Control de las emociones: 4 técnicas efectivas

Control de las emociones: 4 técnicas efectivas

Control de las emociones: 4 técnicas efectivas

Convertirnos en dueños de nuestras emociones no siempre es fácil, pero podemos ayudarnos con algunas técnicas de control.

Algunas técnicas para controlar las emociones pueden cambiar nuestra vida. Aprender a tomar mejores decisiones, tener buenas estrategias para afrontar los problemas cotidianos, mejorar las relaciones con los demás, comprender por qué sentimos determinadas emociones. Hay muchas áreas que pueden aprovechar esta importante pero desatendida habilidad.

Como dijo el psicólogo Daniel Goleman, no importa cuán inteligente pueda ser una persona si no es consciente de su universo emocional. Aquellos que no pueden controlar la ira, aquellos que carecen de empatía o aquellos que son incapaces de expresarse plena o asertivamente no llegarán muy lejos. Y hay mucha gente que se mueve con esta brecha, con esta dimensión sin resolver.

Déjame ser claro: siempre es un buen momento para iniciar un cambio en esta dirección. Cada uno de nosotros tiene suficientes recursos, potencial y habilidades para despertar esta habilidad. Ser capitán de nuestras emociones no asegurará el éxito ni la felicidad perfecta y duradera. Él nos ofrecerá, sin embargo, más autocontrol y la capacidad de comprender mejor a quienes nos rodean, en resumen una vida mejor.

Índice()

    Técnicas para controlar las emociones: ¿cuáles son las más efectivas?

    Un error emocional que cometemos a menudo es la tendencia a reprimir en lugar de regular. Esto se debe esencialmente a nuestra mala educación emocional. Desde pequeños escuchamos a la gente decir “no llores, no te muestres débil”, “¿te preocupan esas tonterías?”, “Si estás enojado, aprieta los dientes”.

    Casi sin darme cuenta nos inculcaron la idea de que las emociones "negativas" deben ocultarse a los demás. Tristeza, enfado, decepción, frustración, todo se absorbe en el pozo interior de las emociones ocultas. Y lo que se esconde y se deja estancar acaba volviéndose tóxico. De ahí la ansiedad, la depresión y el sufrimiento durante demasiado tiempo ignorados que nos define a la mayoría de nosotros.

    Comprender, dominar y aplicar una técnica eficaz de control de emociones será de gran ayuda. Veamos las principales estrategias.

    1. Técnica para dejar de pensar

    La técnica de detención de pensamientos tiene como objetivo controlar el ciclo de pensamientos rumiantes y negativos.. Fue introducido por el psiquiatra Joseph Wolpe en la década de 1950 con el objetivo de ofrecer a los pacientes una estrategia para tratar los pensamientos obsesivos y fóbicos.

    Es un recurso cognitivo muy simple; te permite lograr un control adecuado sobre el fluir de esas ideas agotadoras que aumentan el malestar, el estrés y la ansiedad.

    ¿Cómo se aplica esta técnica?

    • Cuando descubra que la mente es "asaltada" por pensamientos negativos y obsesivos, respire profundamente y relájese. Visualízate haciendo una señal de alto. Los pensamientos deben bloquearse.
    • Captura las ideas que surgen en la mente sin reprimirlas. Comprende la emoción que acompaña al pensamiento y déjalo ir, como una hoja arrastrada por la corriente del río.
    • Ahora Reemplaza el pensamiento negativo con uno positivo., frase que consigue reafirmar tu autoestima.

    2. Técnica de control de volumen emocional

    Piense en la última vez que se enojó o se sintió muy mal por un evento negativo. Cuando vivimos estas experiencias, se agregan en la mente diferentes sensaciones que nos ponen nerviosos, pensamientos que gritan en nuestras cabezas, emociones que se acumulan.

    En estos casos, nuestro interior tiene un volumen emocional muy alto: ¡estos decibeles nos impiden escuchar nuestras necesidades reales!

    ¿Cómo se aplica esta técnica?

    Cuando sientes que las emociones te mantienen cautivo y estás al borde, tienes que parar. Tómate una hora de descanso y conexión contigo mismo, en toda calma.

    • Imagina tu mente como una radio mal sintonizada en el que escuchas a dos locutores juntos y no puedes entender lo que están diciendo.
    • El volumen es demasiado alto, la tristeza grita y se superpone con la ira ... Hay que bajar un poco la intensidad pero, ojo, no se trata de apagar estas voces. Lo que quieren decir debe escucharse con mayor claridad.
    • Ahora que ha bajado el volumen, es hora de distinguir cada voz (o emoción) y comprender lo que le dice. "Estoy triste porque ..." "Estoy enojado porque ..."

    3. Razonamiento lógico emocional

    Como a veces dicen, hay mucha lógica en las emociones y mucha emoción en la lógica. A menudo nos dejamos secuestrar por nuestro universo emocional y dejamos de actuar, pensar y decidir racionalmente.

    Esto nos lleva a tomar malas decisiones, a defender todo y nada, a lamentar la mayoría de nuestras acciones.

    ¿Cómo se aplica esta técnica?

    • Analiza los pensamientos que te vienen a la mente -> mejor ni siquiera empezar este proyecto porque está destinado al fracaso. No soy bueno en estas cosas.
    • Identifica la emoción detrás de este pensamiento. -> miedo, inseguridad, frustración, angustia.
    • Racionalizar -> ¿Qué hay de cierto en esta afirmación? ¿Por qué sería un fracaso? ¿He tenido éxito en el pasado? ¿Necesito decirme a mí mismo que no fui educado para algo que me daría alegría de darme cuenta? Si no lo intento, nunca lo sabré.

    4. Técnica del espejo para controlar las emociones

    Una de las técnicas más interesantes para controlar las emociones es la del espejo.. Es útil en momentos en los que parece que todo se nos sale de las manos o cuando sentimos que nuestra autoestima se ha visto herida.

    Este ejercicio nos ayuda a empezar de nuevo, ser conscientes de nuestras emociones. Ganaremos fuerza con el gesto de mirarnos, conectándonos con nuestro yo interior y exterior.

    ¿Cómo se aplica esta técnica?

    Primero, permítase una hora de descanso y soledad. Vaya a un lugar tranquilo e íntimo, como el dormitorio. Para este ejercicio, necesitará un espejo lo suficientemente grande como para verse reflejado por completo.

    • Siéntese frente al espejo y concéntrese en sus ojos. Ahora pregúntese mentalmente "¿cómo me siento?".
    • Es normal que las emociones afloren ante una pregunta de este tipo. Si tiene ganas de llorar, deje que suceda libremente. Tome su tiempo.
    • Cuando se hayan desahogado, mirarse de nuevo, pero con cariño. Ponte en contacto contigo mismo, con compasión, ternura, aprobación. Dite a ti mismo que todo estará bien, que se deben tomar nuevas decisiones, cuida las nuevas perspectivas de vida y haz los cambios necesarios para sentirte mejor.

    Existen varias técnicas para el control emocional, te recomendamos que comiences por la más simple. Son una válvula de alivio y fáciles de realizar. Aplicados con compromiso, pueden ofrecer un bienestar profundo.

    • Davis Martha, Mckay Mathew. Técnicas de autocontrol emocional Madrid: Paidós

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información