Deporte y nutrición: qué comer según el momento de la actividad física.

Deporte y nutrición: qué comer según el momento de la actividad física.

Coma sano y haga mucha actividad física: esta ha sido siempre la regla básica para sentirse bien consigo mismo y tener un cuerpo perfecto, delgado y esbelto.
Sobre todo ahora que los días empiezan a alargarse, que a pesar de todo lo que sientes brota en el aire, y por tanto se acerca el ensayo de vestuario, de nuevo, de forma terrible, la mayoría de mujeres están a dieta y están practicando algún deporte, al menos. dos horas a la semana.
Sin embargo, para mejorar tu rendimiento y especialmente tus resultados, es necesario seguir una dieta adecuada en función del momento de la actividad física.

De esta forma el cuerpo quema de forma más eficiente y se beneficia de todos los beneficios del deporte.

Índice()

    >>> A continuación te indicamos qué comer según los momentos en los que decidas dedicarte al fitness:

    Deporte por la mañana.

    (foto:Web)
    (foto:Web)

    Según los expertos, correr con el estómago vacío es la mejor manera de perder peso, ya que el cuerpo carece de azúcar y el entrenamiento quema toda la grasa.
    No es un hábito practicable siempre y para todo el mundo, es mejor empezar con calma para no perder ácidos grasos esenciales para sobrevivir durante el día, y evitar ataques de hipoglucemia.
    A la hora de practicar esta actividad es recomendable cenar la noche anterior con carbohidratos, como un plato de pasta o una rica pizza.

    Deporte en Lunch Break.

    (foto:Web)
    (foto:Web)

    Los que practican deporte durante su pausa para el almuerzo deben tomar un desayuno muy abundante: leche, café, bizcochos, pan, yogur y quizás hasta jamón y queso. A media mañana es imprescindible un aperitivo digerible, como una pequeña tostada o una barrita energética.
    Además, si el entrenamiento es temprano en la tarde, el almuerzo debe consumirse al menos 2 horas antes.

    El deporte lo será.

    (foto:Web)
    (foto:Web)

    En este caso, los carbohidratos, las grasas y las proteínas deben distribuirse de forma equilibrada a lo largo del día. Y nunca exagere las porciones. Lo ideal es comer un solo plato, abundante en verduras.
    Condimente siempre con aceite de oliva virgen extra y no escatime en fruta.
    Una hora antes del entrenamiento, es recomendable detener el hambre con un refrigerio rico en carbohidratos, mientras que por la noche, el almuerzo debe ser ligero y proteico.

    Artículo original publicado el 5 de marzo de 2014

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información