Ejercicios del ciclo menstrual x: cómo debe ser el entrenamiento en cada etapa

Todos los meses, la mujer pasa por varias variaciones hormonales del ciclo menstrual, que pueden resultar en factores algo incómodos: granitos, hinchazón, cambios de humor, dolor, entre otros. Por esta razón, muchas optan por no entrenar durante su período menstrual. Sin embargo, es extremadamente importante comprender cómo funciona el ciclo menstrual para conocer mejor su propio cuerpo. Por lo tanto, esto no influirá negativamente en tu entrenamiento.

Índice()

    Etapas del ciclo menstrual

    Fase folicular

    Este período se refiere al comienzo y al final de la menstruación. Por lo general, la duración del flujo es de cinco días, cuando el cuerpo comienza a producir estrógeno, que aumenta gradualmente hasta la ovulación.

    El estrógeno es una de las dos hormonas que regulan el comportamiento femenino. Está asociado a la producción y acción de la serotonina, encargada de regular principalmente el sueño, el estado de ánimo y el apetito.

    Los niveles de estrógenos son bajos en este período, lo que contribuye a reducir aún más el estado de ánimo para entrenar. Por ello, en este caso, se recomienda practicar ejercicios ligeros, como una simple caminata.

    Después de la menstruación, hay un aumento de estrógeno y, como resultado, la mujer se siente más motivada para entrenar.

    Lea también: Los mejores ejercicios para el entrenamiento del pecho para mujeres.

    Fase ovulatoria

    Durante la fase ovulatoria, los niveles de estrógeno bajan y la progesterona (otra hormona que regula el ciclo menstrual) aumenta. Lo recomendado es llevar un poco más ligero en los ejercicios que en la fase anterior.

    Lea también: Ciclo de semillas: qué es y cómo seguir

    Fin de la fase lútea del ciclo menstrual (PMS)

    La fase lútea se refiere al famoso síndrome premenstrual, en el que los niveles de estrógeno y progesterona descienden respectivamente antes del período menstrual. Por tanto, pueden aparecer síntomas como dolores de cabeza y cambios de humor.

    Dicho esto, es fundamental volver a la rutina de entrenamiento que solías tener para reducir el estrés y, en consecuencia, estos síntomas.

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información