Craneosinostosis: causas, tipos, consecuencias y remedios

Craneosinostosis: causas, tipos, consecuencias y remedios

La craneostenosis es una malformación de la estructura ósea craneal del recién nacido. Los síntomas son diferentes y bien reconocibles, sin embargo, es necesario un examen clínico para confirmar esta condición patológica.

La craneostenosis puede tener diferentes orígenes y puede estar asociada con varios tipos de enfermedades. Averigüemos juntos qué es, cuáles son sus consecuencias y cómo se puede solucionar.

Índice()

    ¿Qué es la craneostenosis y cuáles son sus síntomas?

    La craneostenosis es una malformación de la conformación craneal y facial del recién nacido. Algunos son reconocibles desde el nacimiento, otros tardan varios meses en manifestarse. En cualquier caso, las craneosinostosis son visibles. dentro del año de vida.

    Los síntomas visibles son, además de un claro corte asimetría del cráneo, uno Espora de hueso palpable y un cierre temprano de la fontanela anterior, que generalmente ocurre alrededor de la finalización del primer año de vida.

    Para confirmar los síntomas y diagnosticar una de varias variantes de la enfermedad, se requiere un examen clínico y uno. TC (es decir, tomografía computarizada) del cráneo, preferiblemente con reconstrucciones tridimensionales.

    Craneostenosis en recién nacidos
    Fuente: web

    Las causas de la craneosinostosis.

    La principal causa de craneostenosis se encuentra en suturas craneales del recién nacido. En el momento del nacimiento, en cada bebé, los huesos del cráneo no están soldados entre sí, sino que están unidos por un tejido cartilaginoso llamado sutura. Esto se debe a que durante el crecimiento del cerebro, el tejido del cartílago puede permitir que el cráneo se expanda según sea necesario y simétricamente.

    De lo contrario, en el caso de craneostenosis, una de estas suturas es osificado demasiado rápido, para limitar el crecimiento del cerebro solo donde no encuentra estructuras ya solidificadas. Como resultado, el cráneo crece asimétricamente, generando deformidades visibles.

    Los diferentes tipos de craneostenosis

    Ya al ​​principio del artículo dijimos que hay diferentes tipos de craneosintosis que puede encontrar un niño. Para ello, en primer lugar es bueno hacer una gran división dentro del grupo. Algunas craneosinostosis se pueden asociar con síndromes polimalformativos y enfermedades genéticas muy complicadas, como el síndrome de Apert o el síndrome de Crouzon.

    Otras craneosinostosis, en cambio, no están asociadas a enfermedades complejas y no provocan problemas en el desarrollo neurológico y sistémico del recién nacido. En este caso la enfermedad se manifiesta ocasionalmente y en diferentes variantes, las más comunes son: escafocefalia, plagiocefalia, trigonocefalia, braquicefalia.

    Las consecuencias causadas por esta condición.

    Como dijimos anteriormente, las suturas craneales que solidifican demasiado rápido obligan al cráneo a desarrollarse en un espacio insuficiente. Las consecuencias de esto pueden ser más o menos graves: deficits cognitivos, cambios faciales permanente en los ojos y un bajo coeficiente intelectual.

    Craneosinostosis: intervención
    Fuente: web

    Craneosinostosis: la intervención quirúrgica necesaria

    Para tratar la craneosinostosis, un cirugía, que puede modificarse en función de la variante de la enfermedad que tenga el niño. La cirugía implica la extirpación de algunas partes de los huesos craneales y consecuentemente la remodelación y recomposición de estos últimos, mediante micro-tornillos y microplacas de titanio.

    En preparación para esta intervención, es posible que la estructura de acogida solicite una donación de sangre, dada la inmediatez requerida, por parte de un progenitor o familiar compatible. Las transfusiones de sangre suelen ser indispensables durante este tipo de cirugía.

    Los expertos del Hospital San Raffaele, en el documento dedicado a la craneostenosis, el mismo en el que nos hemos apoyado para tratar con cuidado esta enfermedad, argumentan que la cirugía más frecuente requiere de un equipo neuroquirúrgico-maxilofacial y que para garantizar lo mejor los resultados estéticos son preferibles intervenir dentro del año de vida.

    También de acuerdo con este documento, la hospitalización postoperatoria debe durar aproximadamente una semana; sin embargo, la duración puede variar según cada caso específico. Después de eso, los controles ambulatorios se programarán después de un mes, después de tres y seis meses después de la operación. Finalmente, una TC, tomografía computarizada, de cráneo con reconstrucciones tridimensionales comprobará la correcta recomposición del cráneo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información