Esperma del compañero muerto, la sentencia

Esperma del compañero muerto, la sentencia

En Australia, en los últimos días se ha celebrado el fin de un juicio que probablemente hará historia. Como informa News, una mujer de 25 años, Ayla Cresswell fue autorizada para tener un bebé, mediante la fertilización in vitro de uno de sus óvulos con el esperma de la pareja muerta. Es una historia asombrosa que en realidad comenzó hace dos años cuando Ayla encontró a su novio. Joshua Davies murió en su casa e inmediatamente comenzó un ensayo porque la extracción de los espermatozoides debería haber tenido lugar de inmediato.

Para comprender mejor esta historia, debemos volver a los detalles y las palabras que utilizó el juez. Está claro que historias como estas siempre levantan dioses cuestiones éticas - cuestiones completamente nuevas, vinculadas al avance de la medicina contemporánea. Sin embargo, si algo nos enseña esta historia es precisamente esto: para entender a una persona hay que meterse en sus zapatos, y esta es juez Susan Brown de la corte de Brisbane parece haberlo hecho, como informa The Guardian. Explore la galería para obtener más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información