En el país donde las mujeres mayores roban porque quieren ir a la cárcel

En el país donde las mujeres mayores roban porque quieren ir a la cárcel

La prisión como escape de la soledad y la pobreza. Este es el camino recorrido por muchas personas mayores, especialmente mujeres, en los últimos años en Japón. Cometen pequeños robos para ser arrestados y llevados a sus celdas, donde tienen una comida garantizada y un techo sobre sus cabezas.

Son en su mayoría mujeres las que adoptan esta estratagema extraña y sin precedentes. Viudas, con hijos lejanos y sin ayuda, o en situación precaria, encuentran refugio tras las rejas donde la vida parece más sencilla.

Japón es la nación con el mayor número de personas mayores del mundo: 28 por ciento de la población tiene más de 65 años y casi una de cada cinco mujeres en las cárceles es anciana. La tradición dice que era la familia la que cuidaba al mayor, pero ya no es así. Muchos se quedan sin ningún apoyo.

Según una encuesta realizada por el gobierno japonés el año pasado encontró que más de la mitad de los ancianos que están en prisión vivían solos y el 40 por ciento de ellos no tenía familia o rara vez hablaba con familiares.

“Pueden tener un hogar. Pueden tener una familia. Pero eso no significa que tengan un lugar donde se sientan como en casa ”, dijo. Yumi Maranaka, directora de la prisión de mujeres de Iwakuni.

El gobierno aún no ha logrado desarrollar un programa para ayudar a estas personas y, mientras tanto, los costos de mantenerlos en la cárcel se están disparando. De hecho, en 2015, solo los costos de atención médica aumentaron en un 80 por ciento en comparación con 2005. Sin mencionar que los guardias tienen que atender las necesidades de los ancianos sin tener ninguna preparación al respecto.

“Para mí, la prisión es como un paraíso. Solo en prisión encuentro relajación y consuelo ”, dijo a Bloomberg una anciana que había robado comida.

Shiho Fukada es un joven fotógrafo japonés, originario de Tokio. Hizo un informe sobre mujeres mayores en prisión, que fue publicado para Bloomberg con el apoyo del Pulitzer Center on Crisis Reporting y la International Women's Media Foundation. En la galería puedes ver algunas de sus conmovedoras fotos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información