Donde las mujeres no pueden (o mejor no) salir de noche

Donde las mujeres no pueden (o mejor no) salir de noche

los 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas, firmó el declaración Universal de los Derechos Humanos que definía los "derechos inalienables de todo ser humano, sin distinción de raza, sexo, religión e ideología política".

yo cuatro pilares fundamental en el que se basa la declaración preocupación dignidad, libertad, igualdad y hermandad que, en conjunto, deben garantizar la protección e igualdad de todo ser humano.

El objetivo es proteger los valores individuales, la libertad y seguridad personales, la participaci√≥n pol√≠tica o p√ļblica y los derechos econ√≥micos, sociales y culturales, independientemente de las diferencias de religi√≥n, etnia o g√©nero.

Pero, ¬Ņes realmente as√≠?

Si bien se ha hecho mucho a lo largo de los a√Īos para hacer realidad estos derechos, sabemos perfectamente que todav√≠a hoy existen diferencias considerables entre las personas y, en particular, entre hombres y mujeres.

Y no solo hablemos de "lo que una mujer puede o no puede hacer". Hay países donde la supervivencia misma está en riesgo.

Países donde "se recomienda" no salir de casa por su propia seguridad o incluso en los que hay un toque de queda real impuesto por la ley.

√ćndice()

    Origen del toque de queda

    La práctica del toque de queda ha orígenes muy antiguos. El término, de hecho, fue adoptado en la Edad Media para indicar el apagado de cualquier fuego, lámpara o linterna por la noche. Esto fue para prevenir incendios accidentales, salvaguardando así a la población.

    En tiempos más modernos, entonces, el toque de queda fue utilizado principalmente durante las guerras o luchando por protección. El apagado de todas las luces, de hecho, hizo menos visibles los centros habitados, que por lo tanto permanecieron más escondidos y resguardados. Esto también se hace hoy como medida preventiva para proteger a los civiles, especialmente en el caso de ataques aéreos.

    Incluso hablando de toque de queda femenino hay testimonios que se remontan a situaciones de guerra. Pensemos, por ejemplo, en el impuesto por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, para detener los ‚Äúrelevos‚ÄĚ de bicicletas con los que la resistencia femenina apoyaba a los partisanos. Por tanto, protecci√≥n o estrategia. ¬ŅPero sigue siendo as√≠?

    Toque de queda para mujeres: ¬Ņestrategia, protecci√≥n o l√≠mite?

    Hasta la fecha, en lo que respecta a los toques de queda femeninos, no existe una estrategia militar que lo apoye, sino solo la voluntad, disfrazada de "ayuda", de limitar el derecho de las mujeres a la libertad. Si bien es cierto que para las mujeres suele ser peligroso incluso simplemente dar un paseo nocturno, por otro lado también es cierto que esto surge de quien crea peligro.

    Los casos de violencia sexual contra las mujeres forman parte de las noticias diarias en todas partes del mundo y precisamente sobre esto, a lo largo de los a√Īos, han surgido propuestas para convocar toque de queda para "proteger" el sexo femenino.

    Una falsa protección hacia la mujer es una forma de desalentar el problema sin, sin embargo, poner freno a quienes cometen la violencia en sí.

    En Italia, el caso del juicio por violaci√≥n que vio es simb√≥lico Tina Lagostena Bassi como fiscal. En 1979, un abogado del culpable dijo "Si esta chica hubiera estado en casa, si la hubieran mantenido junto a la chimenea, no hubiera pasado nada.‚ÄĚ.

    Estas palabras ten√≠an la intenci√≥n de resaltar la supuesta culpabilidad de la ni√Īa, sin demostrar ning√ļn rastro de ayuda o protecci√≥n contra √©l.

    El enfoque del problema fue diferente en Israel, cuando Golda Meir era primera ministra. Se propuso a Alla Meir poner un toque de queda para proteger a las mujeres de la posibilidad de ser violadas.

    En respuesta, ella se neg√≥, diciendo "Son los hombres quienes atacan a las mujeres, si hay toque de queda, que los hombres se queden en casa¬Ľ.

    Palabras que deberían hacernos reflexionar sobre el hecho de que la solución a la violencia no es limitar la libertad de las mujeres o categorías consideradas más débiles o en riesgo, pero Se deben tomar medidas para obstruir y contener aquellas políticas o ideologías que favorezcan este tipo de problemas.

    Pero veamos juntos cuales son los lugares considerados peligroso para el género femenino y donde hay toque de queda.

    Cuando tu país no es un lugar seguro

    Es bien sabido que hay lugares que son más seguros que otros. Cuando eres mujer, el riesgo aumenta considerablemente. Para la política, la religión o la violencia generalizada, hay Países donde la vida de las mujeres está en riesgo en todo momento.

    Seg√ļn expertos de la Fundaci√≥n Thomson Reuters, hay diez pa√≠ses en particular considerados peligrosos para las mujeres, debido a la falta de atenci√≥n m√©dica, discriminaci√≥n, tradiciones culturales, violencia sexual, violencia no sexual (abuso dom√©stico, f√≠sico y mental), trata de seres. seres humanos (trabajo forzoso, matrimonio forzoso y esclavitud sexual).

    En primer lugar encontramos elIndia, con el mayor riesgo de agresión sexual, acoso y trata de personas. L 'Afganistán con una incidencia muy fuerte de abuso sexual y doméstico. Siria mi Somalia, donde las mujeres son víctimas de violaciones también relacionadas con los conflictos existentes.

    En Arabia Saudita las mujeres sufren violencia doméstica y acoso sexual, así como formas generalizadas de discriminación y la violación de muchos derechos. Por ejemplo, hace solo unos meses se introdujo la posibilidad de que las mujeres viajen solas, sin el consentimiento de un tutor masculino.

    En Pakist√°n el asesinato por honor todav√≠a existe, mientras que en el Rep√ļblica Democr√°tica del Congo, en Yemen y en Nigeria, los conflictos a menudo marcan el destino de las mujeres.

    Incluso el Estados Unidos caen en el ranking debido al n√ļmero de agresiones sexuales, acoso y falta de acceso a la justicia en los casos de violaci√≥n.

    Pero el peligro no es la √ļnica causa de la limitaci√≥n de los derechos de las mujeres. En algunos pa√≠ses, incluso si no se considera peligroso, el prohibici√≥n de salir de casa despu√©s de cierto tiempo est√° definido y dictado por la ley.

    Este es el caso de la Madagascar. Aquí, por ejemplo, hay un toque de queda específico que solo impone a las mujeres quédate en casa después del anochecer.

    En Indonesiaen cambio, se siguen los dictados de la ley Sharia. los mujer no pueden salir de casa despu√©s de las 11 pm sin estar acompa√Īado de un hombre.

    Toque de queda en la ley Sharia

    Illiza Sa'adudin Diamal, alcalde de Banda Ace, en la isla de Sumatra, dijo que la medida no se tomó para sancionar a las mujeres.

    La intencion era proteger a las trabajadoras y a las mujeres jóvenes por el aumento de casos de violencia sexual en el país. Para quienes transgreden, de hecho, no hay penas sino reproches de las autoridades.

    El líder musulmán Ustad Masrul Hadi también habló sobre la medida.

    Como afirm√≥, es necesario "volver a los principios de las ense√Īanzas de Dios que ordenan a uno vivir y trabajar a la luz del d√≠a y descansar por la noche‚ÄĚ.

    ¬ŅLa raz√≥n? L 'Aumento del n√ļmero de j√≥venes, incluidas las ni√Īas, que salen hasta altas horas de la noche..

    De hecho, sin embargo, hay que decir que la Sharia impone toda una serie de restricciones a las mujeres como, una entre todas, la obligación de llevar velo.

    En las √°reas entre Irak y Siria, por ejemplo, las mujeres que viven bajo el Estado Isl√°mico (EI) solo pueden salir si est√°n veladas y acompa√Īadas por un hombre. Puede ser un miembro de la familia, como padre, hermano o pariente, o un tutor especialmente designado.

    En estos países, los tutores o los hombres de la familia que no apliquen estas leyes a "sus" mujeres pueden ser castigados como las propias mujeres.

    Lo que sucede, por tanto, es que en el libertad, igualdad, emancipación y los derechos de las mujeres en el mundo, todavía queda un largo camino por recorrer. Esto se debe a que, cuando se trata de derechos, la palabra hombre o mujer todavía crea derechos. enormes desigualdades.

    El hecho de que existan países peligrosos, horarios prohibidos o acciones que no están permitidas para un género en lugar de otro indica que, incluso hoy, cuando hablamos de derechos no nos referimos a derechos "humanos".

    Porque estos, como humanos, no solo deberían ser de interés para una parte, sino que deberían ser universal y lo mismo para todos, independientemente de su sexo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información