Esas estrías que Katie Holmes no oculta

Esas estrías que Katie Holmes no oculta

Caballeros, Joey Potter ha crecido.

Han pasado 16 años desde el final de el torrente de Dawson, una serie de televisión que la hizo muy famosa en la generación de adolescentes entre finales de los 90 y los 2000, un matrimonio del que nació una hija, uniéndose a una comunidad de la que siempre se ha hablado mucho, un divorcio con cláusulas decididamente particular y un amor nuevo, mantenido en secreto durante mucho tiempo y luego terminado justo después de haberlo vivido a la luz del sol; en el medio, una carrera brillante y en constante crecimiento, que la ha visto protagonizar grandes éxitos de taquilla pero también en películas con tonos decididamente más comprometidos.

En conclusión, Katie Holmes ha recorrido un largo camino desde Toledo, la capital de Ohio donde nació hace 41 años; la chica tímida e ingenua que enamoró hoy a su mejor amigo Dawson Leery es una mujer inteligente, encantadora y muy fuerte, gracias a la cual logró salir de Scientology, una comunidad a la que se unió después matrimonio con Tom Cruise.

Fuerza con la que logró mantener su amor por su colega Jamie Foxx, nacido en 2013 pero que recién salió públicamente en 2017, no a instancias de los dos actores, sino por una cláusula incluida en el acuerdo de divorcio entre Katie es la estrella de Misión imposible, que planeaba no publicar noticias de la vida privada durante cinco años después del divorcio; y no importa si esa historia ha llegado a su fin poco tiempo después de que se mostrara públicamente, y aunque incluso hubo rumores de matrimonio.

Ciertamente, en la vida de Katie siempre ha habido espacio para otro amor, mucho mayor: el de hija Suri, con quien comparte la pasión por el ballet y las vacaciones en los Hamptons y con quien vive en Nueva York, lejos de la villa de Los Ángeles donde vivía con su exmarido, quien por cierto ya no sale con su hija, nuevamente a instancias de secta de L. Ronald Hubbard.

Holmes es una actriz que siempre ha sido muy admirada por su sencillez y naturalidad; reservada y discreta, si de joven encarnó el prototipo ideal de la "novia de América" ​​que tanto gusta al público estadounidense, hoy en cambio ha evolucionado hasta convertirse en una mujer madura, consciente de sí misma, segura de sí misma y por eso mismo lejos del artificio y la exageración . Así que no es sorprendente verla en la portada de Vogue Australia envuelto en un pijama de seda negra, con el cabello mojado y sin rastro de maquillaje, listo para mostrar incluso a ella estrías en el vientre dejado por el embarazo.

Sin maquillaje y sin engaños, Katie definitivamente es una de nosotras, con esa autoconfianza que a muchas nos falta, lo que necesita para hacerle entender que la belleza no depende de la presencia de una estría y que estas "imperfecciones" no lo hacen. es tabú esconderlos a toda costa. Imposible no identificarse con ella.

En la galería volvimos sobre su carrera y su historia.

Esas estrías que Katie Holmes no oculta

Fuente: instagram @ katieholmes212

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información