Ese feo amor de María Callas por quien la convirtió en 'mascota'

Ese feo amor de María Callas por quien la convirtió en 'mascota'

“Hay dos personas en mí. Me gustaría ser María, pero tengo que estar a la altura de las expectativas de Callas ". Entonces Maria Callas, por todos llamada la Divina, se describió a sí misma en una vieja entrevista para televisión, reportada recientemente por La Stampa. Entre las voces más bellas jamás escuchadas en la ópera, vivió el siglo XX como protagonista. Detrás de una apariencia “difícil”, que llevó a que alguien la tildara de diva caprichosa, sin embargo, había un alma frágil, rota por tantas tragedias.

En el documental Maria de Callas, presentado en 2018 en el Festival de Cine de Roma, el director estadounidense Tom Wolf sobre todo repasó los amores de la soprano. Gracias a las raras películas de época, se ha prestado gran atención a su relación con Aristóteles Onassis, se conoció en 1957 cuando todavía estaba casada con Giovanni Battista Meneghini, una melómana veronesa mucho mayor que ella, se casó en 1949.

"Ella me hace sentir como la reina del mundo, con ese irresistible aire de pícaro que tiene", dijo María Callas, hablando de Onassis, una griega como ella, con quien comenzó a salir en 1959, luego de un famoso y fotografiado viaje en yate. "Me hizo un animal domesticado, digámoslo de esta manera". Tenía treinta y cinco años y acababa de perder treinta libras, siguiendo una dieta muy dura. Era muy rico y sin escrúpulos.

Meneghini, el esposo de la Divina, quiso que la arrestaran por adulterio, pero ella soportó la picota pública y continuó su camino. Esperaba poder casarse con su amante una vez que estuviera libre, pero eso no sucedió. Por admisión directa de Callas, que con Onassis fue un amor "Feo y violento", que terminó en 1964. “Él me hizo su mascota. El es un cerdo. Fui traicionado ", escribió en una carta a un amigo.

La Divina ya se encontraba en la fase menguante de su carrera cuando otra mujer idolatrada por el mundo y el destino trágico apareció en el horizonte del armador. Era sobre Jacqueline Kennedy, también griega y atormentada, quedó viuda durante un año tras el asesinato de su marido John Fitzgerald Kennedy. Los dos se casaron cuatro años después, cuando María Callas ya había abandonado los escenarios. Entonces comentó sobre el final de su amor por Onassis.

Fue como si me hubieran dado un golpe en la cabeza, es repugnante, intentaré poner en orden mi cabeza dolorida y sobrevivir. Renuncié a una carrera increíble, en un trabajo difícil; es fácil decir que no hay resentimientos. Le pido a Dios que supere este momento. ¿Si busco un príncipe azul? Espero conocer a un hombre de verdad que me acepte por lo que soy.

María Callas nunca se recuperó y durante años siguió definiéndose como la "verdadera esposa" de Aristóteles Onassis, mientras que la otra para ella era la "falsa". Unos años más tarde se enamoró de Pier Paolo Pasolini, no correspondido, y su sentimiento terminó por alejarlos a pesar de la armonía artística mutua que estalló en el set de Medea en 1965.

En los setenta hubo amor por el tenor Giuseppe Di Stefano, que duró tres años. Ya estaba casado y después de tres años le confesó todo a su esposa, quien lo perdonó. Sin nadie, la Divina se retiró a su apartamento en París, donde murió en 1977 a los 53 años, víctima de demasiadas drogas y demasiado amor.

Lo divino "vivirá de nuevo" gracias a la artista Marina Abramovic, que en 2020 exhibirá su obra-performance en Florencia. 7 muerte de Maria Callas, narrando siete heroínas del teatro musical que murieron por amor: Carmen, Tosca, Lucia Ashton, Butterfly, Norma, Desdemona y Violetta Valery.

Ese feo amor de María Callas por quien la convirtió en 'mascota'

Fuente: Getty Images

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información