Dinero: 3 cosas que puedes hacer hoy si no quieres arrepentirte en el futuro

Dinero: 3 cosas que puedes hacer hoy si no quieres arrepentirte en el futuro

Existen diferencias sustanciales entre la generación de los llamados "Baby Boomer“, Indicativamente los nacidos entre 1946 y 1964 - y el de los Millennials - de 1980 a 2000 - determinado en gran medida por un escenario socioeconómico diferente.

Quienes crecieron en plena formación de un estado de derecho laboral, en la reconstrucción de la posguerra, en el boom económico, vivieron las luchas de los sindicatos, la consecución de una mayor protección para los trabajadores, la demanda proletaria, cuyos frutos serían debo haber sido yo "Amor" para quedar en manos de la próxima generación que, como era de esperar, pudo disfrutar de un mayor derecho a estudiar y una mayor accesibilidad a la universidad, lo que ha dejado de ser un privilegio que, para muchos de nuestros padres, significó un verdadero " espejismo".

Sin embargo, contrariamente a las expectativas de quienes la precedieron, la generación Millenials tuvo una vida "más fácil" hasta que llegaron a la edad escolar, pero luego chocó con un nueva lógica de trabajo, bajo el estandarte de flexibilidad y, en muchos casos, de la precariedad, con graves consecuencias sobre la posibilidad de imaginar un futuro y tomar decisiones de autonomía, sobre la base de la garantía de diseño propio salario seguro que a menudo no está allí.

Así los Millennials, en el imaginario común, se han convertido en la generación de mammons, poco dedicados a la responsabilidad y al trabajo, refractarios a los compromisos y felices de vivir sobre los hombros de sus padres. Pero, ¿es así realmente y, sobre todo, cómo pueden los Millennials construir un futuro en el que, por voluntad o por necesidad, solo puedan confiar en sus propias fuerzas?

Índice()

    El 43% de las personas de treinta años todavía reciben el apoyo de mamá y papá

    Una investigación realizada en 2017 por Ellos mueren y titulado Millennial: mitos y realidades nos muestra cómo, en los países donde la globalización, la crisis y los cambios en el mercado laboral han golpeado con más fuerza a la clase media, durante casi tres décadas no ha habido crecimiento económico para los grupos de población más jóvenes: en Italia, por ejemplo, entre 1986 y en 2010, los ingresos de un italiano de entre 25 y 29 años crecieron en 19% menos que el promedio nacional.

    Como consecuencia de la falta de crecimiento de los ingresos, también existe, por supuesto, una menor posibilidad de dejar la casa de los padres, quizás contratando una hipoteca o pagando un alquiler. A partir de 2014, en los Estados Unidos, el 31% de los jóvenes de 27 años vive con sus padres, mientras que entre los miembros de la Generación X (los nacidos entre mediados de los 60 y principios de los 80) a la misma edad solo el 18% lo hizo. Poco importa que, para Ipsos, el de los Millennials sea "La generación más educada de todos los tiempos".

    ¿Cómo pensar en un futuro para ellos mismos, que también evalúe la hipótesis de cuando los padres ya no podrán sustentar determinadas necesidades y la necesidad de ser autónomos se hará prácticamente obligatoria? Veamos algunos consejos útiles para no encontrarnos desprevenidos en el futuro.

    1. Conocer las nociones correctas para moverse en el mercado de la economía.

    Primero que nada, es obvio, es importante adquirir las habilidades económicas adecuadas: conocer los términos y algunas de las diferencias fundamentales entre los productos que podemos utilizar para iniciar nuestro plan de ahorro e inversiones, entienda dónde es correcto ir e invierta sin arriesgar demasiado y evite dar el fatídico "paso más allá de la pierna".

    En el mundo de las finanzas no existen términos "oscuros" en un sentido absoluto, pero si hoy en día la mayoría de nosotros sabemos qué es un código IBAN o por qué es importante la banca desde casa, no se puede decir lo mismo de nociones más estrechamente relacionadas con mundo de la inversión, como bonos y acciones. ¿Por qué es importante saber de qué estamos hablando?

    Porque, cuando decidimos invertir una parte de nuestro dinero, es fundamental saber a qué tipo de riesgo nos enfrentamos, cuáles son nuestras expectativas de beneficio y, sobre todo, qué debemos hacer para evitar perder en lugar de ganar.

    Entender estas primeras pero fundamentales diferencias nos permite dar los primeros pasos en el mundo de las inversiones, donde la consigna es solo una: diversificación.

    2. Diversificar para no correr riesgos

    ¿Qué significa diversificar? Es sin duda la forma más segura y, en cierto sentido, inteligente de invertir parte de tu dinero, eligiendo diferentes productos, como este video de FamiliaMI.

    El proyecto FamilyMi della Global Thinking Foundation nació, después de todo, precisamente con el objetivo de ayudar a las familias de los Millennials y los mismos Millennials a comprender los problemas de la evolución financiera y la llamada "Inclusión financiera“Sin, por tanto, permanecer ajeno al mundo de las finanzas y la economía, que en cambio puede resultar extremadamente valioso para el futuro.

    Pero si la diversificación es la elección más inteligente, ¿cuáles son los productos en los que puedo concentrarme para ahorrar dinero y no arrepentirme en el futuro?

    3. Sepa cómo invertir su dinero (sabiamente)

    ¿Cuáles son las formas más seguras de invertir una parte de nuestros ahorros, o de reservar dinero y cuál es la diferencia entre las distintas soluciones financieras propuestas?
    Veamos en detalle los más comunes, como por ejemplo:

    1. Planes de acumulación

    Los planes de acumulación o PAC son un método de suscripción a fondos mutuos de inversión basado en montos constantes y con vencimientos regulares en un OICVM (planes de inversión colectiva) por un período de duración predefinida. ¿Un ejemplo? Puedo pagar 100 euros al mes en 60 inversiones, para tener, al final, una inversión total de 6000 euros. Entre las razones para elegirlo está tanto la posibilidad de ir dejando de lado los ahorros que se generan periódicamente, pero también la reducción del riesgo de inversión, dado que muchas pequeñas inversiones se realizan en el tiempo, comprando así en todas las condiciones del mercado. están a favor o no. La consecuencia es que nunca obtendrá rendimientos extremos, tanto negativos como positivos.

    2. Cuenta de depósito

    A diferencia de la cuenta corriente, la cuenta de depósito permite depositar dinero en el banco recibiendo una retribución, pudiendo únicamente realizar operaciones de retiro y depósito (y por tanto excluyendo otras operaciones bancarias como transferencias bancarias, cheques, retiros por tarjeta de débito o crédito). La cuenta de depósito puede ser gratuita, con el dinero disponible de inmediato o restringida, por lo que el dinero estará disponible solo en el momento de la expiración.

    3. Pensión complementaria

    Este video de FamiliaMI habla de la posibilidad de crear una pensión complementaria, que le permite generar un ingreso mensual para ambos asalariados y autónomos.

    Aunque el término "jubilación" podría sugerir una etapa más avanzada de la vida, en realidad es importante desde una edad temprana reservar regularmente una parte del dinero para integrar la suma que se percibirá una vez en la jubilación, precisamente en virtud de la precariedad del trabajo y las dificultades de algunos contratos laborales.

    4. Acciones y bonos

    Hablamos de ellos antes, son herramientas que permiten distintos tipos de inversiones pero con marcadas diferencias: el bono generalmente se considera más seguro que una acción, dado que con el primero devengamos un crédito a favor de la empresa u organismo público que lo lanzó, y esperamos, al final natural del mismo, recibir la devolución del monto pagado, más intereses. Con el segundo, en cambio, podríamos tener una ganancia decididamente mayor, ya que nos da una participación en la empresa, pero, al mismo tiempo, está sujeta a una calificación y no tiene una tendencia fija, por el contrario puede entrar en pérdida. Hablamos en general de inversiones más "avanzadas", adecuadas para quienes están dispuestos a asumir un riesgo (en el caso de las acciones).

    Artículo con contenido promocional

    Artículo original publicado el 26 de mayo de 2020

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información