Coronavirus: ¿es peligroso tener relaciones sexuales?

Coronavirus: ¿es peligroso tener relaciones sexuales?

La atención del mundo entero, por supuesto, se cataliza en los últimos días desde Coronavirus, que nos ha impuesto medidas extremas a todos para erradicarlo.

Si bien la OMS lo ha clasificado en las últimas horas como pandemia - el segundo del siglo, después de la gripe A / H1N1 que afectó a cerca de mil millones de personas en 2009 - los países afectados se están preparando lo mejor que pueden para vencerla, adoptando medidas para limitar los contactos y las reuniones humanas. En Italia, por ejemplo, tras el decreto del 9 de marzo firmado por el Gobierno, el primer ministro Conte habló la noche del 11 de marzo de otras medidas preventivas, con el cierre, después de colegios, teatros, gimnasios y centros culturales, también de muchas actividades comerciales.

Una situación de emergencia, que naturalmente afecta a la vida diaria de cada uno de nosotros, fundamental para solucionar el problema. Pero, dado que el principal vehículo de transmisión del coronavirus parece ser el contacto humano, es natural preguntarse cómo comportarse con respecto a la sexo.

Índice()

    Coronavirus y sexo: ¿cómo comportarse?

    De hecho, una de las principales recomendaciones es precisamente la de mantener una distancia de un metro de una persona a otra, evitando por completo los abrazos y besos en la mejilla; Natural, por tanto, preguntarse si, por otra parte, en este período de cuarentena en el que la invitación es quedarse en casa, saliendo sólo por motivos de grave necesidad demostrable, es posible tener relaciones sexuales. Los expertos escuchados al respecto por los medios de comunicación están todos más o menos de acuerdo en afirmar una cosa: no hay datos seguros sobre la "peligrosidad" del intercambio de secreciones corporales vaginales o espermáticas, pero sí existe algún riesgo presente en las secreciones de las vías respiratorias. podría - el condicional es imprescindible - estar ahí.

    Expliquemos mejor: segundo Massimo Andreoni, Profesor de Enfermedades Infecciosas en la Universidad Tor Vergata de Roma y director científico de SIMIT, la Sociedad Italiana de Enfermedades Infecciosas,

    No tenemos datos hasta la fecha que nos indiquen que el coronavirus está presente en las secreciones vaginales o en el líquido espermático. Sin embargo, sabemos con certeza que está presente en las secreciones de las vías respiratorias superiores, es decir, en el moco nasal y en la saliva y que durante una relación sexual es realmente difícil evitar el contacto con las secreciones de las vías respiratorias superiores, a partir de un simple beso.

    Incluso el doctor Annamaria Casale, psicólogo y sexólogo, entrevistado por Interris, declara:

    Al ser un virus que se transmite por el aire, a través de secreciones, naturalmente todo lo que tenga que ver con la intimidad, por lo tanto con la sexualidad, puede ser un vehículo que puede incrementar o acentuar la propagación del propio virus. Por lo tanto, es más probable que se propague con la intimidad entendida en el sentido general. […] si hablamos de un virus que se transmite a través de la salivación, entonces las micropartículas que emitimos cuando hablamos, naturalmente me viene a pensar que, aún más, pueden ser los fluidos biológicos que portan el virus.

    Por lo tanto, es imposible descartar por completo la posibilidad, dado el estrecho contacto que obviamente requiere la relación, a menos que esté seguro de estar en una zona no declarada "en riesgo", una eventualidad, sin embargo, que parece bastante difícil en este momento. , al menos en Italia, sometidos a medidas de contención de norte a sur.

    El riesgo de contagio por Covid-19, especifica Andreoni, no viene dado por las relaciones sexuales en sí, sino precisamente "de la cercanía que requiere la práctica del sexo, y del intercambio con la pareja de secreciones de boca y nariz“.

    Por tanto, no es la práctica del sexo vaginal, anal u oral lo que lo hace más o menos riesgoso, ya que es contacto cercano.

    El caso es, sencillamente, que si hablamos de pareja, obviamente, el riesgo de contraer la infección se extiende a todas las demás situaciones de la vida cotidiana, si uno tiene relaciones y contactos sociales frecuentes, quizás por necesidades laborales, y el otro no. ; En conclusión, ciertamente no es sexo el problema, dado que es difícil, convivir, para evitar una posible propagación del virus.

    Por otro lado, las cosas son ligeramente diferentes si hablamos de sexo en la primera cita, obviamente.

    Coronavirus y sexo: mejor evitar aventuras (por ahora)

    El consejo general es evitar aventuras de una noche.

    "Tenemos menos tiempo para hablar, conocernos y asegurarnos de tomar la decisión correcta (desde una perspectiva de salud) - explica a Vox Anna Muldoon, ex consultor del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. y actual candidato a doctorado en enfermedades infecciosas y crisis sociales en la Universidad Estatal de Arizona - Si estamos en un lugar donde casi no hay transmisión todavía, probablemente esté bien. […] Si cree que existe la más mínima posibilidad de sentirse mal o enfermo por cualquier motivo, evite, no programe citas y cancele las que ya tenía."

    Una vez más, Andreoni comparte la misma opinión: "Nuestro compañero ocasional podría ser positivo al virus, por ejemplo, y no saberlo, o no pudo seguir las instrucciones para contener la infección ”.

    La sexualidad con una persona que no conocemos es de hecho más riesgosa por la sencilla razón de que no conocemos su comportamiento, su nivel de adherencia a las indicaciones que estamos implementando para frenar la epidemia, por ejemplo.

    Coronavirus y sexo: las repercusiones a nivel psicológico

    El Dr. Casale no destaca una preocupación particular por la posible consecuencias psicológicas que la pandemia podría dejar en nosotros y en nuestra percepción de las relaciones humanas.

    Seguramente, cuando todo esto termine, quedará en nosotros una especie de miedo, será difícil en un principio volver a la normalidad, incluso en relación a los contactos humanos. Pero imagino que muy pronto volveremos espontáneamente a cuáles son las modalidades de relacionarse a las que siempre hemos estado acostumbrados. No habrá un cambio sustancial de lo que es nuestra forma de ser, si no en los primeros tiempos tras el fin de la emergencia..

    No hay plan social modificado, pero las preocupaciones de Casale parecen estar orientadas hacia otro tema, el de convivencia forzada impuesta por la situación.

    Dado que ya nadie está acostumbrado a estar en interiores durante tanto tiempo, me temo que eventualmente puede conducir a un desgaste progresivo. Ya no estamos acostumbrados a vivir juntos tanto tiempo, la vida muchas veces nos saca por compromisos, incluso exclusivamente en la cabeza. Esto nos lleva a lidiar con una vida diaria que habíamos perdido un poco.

    Aparentemente, entonces, tenemos que apretar los dientes también desde este punto de vista, y tratar de aguantar más, sin olvidar que, al fin y al cabo, es sólo un tiempo limitado.

    Artículo original publicado el 12 de marzo de 2020

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información