¿El rubor? ¡Se aplica según la forma del rostro para un maquillaje perfecto!

¿El rubor? ¡Se aplica según la forma del rostro para un maquillaje perfecto!

Ruborizarse o ruborizarse quieres decir, en el caso de la belleza de una mujer nunca falla. Pero si es fácil de decir: Me puse un poco de rojo en las mejillas, será menos fácil desentrañar las distintas propuestas del mercado.

El excelente éxito de un maquillaje depende de nuestra capacidad para utilizar los cosméticos que mejor realzan nuestros colores y características.

Aplicado en pómulos y mejillas el rubor ilumina los ojos y no solo.

Esculpe nuestro rostro, creando las zonas adecuadas de luz y sombra que ayudan a realzar nuestra belleza y dar un efecto bon ton.

Hay quienes lo aplican para hacer el rostro más anguloso, otros para dar un poco de color a una tez demasiado clara, pero tenemos cuidado de no desencadenar el ridículo efecto payaso.

Por costumbre o por falta de atención, quizás por el apuro de la mañana, aplicamos el rubor sin prestar mucha atención al lugar donde lo colocamos.

¿Sabías que cada forma de rostro corresponde a una técnica de dibujo?

Si nuestro rostro es alargado, ovalado, en forma de corazón, cuadrado o redondo, es fundamental saber cómo mantenerlos proporciones correctas entre rubor, tierra e iluminantes.

(foto: web)
(foto: web)
Índice()

    1. Cara ovalada

    Si la forma de nuestra cara es ovalada, ¡ya estamos en ventaja! ¿Porque?

    Es la más equilibrada de las formas, sin áreas que sobresalgan. Para el maquillaje de día, para un look fresco y joven, aplicamos el rubor con una brocha grande que le da un efecto suave y difuminado.

    Si optamos por un maquillaje de noche, basta con utilizar una brocha más pequeña, que extenderá el color de una forma más intensa y definida.

    Si el rubor elegido es compacto o crema, es necesario mézclalo desde el centro de las mejillas hacia las sienes.

    Para darle más tridimensionalidad al rostro podemos realizar un movimiento de 3 direcciones empezando por las sienes y continuando por la mandíbula.

    Sin sentirse estúpido, para una aplicación óptima, sonreímos frente al espejo!

    Al hacerlo tiraremos de los músculos faciales asumiendo la posición más adecuada para identificar la zona en la que colocar el cepillo.

    (foto: web)
    (foto: web)

    2. Cara cuadrada

    La cara cuadrada se caracteriza por una mandíbula bastante definida., por lo que el maquillaje aplicado tendrá que hacerlo más armonioso.

    Con movimientos circulares y homogéneos, centrémonos en las mejillas y esparcir el rubor.

    El objetivo será verticalizar el óvalo para que los rasgos sean menos pronunciados y acentuados.

    Para un efecto más sutil, mezclamos el rubor con un Movimiento en forma de G

    Partiendo de las sienes, nos acercamos por debajo del pómulo y cerramos el movimiento en la mandíbula.

    (foto: web)
    (foto: web)

    3. Cara redonda

    Una cara redonda será tan ancha como larga por lo que el rubor se utilizará para optimizar las funciones y estírelo verticalmente.

    Entonces, imaginando que estás dibujando una línea oblicua aplicamos el rubor desde las sienes, yendo hacia abajo a lo largo del hueso cigomático.

    Para un gran maquillaje es necesario Evita colorear las mejillas directamente, solo lo harán gordito, pero también usa rubores nacarados.

    ¿Porque? La luz que reflejan tenderá a hacer que la cara parezca mucho más grande.

    Por ello, optamos por los naturales y opacos para devolver las proporciones adecuadas a nuestro rostro.

    (foto: web)
    (foto: web)

    4. Cara alargada

    El rostro alargado suele presentarse con frente y mentón acentuados.

    Las reglas a seguir para darle un mejor aspecto serán aplicar todos los cosméticos como rubor, lápiz y tierra y sombra de ojos siguiendo una dirección horizontal.

    Con este movimiento no haremos más que acortar ópticamente el rostro.

    El rubor pasará de orejas a mejillas, y si queremos que su efecto sea perfecto también podemos crear una sombra tanto en el mentón como en la frente.

    (foto: web)
    (foto: web)

    5. Cara triangular

    Si nuestro rostro tiene forma triangular o más bien forma de "corazón", tendremos una frente alta, pómulos altos y un mentón decididamente esbelto.

    En este caso se aplicará el rubor siguiendo una línea en forma de V: partiendo de los pómulos y desvaneciéndose hacia las sienes.

    Daremos el toque final aplicando el rubor también en la frente, esto ayudará a equilibrar su ancho con el resto del rostro.

    Artículo original publicado el 19 de julio de 2014

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información