Embarazo al final, pero el bebé no quiere salir

Embarazo al final, pero el bebé no quiere salir

281 día de embarazo

Hoy es la fecha límite para el nacimiento. No hace falta decir que a mi hija le importa un comino este tipo de intimidación médico-burocrática.¡Solo para no equivocarse, las falsas contracciones también han pasado!

Obviamente convocado al hospital para un megacontrol, me paso una alegre media hora esperando que se materialice la partera de la clínica de embarazo tardío, junto con otros 2 bultos tardíos. Para alegrar el espíritu, en cambio, en la habitación de al lado hay una mujer en trabajo de parto que grita a todo pulmón, suplicando a alguien (presumiblemente su marido) que la mate.

¬°En serio!

Ahora, incluso si yo u otra gran barriga hubiéramos estado allí para irnos con todos los ambaradán, ¡tal escena te congela todo! En medio de gritos, lágrimas y crujir de dientes con sabor a Dante, la partera aparece navegando con una taza de café en la mano. Tan querida ella. Me deja entrar y me ataca en la pista.

"Pero, se√Īora, ¬°ten√≠a una fecha l√≠mite hoy!"

"Sí, respondo, lo sé".

"¡Eh, pero incluso aquí en la pista no hay nada!"

-Espera espera: ¬°¬Ņme est√°s rega√Īando por llegar tarde?!?!

"Mira, repito molesto, lo esperaba: ¬°soy exactamente como ayer y anteayer!"

"Ah, pero ¬Ņest√°s tomando los gr√°nulos homeop√°ticos?"

“Sí, partera de cafeína, los estoy tomando. ¡Estoy picoteando tantos de esos gránulos que parezco una gallina que está siendo tratada por gusanos intestinales! "

Inmediatamente decido arrancarme el cinturón de la pista kamikaze y usarlo para escapar de la situación surrealista que estoy viviendo, cuando entra Ella: ¡Doctor Cicogna! ¡El ginecólogo místico que dio a luz a mis dos nietos!

Alabado sea el cielo, me despega de la pista y me lleva a su estudio, preguntándome por toda la familia, incluidas las abuelas. Verificación exhaustiva: Arianna está bien, mide unos 3,5 kg por 50 cm de largo (pienso en mi mameluco de 46 cm 00 y tengo ganas de llorar), todavía nada en un buen charco de líquido y la placenta es perfecta.

Conclusi√≥n: nada grave si hay un peque√Īo retraso. Algunos ni√Īos tardan unos d√≠as m√°s, eso es todo.

¡Bendito doctor Cicogna! En tres palabras, me tranquilizó y ahora siento que toda la ansiedad desciende como si se estuviera escapando.

Voy a hacer la próxima cita, finalmente serena, para el 27/02 y, antes de irme, la Partera de Cafeína con voz angelical me corta los muslos por la mitad:

Sin embargo, si no llega antes del 5/03, induciremos el nacimiento ‚ÄĚ ¬°Ah, no! ¬°Entonces esto no!

Es lo que m√°s me asusta, lo que temo y tiemblo desde el positivo.

Bajo al vestíbulo del hospital y salgo, reflexionando sobre atrevidos planes de escape.

“Si intentan que dé a luz, me escapo. ¡Me escondo en la maleza junto al río! "

"Si alguien se acerca con una vía intravenosa, lo aturde con la cabeza y luego me mezclo con los pacientes a largo plazo".

"Ahora me voy a casa y subo y bajo escaleras hasta dar a luz, si no duermo durante tres días"

Me tomó un tiempo darme cuenta de que había entrado en la bola en total. Presa del pánico, queriendo llamarlo por su nombre.

Al final, sé que todo estará bien. O al menos eso espero.

Artículo original publicado el 21 de febrero de 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información