El kit de himen artificial que puede Guardar (o costar) la vida de vírgenes falsas

El kit de himen artificial que puede guardar (o costar) la vida de vírgenes falsas

¬ŅQu√© signific√≥ para ti perder el virginidad? Cada mujer occidental puede dar una respuesta diferente.

Para algunos fue simplemente un momento de transici√≥n, para otros un trauma (quiz√°s la primera experiencia no fue la mejor), para otros un gesto de amor o una carga inc√≥moda de la que deshacerse, etc. En un momento, en Italia, este no fue el caso. En muchos lugares, a√ļn en el siglo XX, las ventanas se exhib√≠an s√°banas manchadas despu√©s de la noche de bodas, para dar testimonio al pueblo de la virtud de la nueva novia. Hoy en d√≠a las cosas son diferentes, pero no en todo el mundo es as√≠.

El periodista Giuliana Sgrena en su libro Dios odia a las mujeres cuenta c√≥mo ya en la √©poca de su madre esta costumbre de la s√°bana ya no se ten√≠a en cuenta, por el contrario su madre se dirigi√≥ al altar embarazada y con un vestido blanco (que siempre ha sido s√≠mbolo de la virginidad femenina). Sin embargo, podemos plantear la hip√≥tesis de que lo que podr√≠amos sospechar como la laxitud de la Iglesia Cat√≥lica, es en realidad una extensi√≥n de la ense√Īanza evang√©lica: Dios perdona 70 veces 7. En otras palabras, si lo haces solo sexo y te arrepientes en la confesi√≥n, ser√°s perdonado. Y esto se aplica a las mujeres pero tambi√©n a los hombres.

√ćndice()

    Himenoplastia en el libro de Giuliana Sgrena

    Dentro deislam las cosas son diferentes, porque en esta religi√≥n el matrimonio es uno contrato, a la que se puede a√Īadir la cl√°usula de virginidad. No solo eso, muchos futuros esposos piden a las futuras esposas el certificado m√©dico de virginidad.

    Sin embargo, vivimos en 2020 y el matrimonio no siempre es muy joven: es imaginable c√≥mo la llegada de v√≠rgenes a la boda a veces puede ser poco probable, incluso si no imposible. No se trata solo de crear esc√°ndalo: en Cor√°n se habla de lapidaci√≥n o abandono hasta que se produzca la muerte de las mujeres que cometen fornicaci√≥n (y por tanto que mantienen relaciones sexuales prematrimoniales o traicionan al marido). ¬ŅC√≥mo solucionar este problema y guardar su vida? En su libro, Sgrena habla de un fen√≥meno interesante y muy espec√≠fico.

    Para cada enfermedad hay un remedio: himenoplastia - escribe Sgrena - La pr√°ctica est√° muy extendida: un m√©dico disponible, unos treinta minutos, unos puntos y cien euros o d√≥lares, y se reconstruye la virginidad. En Occidente, los precios se han multiplicado por lo menos por diez. La "f√°brica de la virginidad" m√°s famosa se encuentra en Par√≠s, en la cl√≠nica del Dr. Mac Abecassis: con 2000 euros vuelves ileso. Pero en Internet hay ofertas para todos los bolsillos. Existe un remedio incluso para los que no tienen dinero: la empresa china Gigimo, con sede en Shanghai, produce un kit con himen artificial, hipoalerg√©nico garantizado, que contiene unas gotas de l√≠quido rojo similar a la sangre; se puede pedir a trav√©s de Internet y cuesta $ 15. La maniobra ha generado pol√©mica en el mundo √°rabe, tanto que, seg√ļn informa la BBC, el religioso egipcio Abdel Mouti Bayoumi, de la Universidad de al-Azhar, ha emitido una fatwa que prev√© la pena de muerte para quienes decidan importar o utilizar el himen artificial, porque difundir√≠a el "vicio en la sociedad".

    El fetiche del himen

    los kit de himen artificial Gigimo fue sondeado en un artículo de Telegraph, que explica cómo se distribuye en todo el Medio Oriente pero no se anuncia en Egipto.

    Es una bolsa que una mujer puede introducir en su vagina antes del coito y que pierde una sustancia parecida a la sangre cuando se rompe durante el coito. Esta bolsa fue recomendada por Dan Savage en Internazionale a un lector que le había escrito diciéndole que su novio tenía la fetiche de virginidad. Savage, con su brío habitual, le aconsejó que no se derrumbara por un fetiche, sino que se preocupara por el hecho de que algunas mujeres se vean obligadas a recurrir al kit para el himen artificial. razones culturales o religiosas.

    Kit de himen artificial, obst√°culos sociales y religiosos.

    Sin embargo, como explica el Telegraph, la situaci√≥n no es f√°cil para estas mujeres. El kit para el himen artificial se considera inmoral o ilegal en algunos pa√≠ses. En resumen, un gato que se muerde la cola: usas el kit para no arriesgar tu vida, pero a√ļn lo arriesgas si lo usas. El pol√≠tico y el jeque Sayed Askar de hecho, calific√≥ este producto de "se√Īal de verg√ľenza" porque "fomenta las relaciones sexuales il√≠citas", en definitiva, fuera del matrimonio. Seg√ļn el blogger egipcio Marwa rakha en cambio, el kit representa una forma de hacer hipocres√≠a de la cultura √°rabe, que condena la sexualidad femenina pero no hace lo mismo con la promiscuidad masculina.

    GlobalVoices cuenta la experiencia del bloguero Mohamed al Rahhal, que intentó comprar uno de estos kits a través de Internet. En la oficina de correos, notó que su paquete había sido abierto por inspectores de aduanas, quien le preguntó qué era. El bloguero pudo llevárselo a casa porque lo hizo pasar por un truco de película. Le hubiera gustado proponerlo en una prueba de funcionamiento a un voluntario, pero prefirió no hacerlo porque no estaba seguro de que el producto fuera seguro para la salud de quienes lo usarían.

    Como musulmán - escribe la periodista Marwa Rakha en GlobalVoices - sé que el Corán predica la castidad para mujeres y hombres, pero la obsesión conservadora por las mujeres dicta que solo ellas observen la prohibición de las relaciones sexuales extramatrimoniales. Esta obsesión por la virginidad es al menos superficial, si no trágica.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información