El horror de las mujeres de solaz, las esclavas sexuales que la historia ha tratado de borrar

El horror de las mujeres de solaz, las esclavas sexuales que la historia ha tratado de borrar

Los rostros aterrorizados, de espaldas a la pared como para protegerse, la mirada perpleja de quienes ahora est√°n listos para esperar solo lo peor.

El video encontrado por el equipo de investigadores surcoreanos, dirigido por el profesor Kang Sung-hyun de la Universidad Nacional de Se√ļl, ha sacado a la superficie, despu√©s de setenta a√Īos de negaci√≥n y enfrentamientos diplom√°ticos, una realidad escalofriante y aterradora que se suma a los ya infinitos horrores de la Segunda Guerra Mundial.

Vamos a hablar de mujeres de consuelo, es decir, ese ej√©rcito de mujeres, chinas o coreanas, literalmente puestas al servicio de los soldados japoneses para satisfacer sus placeres sexuales. Mujeres libres reducidas a la categor√≠a de esclavas sexuales, en definitiva, prostitutas. 200 mil, digan los n√ļmeros oficiales o no, los que terminaron a merced del ej√©rcito del Sol Naciente durante el segundo conflicto, una cifra impresionante.

√ćndice()

    Quiénes eran las mujeres de solaz o "mujeres de solaz"

    Una de las mujeres s√≠mbolo de las "mujeres de solaz", que durante a√Īos ha tratado de dar a conocer la verdad de los horrores sufridos durante la Segunda Guerra Mundial, Kim Bok-dong, muri√≥ el 28 de enero de 2019 a la edad de 92 a√Īos. Durante much√≠simo tiempo, exactamente desde 1991, cuando el destino de ella y sus compa√Īeros qued√≥ sepultado bajo una gruesa capa de silencio, todos los mi√©rcoles protestaba frente a la embajada japonesa, precisamente porque finalmente llegaba la manta que los hab√≠a eliminado totalmente de la historia. aliviado.

    Tom√≥ otro a√Īo, 26 para ser exactos, para que las im√°genes recuperadas de la Universidad Nacional de Se√ļl fueran entregadas a la humanidad como testimonio de los estragos cometidos contra las mujeres coreanas esclavizadas por el ej√©rcito de ocupaci√≥n japon√©s.

    Pero, ¬Ņqui√©nes eran las mujeres de consuelo?

    Aunque algunos historiadores como Lee Yeong-hun e Ikuhiko Hata afirmaron que las ni√Īas reclutadas eran voluntarias, las mujeres de solaz se vieron obligadas a hacer prostituta del Imperio Japon√©s; no por casualidad el t√©rmino japon√©s original, ianfu, indica un eufemismo que significa shŇćfu, es decir, prostituta precisamente.

    Hab√≠a como m√°ximo 20.000 mujeres de solaz - escribi√≥ Hata en su investigaci√≥n - Ninguna reclutada por la fuerza. El 40% de ellos eran japoneses, la naci√≥n m√°s representada. Muchos hab√≠an sido vendidos por sus padres. Algunos han respondido con gusto a las ofertas de los corredores; otros han sido enga√Īados. Me gustar√≠a agregar que, en promedio, las condiciones de vida en los lugares donde viv√≠an estas mujeres eran pr√°cticamente id√©nticas a las de los burdeles establecidos para las tropas estadounidenses durante la guerra de Vietnam.

    De hecho, desde 1989 se han presentado varias mujeres, declarando que los soldados japoneses las hab√≠an secuestrado, y no hay precisi√≥n objetiva sobre su n√ļmero, dado que va desde las 20 mil mencionadas por Hata hasta 410 mil en cambio mencionado por los eruditos chinos.

    Estas mujeres eran de Corea, China, Japón y Filipinas, pero en el "Centros de confort" también fueron explotadas mujeres de Tailandia, Vietnam, Malasia, Taiwán, Indonesia y otros territorios ocupados.

    Los "centros" se encuentran principalmente en Japón, China, Filipinas, Indonesia, pero también en Malasia británica, Tailandia, Birmania, Nueva Guinea, Hong Kong, Macao e Indochina francesa.

    Una cosa hay que decir: en la fase inicial de la guerra, de hecho, parece que las primeras mujeres de consuelo eran prostitutas japonesas que se ofrecieron voluntarias para este servicio, yendo a ocupar el primer centro de confort, establecido en la concesión japonesa en Shanghai en 1932.
    La idea del ejército imperial era permitir que los soldados desahogaran allí sus instintos sexuales, sin recurrir a la violación de guerra, lo que aumentaría la hostilidad del pueblo ocupado hacia los soldados del Sol Naciente.

    Pero hubo otras razones detr√°s de la creaci√≥n de estos centros, a saber, para evitar la transmisi√≥n de enfermedades ven√©reas e interceptar el espionaje enemigo. Sin embargo, a medida que continuaba la campa√Īa de expansi√≥n japonesa, a los militares japoneses les resultaba m√°s dif√≠cil encontrar voluntarios, y en ese momento decidieron explotar a las mujeres de las provincias invadidas. Las chicas recogidas vinieron enga√Īado con la promesa de un trabajo en f√°bricas o en el negocio de los restaurantes, despu√©s de lo cual fueron literalmente encarcelados en "centros de confort" en pa√≠ses extranjeros.

    Seg√ļn un art√≠culo de la New York Times, en los a√Īos 239 mujeres se adelantaron alegando haber sido mujeres de solaz; entre ellos, solo unos veinte siguen vivos hoy, y la mayor√≠a tiene m√°s de 90 a√Īos. Kim Bok-dong, por ejemplo, se vio obligada a convertirse en una mujer de consuelo cuando solo ten√≠a 14 a√Īos, lo que demuestra que no hab√≠a una edad "l√≠mite" para ingresar a los centros de confort. Sin embargo, gracias a sus testimonios, el mundo comenz√≥ a tomar conciencia del problema, tanto que, en 1993, incluso los Declaraci√≥n de Kono que confirm√≥ la existencia real de abusos durante la guerra

    Consolar a las mujeres en Japón y Corea

    El 17 de abril de 2007 dos acad√©micos, Yoshiaki Yoshimi e Hirofumi Hayashi, anunci√≥ que hab√≠an descubierto en los archivos japoneses la existencia de siete documentos oficiales que demostraban que Tokeitai (la Polic√≠a Militar de la Marina), forzaron a mujeres cuyos padres hab√≠an agredido el Kenpeitai (Polic√≠a militar del ej√©rcito) para trabajar en burdeles en el frente chino, indochino e indonesio; Tambi√©n hay otra fuente que afirma que algunas mujeres fueron detenidas en la calle y, tras ex√°menes m√©dicos forzosos, obligadas a trabajar en burdeles. Todos los documentos se hicieron p√ļblicos en el juicio por cr√≠menes de guerra.

    Sin embargo, el gobierno de Tokio siempre ha luchado por admitir, por reconocer los estragos causados ‚Äč‚Äčpor sus soldados, las violaciones y la violencia contra esas mujeres de pa√≠ses vecinos, y solo gracias a las im√°genes recuperadas por los investigadores de Se√ļl, el mundo ha podido Veamos, por primera vez, una realidad a la que es poco probable que los principales l√≠deres japoneses encuentren ahora una justificaci√≥n.

    18 segundos, el "reportaje" realizado en Songshan, Yunnan, por las fuerzas aliadas chino-americanas comprometidas en la lucha contra el ocupante japon√©s, en septiembre de 1944, con la guerra casi terminada, dura tanto. Eso es suficiente, sin embargo, para transmitir al p√ļblico el sentido de terror de esas mujeres apretadas contra la pared, una al lado de la otra, como para protegerse, todo nos hace respirar su miedo, la angustia de esa tragedia que, desde arriba, intentaron encubrir o minimizar en todos los sentidos. .

    Gracias al video, que terminó en los archivos estadounidenses y se recuperó recién en 2017, luego transmitido por varios medios estadounidenses, los investigadores de Kang Sung-hyun pudieron comparar los rostros de esas mujeres con algunas imágenes raras que ya han salido, reconociendo, en las fotos. de dos de ellos, dos víctimas, ya identificadas: su historia ya fue descubierta, y hoy confirmada, y, horror que se suma al horror, resulta que una de ellas estaba embarazada.

    Los rostros contritos, la forma en que se mueven, el hecho de estar descalzos: todo confirma que eran esclavos.

    El profesor Kang dijo esto durante una conferencia en Se√ļl filmada por Reuters y otros medios. Pero el de las mujeres de solaz no es el √ļnico video encontrado recientemente en los archivos de Estados Unidos: habr√≠a aparecido otro, tambi√©n filmado en el condado de Longling, China, que inmortalizar√≠a una "f√°brica de sexo", uno de esos almacenes donde estaban las mujeres. ten√≠a esclavos.

    La disputa por las mujeres de solaz, p√°gina negra en la historia japonesa, ya hab√≠a sido objeto de conflictos entre los gobiernos de Jap√≥n y Corea del Sur, que (aparentemente) se hab√≠an resuelto al llegar a un acuerdo y pagar una suma igual a $ 8,3 millones en "redenci√≥n". Aunque uno pensar√≠a que de esta manera el primer ministro japon√©s Shinzo Abe m√°s bien quiso "pagar por el silencio" y el silenciamiento de toda la historia, duramente criticada por Kim Bok-dong incluso en los √ļltimos d√≠as de su vida, precisamente porque esta negaci√≥n delet√©rea continu√≥ hasta el amargo final.

    Tanto es así que el acuerdo, sobre todo tras la aparición de la terrible película, parece que ya no satisface a nadie, y que el presidente coreano Luna Jae-in, que llegó al poder en 2017, logró ser elegido en virtud, entre otras cosas, de su promesa de comprometerse a renegociar ese acuerdo con Tokio.

    Por su parte, Jap√≥n ya ha cumplido la petici√≥n, hecha por Un Kyu-sok, exponente combativo del municipio de Se√ļl, de que la UNESCO reconozca el asunto de las mujeres de solaz "Para mantener alta la memoria del horror".

    Va en contra del objetivo de promover la amistad y la comprensión de los pueblos.

    Los líderes japoneses lo han dado a conocer, lo que hará que el cumplimiento de la solicitud de Un Kyu-sok de la ONU sea bastante complejo.

    Por supuesto, cada uno de los países involucrados intenta realizar su propia versión, y esto es comprensible. Pero hay situaciones en las que, objetivamente, lo más sabio es simplemente inclinar la cabeza y pedir perdón.

    Las miradas aterrorizadas de aquellas mujeres, obligadas a participar, a su manera, en una guerra que no habían buscado ni querido, pagando muchas veces con su propia vida a la par con los hombres en combate, no pueden ni deben olvidarse. Ni comprado, sin cantidad.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información