero aún con esos kilos de más con los que he aprendido a vivir y que aplastan las malas lenguas. ignorante. Porque quien juzga sin saber y por hacer daño es sólo un ignorante frustrado. Desde abril, comienzo un viaje con un entrenador personal y nutricionista y estoy feliz, simplemente porque he encontrado la fórmula adecuada entre serenidad, alivio de tensiones y actividad física que me ayuda en mi trabajo sedentario. No estoy apuntando al lado B perfecto, sino al lado C, ¡el del corazón, el cerebro y la terquedad! ¡Mis ilustraciones a menudo reflejan esto! Quiero usar el poder de las redes sociales para recordarle a personas como yo que han vivido o están viviendo con kilos de más o muy pocos que digan una cosa simple:
Nunca dejes que los perdedores te pongan los pies en la cabeza. ¡Cómelos como si fuera un buen helado!
Bodyshaming es para perdedores

Esta publicación, compartida por el ilustrador Adry De Martino en su cuenta de Instagram en julio de 2018, nos impresionó especialmente. El poder de sus palabras encierra toda esa serie de sentimientos, frustración, rabia, las ganas de importar un comino los juicios de los demás, que toda persona que, al menos una vez en su vida ha sido juzgada por el peso, conoce muy bien.

Sí, porque con demasiada frecuencia y de forma demasiado superficial pensamos que las cuestiones de peso de los demás son asunto de todos, y por eso sentimos que tenemos derecho a comentar o juzgar, a veces sin siquiera medir demasiado las palabras. Así que vamos con el vals de "¿Has engordado unos kilos?", "Si tan solo hubieras perdido un poco ... ¡Te ves tan hermosa!" "Eres un esqueleto", "pero mira esas piernas, ¡parecen dos palos de escoba!".

No todos tienen el coraje de Adry, que cuando hacía algo, lo hacía única y exclusivamente para ella.

Tengo 30 años y hace 7 años, el 14 de abril de 2011 entré al quirófano con un peso de 115 kilos. Me sometí a una operación llamada gastrectomía en manga, donde me extirparon el 80% del estómago, lo que en dos años me permitió perder 40 kilos. Sí, porque elegí lo que era mejor para mí en ese momento, habiendo vivido durante años, el fracaso y la frustración de ir a la dietista y fallar el régimen de 3 semanas. Pero este es mi camino, cuestionable o no, me ha llevado a ser quien soy, ciertamente más saludable que antes, física y mentalmente, pero aún con esos kilos de más con los que he aprendido a vivir y que aplastan las malas lenguas ignorantes. .

La escuchamos para que pudiera contarnos algo más sobre ella, el significado de esa publicación y los sentimientos que quería transmitir al publicar esa imagen y escribir esas palabras.

El post nació en un momento en el que mi popularidad comenzaba a sentirse - nos dice - sentí la necesidad de abrir un paréntesis sobre lo que es Adry además de la ilustración. Quería transmitir fuerza y ​​decirle a todo aquel que se hubiera topado con mi puesto o mi perfil, entre mis trabajos, que si he alcanzado este grado de conciencia y serenidad se lo debo gracias a todas las veces que me caí y me levanté pero sobre todo en los últimos años tengo que agradecer mi mayor pasión, que es el dibujo, porque me abrió mucho el corazón y me hizo entender que antes de mirarme las piernas, la gente mira lo que puedo hacer y cómo puedo transmitirlo.

Adry es de hecho un ilustrador excepcional, que ha creado dos series en Instagram, #diariodibordoillustrato mi #retratos; en sus dibujos hay mucho de ella, no solo en el trazo que celebra las curvas femeninas y en la dulzura casi ingenua de los rostros, sino sobre todo en lo que sus dibujos intentan transmitir.

Siempre trato de transmitir a través de quién soy, lo que quiero transmitir en mis ilustraciones. Básicamente me gusta dibujar personajes extremos, que no respetan los cánones estéticos clásicos que dicta el modelo griego. Siempre giro todo, porque es en ese bizarro donde encuentro el mayor disfrute.
Me gusta dibujar mujercitas regordetas, las encuentro irónicas, interesantes y ciertamente menos aburridas que una figura de moda clásica que lo tiene todo menos empatía.

Adry comenzó dibujando cuerpos de mujeres en lencería, asociados con mensajes escritos.

Una especie de vademécum contra los estereotipos, alimentador de la autoestima -explica-. Posteriormente amplié el campo a cuerpos y personajes enteros, que muchas veces no necesitan grandes palabras, comunican placer, ironía y no trivialidad. En definitiva, un poquito cuáles son mis valores.

Entre sus muchos proyectos de "work in progress" también se encuentra el de "Tatuajes valientes", un camino iniciado en 2018 que Adry hoy lleva a cabo con orgullo y buena voluntad.

Me embarqué en un camino como aprendiz de tatuador -nos cuenta- lo hice para poder variar con mis ilustraciones, dándoles la posibilidad de ser dibujadas de por vida en el cuerpo humano.
Es como si quisiera darle una vida, animada, que sigue la vida de la persona que lo lleva, vive con él los días buenos y los malos, las vivencias importantes y la muerte.
Me gustó la idea de la asociación 'tatuajes' (que da la idea de algo pequeño y delicado, casi infantil) a la característica del coraje (por tanto algo grande y fuerte).
Quien se hace un tatuaje básico de valiente es alguien que ya tiene una idea de lo que quiere y viene a mí no por un simple tatuaje, sino por ese tatuaje.

La idea de pequeño y delicado, pero al mismo tiempo valiente, es después de todo lo mismo que nos dio Adry. Delicada hasta el punto de sufrir por las palabras de los demás, pero lo suficientemente valiente como para comprender que la vida es suya y que, al fin y al cabo, debe ser buena sólo para una persona: ella misma.

En la galería, hemos recopilado algunas de sus increíbles ilustraciones.

"Estoy destrozado por aquellos que se sienten superiores a mí. ¡No quiero el cuerpo esculpido!"

instagram @adry_de_martino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información