El ritual Brutal Black: tatuarse para sentir e infligir tanto dolor como sea posible

El ritual Brutal Black: tatuarse para sentir e infligir tanto dolor como sea posible

Los tatuajes se han convertido ahora en un fenómeno real de la costumbre, amado especialmente por los jóvenes y, a menudo, una fuente de discusión entre padres e hijos. Al tallar dibujos y escrituras en el cuerpo, sin embargo, es normal sentir también un poco de dolor, quienes van a hacerse un tatuaje lo saben bien, aunque distintas opiniones sobre el tema afirmen que hay puntos más o menos sensibles y que, después de todo, mucho depende del umbral subjetivo de tolerancia.

En general, digamos que cualquier persona que haga una cita con un tatuador debe esperar sufrir un mínimo; por supuesto, pagar precisamente por este dolor es otra cosa muy distinta.

Si existiera Proyecto Brutal BlackSin embargo, significa que hay personas que están realmente dispuestas a buscar el sufrimiento más que un hermoso tatuaje; este, de hecho, es el nombre de un proyecto que nace de la colaboración entre tres tatuadores, Valerio Cancellier, Cammy Stewart y Phillip "3Kreuze", que tiene como objetivo precisamente eclipsar el aspecto estético del tatuaje, a favor del dolor infligido a los clientes durante la sesión de trabajo. ¿Sentido sádico loco o una nueva tendencia en la industria de la tinta? Luz verde a las opiniones, aunque los tres autores de Brutal Black, que es un proyecto itinerante, sin lugar fijo, y que se desarrolla periódicamente, quieren aclarar que lo realmente importante de una experiencia con ellos es la recuperación del ritual que es la base del tatuaje. Es, como se explica en la edición inglesa de Vice, de "redescubrir la dimensión tribal del tatuaje, ahora olvidado y destruido por la moda, la cultura pop, los medios de comunicación, se ha vuelto falso, plástico". Hacer incisiones, generalmente completamente negras, en sus clientes, infligiéndoles tanto dolor como sea posible, le permite "Romper barreras e ir más allá de lo que se cree que tolera el cuerpo humano.". Los resultados son claramente visibles en la página de Instagram del proyecto, pero cuidado, ¡algunas imágenes son realmente para estómagos fuertes!
El recuerdo que queda en la piel, en esencia, sirve como un recuerdo de lo aprendido durante la sesión, incluida la nueva conciencia y la resistencia del dolor. Una especie de advertencia, en definitiva.

¿Locura, cultura? Cada uno es libre de tener su propia idea, lo cierto, sin embargo, es que los clientes de los tres tatuadores "brutales" parecen estar ahí, tanto que, en su página oficial de Facebook, es posible consultar periódicamente y reservar para las próximas citas con las sesiones de caricia ... perdón, de dolor.

El ritual Brutal Black: tatuarse para sentir e infligir tanto dolor como sea posible

instagram @brutal proyecto negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información