Con las escuelas cerradas en la fase 2, ¿adónde irán los niños? Las soluciones

Con las escuelas cerradas en la fase 2, ¿adónde irán los niños? Las soluciones

La noticia lleva semanas flotando en el aire, aunque aún no ha sido oficializada por el ministro de Educación Azzolina: en la fase 2 del encierro previsto para el 4 de mayo de 2020, el reapertura de escuelas no es parte de la ecuación.

Cuando (porque ya no es un "se") Se anunciará el aplazamiento del regreso entre los pupitres, también sabremos si en septiembre la escuela italiana estará lista para recibir a millones de niños y jóvenes siguiendo los principios de seguridad, sentido común y distanciamiento social para evitar volver al punto de partida con el propagación de Covid-19. O quizás no lo sabremos hasta el último minuto, porque neto de la polémica, el Coronavirus nos ha enseñado que hacer planes con él por ahí no es tan sencillo.

Por un lado se habla de un resurgimiento de industrias y empresas necesarias para aligerar el peso de la crisis económica, por otro lado están madres y padres que son el corazón de esta recuperación. Y sus hijos, nuestros hijos, ¿qué pasa con esta imagen?

La respuesta es que por el momento no tienen lugar, o mejor dicho, lo tienen y está en casa con quién sabe quién al lado. Entre instituciones el silencio al respecto es ensordecedor y la voz de los padres todavía es demasiado débil, incluso la de los que han seguido trabajando todo el tiempo y ante el problema nos hemos encontrado mucho antes que los que han trabajo inteligente.

Índice()

    El número de trabajos en la fase 2

    Según un estudio de Yoopies, plataforma internacional para atender la demanda y oferta de servicios de cuidado infantil y familiar, durante el parto en aproximadamente el 87% de los hogares analizados al menos uno de los dos padres pudo quedarse en casa con los niños, mientras que en el 13% ambos casos continuaron funcionando fuera del hogar.

    A partir del 4 de mayo habrá dos grupos: una buena mitad (53%) estará formada por familias en las que ambos padres deberán volver al trabajo; El 47% tendrá mamá o papá trabajando de manera inteligente o sin poder trabajar.

    Las fases de la crisis de los niños, sin escuela y sin amigos

    Hay una parte de esta historia que duele y está en la cabeza de los niños. Quienes miran fotos y piensan "afuera" con un sentimiento que tal vez ni siquiera pueden describir con palabras. Que sueñan con abuelos, tíos y amigos como si fueran cosas de otro planeta. Y que ven a mamá y papá en casa (en el mejor de los escenarios) luchando entre una computadora, el teléfono y la educación en línea para intentar llegar a fin de mes sin crisis.

    Y la pregunta es aún más delicada si piensas en niños con autismo que no fueron considerados en el primer decreto de encierro, el más restrictivo, y que con el apoyo de los padres y con mucho sentido común enfrentaron al mundo exterior con un cinta azul en el brazo, para señalar su presencia al mundo.

    A esta imagen se le suma la otra cara de la historia: sin saber con quién dejar a los niños, con abuelos fuera de servicio porque corren el riesgo de ser protegidos y bonificación bebé cuidador que básicamente hace poca diferencia a largo plazo, nos dirigiremos hacia despedida del lugar de trabajo de al menos uno de los dos padres, presumiblemente el madre: punto final.

    El Comité Educhiamo, nacido en marzo de 2020, ha dado a conocer que miles de guarderías y estructuras privadas en Italia (a menudo una elección obligatoria para muchos padres) corren el riesgo de no sobrevivir al Covid-19: por lo tanto, incluso encontrando una solución para reabrirlas centrándose en seguridad, el mayor riesgo es ni siquiera tener un jardín de infancia local al que llevar a los niños.

    ¿Quién ha pensado en ellos en los distintos decretos de estos dos últimos meses? Si incluso los adultos luchamos por mantener los nuestros juntos Bienestar mental sin sociabilidad, trabajo fluctuante e incertidumbres en materia de salud, ¿cómo subirán los niños, partiendo de los grupos más débiles (0-6 años)?

    ¿Quién piensa en los niños?

    Ver esta publicación en Instagram

    # NO DESCUBRAMOS Después de más de un mes desde el inicio del cierre, NO ESTAMOS en los pensamientos del gobierno. La ministra de Igualdad de Oportunidades y Políticas para la Familia Elena Bonetti lanza hoy una entrevista sobre lo que se está haciendo y PENSANDO implementarlo. Víctimas de un síndrome de abandono que desarrollamos en 6 semanas, sentimos la necesidad de hacerle algunas preguntas al gobierno y pedir aclaraciones al respecto de cara al 3 de mayo: ⁃ Ante la inminente reapertura de empresas, cuando se iniciarán las convocatorias de proyectos educativos involucrando temas del tercer sector como asociaciones voluntarias, cooperativas sociales, que ya se mencionaron en noviembre en la prepandémica, anunciada a partir de enero y que imaginamos ahora declinada para la emergencia? ⁃ Como forma de apoyo a las familias en la función educativa, se propone un subsidio universal mensual para cada hijo mencionado en febrero en la Ley de familia en función de los ingresos y la prórroga por otros 15 días de la licencia parental extraordinaria. En un país donde los datos de Istat, en condiciones que no son de emergencia, muestran que el 31,5% de las mujeres desempleadas no buscan trabajo por motivos relacionados con la maternidad y el cuidado de los hijos, y el 28% de las madres actualmente desempleadas han dejado sus trabajos. por las mismas razones durante los últimos siete años, ¿cómo planea proteger y apoyar la accesibilidad al trabajo de las mujeres en esta coyuntura? ⁃ Istat informa que el 40% de los niños italianos viven en hogares superpoblados e inadecuados. ¿Cuál es el calendario de las convocatorias de proyectos que redefinen los espacios para la infancia, conjugando libertad y distanciamiento social? ¿Qué tiempos y modalidades de implementación da el grupo constituido en el Observatorio de la infancia y la adolescencia para gestionar el retorno a una "normalidad diferente", que tenga en cuenta el síndrome de shock postraumático que los niños sufren y van a sufrir? Somos los guardianes de nuestros hijos. Queremos estar ahí y queremos estar ahí ahora. Pero NO ESTAMOS ALLÍ. Lanzamos la campaña #noncisiamo. Haga clic en el enlace en la biografía. @giuseppeconte_official @luciaazzolina @ ministero.pariopportunitaefam

    Una publicación compartida por Mammadimerda (@mammadimerda) en:

    Francesca Fiore y Sarah Malnerich son las dos fundadoras de Turín de la comunidad @mammadimerda que lanzaron la campaña en los últimos días. #No somos: más que un hashtag, es un flujo continuo de preguntas de madres y padres a las instituciones. El más apremiante (y pesado) que han planteado está relacionado con la tasa de desempleo femenino que corre el riesgo de alcanzar picos increíbles en la recuperación sin escuela.

    En un país donde los datos de Istat, en condiciones que no son de emergencia, revelan que el 31,5% de las mujeres desempleadas no buscan trabajo por motivos relacionados con la maternidad y el cuidado de los hijos, y el 28% de las madres actualmente desempleadas han dejado sus trabajos. por las mismas razones durante los últimos siete años, ¿cómo planea proteger y apoyar la accesibilidad al trabajo de las mujeres en esta coyuntura?

    El Ayuntamiento de Milán, con el empujón del alcalde Beppe Sala, está considerando algunos Escuela de Verano para que los niños y adolescentes puedan pasar un verano lo más parecido posible a los habituales, al menos en ligereza. Y lo hace también considerando el hecho de que millones de personas, en estos días, estan pasando sus vacaciones ordinario para conocer empresas y presumiblemente ya no tendrán días disponibles en julio y agosto (incluso sin ir a la playa: solo para descansar).

    El modelo de Milán prevé el fortalecimiento de oratorios y piscinas para permitir que los niños se desahoguen con el deporte y también podría ser un formato que se pueda replicar en las distintas regiones si no encuentra el obstáculo de normas de seguridad anti-Covid 19 que no se llevan bien con la promiscuidad de gimnasios, piscinas y similares. Una vez más, ¿dónde ponemos a los niños si la recuperación requiere que los adultos vuelvan a la normalidad, pero no hay condiciones para que ellos también lo hagan?

    El estudio de Yoopies ha destacado que las soluciones que los padres tienen ante sí todavía son confusas: en primer lugar hay niñera fissa, mientras que en segundo lugar habrá amigos y parientes ayudar. Un buen 20% todavía no sabe qué hacer. Los entrevistados proceden de las situaciones más dispares, imposibles de ignorar: desde madres solteras hasta padres de niños con discapacidad o autismo.

    No poder cuidar niños todo el tiempo y ser madre soltera, no sé cómo organizarme.

    La única posibilidad es que mi madre, mi madre, negocie una licencia no remunerada con mi empresa.

    Realmente no sabemos a quién dejar a los niños, eso es un problema.

    Por no hablar de esos niños que no tienen padres que hacen preguntas, se preocupan y buscan soluciones: si entras en especificidades entonces es una historia completamente diferente. Para dar voz a "niños invisibles"- 450 mil menores dependientes de los servicios sociales italianos, de los cuales 91 mil separados de sus familias de origen por maltrato - elAsociación facilitadora ha lanzado una petición en Change.org pidiendo a las instituciones un grupo de trabajo para proteger a estos niños en los que nadie piensa.

    Family Bonus y Famili Act: ¿dónde estamos?

    Hay otro ministerio trabajando para hacer propuestas, el de Igualdad de oportunidades y familia del ministro Elena Bonetti. Ella y su equipo están trabajando para dar voz a los niños en múltiples niveles, comenzando por el nivel económico de las madres y los padres.

    Su propuesta lleva sobre la mesa desde febrero de 2020 y se llama Ley de Familia: un plan que de alguna manera debe superar los obstáculos de Niñera extra (600 euros por única vez) e licencia parental extraordinaria 15 días previstos por el Decreto italiano de cuidados. Su objetivo es que los pequeños créditos basados ​​en los tramos de ingresos se distribuyan mensualmente, desde abril hasta el próximo diciembre (de 160 a 80 euros). Con los cambios del 4 de mayo y la apertura de la fase 2, ¿realmente funcionará este nuevo modo?

    La investigación de Yoopies también reveló la amarga verdad: la bonificación de 600 euros actualmente disponible para las familias no puede ser suficiente si la solución es contratar una niñera que se quede con los niños de forma permanente. Para los padres entrevistados por la plataforma:

    El Bono no cubre ni siquiera una cuarta parte de los gastos en los que se incurrirá por dos niños mantenidos 8 horas por una niñera durante 5 días a la semana durante los próximos 5 meses.

    El problema es que todavía no hay ningún interruptor capaz de apagar el virus nada más salir de casa y que la emergencia sanitaria corre el riesgo de continuar durante mucho tiempo, hasta diciembre (si queremos ser optimistas). 600 euros repartidos en más de seis meses no cubren el trabajo ni siquiera de la niñera más barata, como señalaron los encuestados, y mucho menos una que tiene que sustituir a los servicios de educación infantil (para subir).

    Es una emergencia de marzo a septiembre. 600 euros cubren solo un mes y el bono de niñera no es acumulables con 15 días de licencia parental extraordinaria, que sin embargo son muy pocos.

    Los niños no son un problema para unos pocos, son la comunidad del futuro

    Todas estas son medidas que ayudan de inmediato, pero no pienses en estabilidad. Y no pretenden resolver el problema de las familias que antes una niñera no podía pagar, y mucho menos ahora (y mucho menos hacerlo con 600 euros). Lo "mejor de nada" de los primeros días después del decreto, el alivio inmediato de poder llevar el almuerzo y la cena a la mesa o pagar las facturas ha sido reemplazado por el pensamiento constante de cómo manejar a los niños en la etapa 2, ante una recuperación que es obligatoria pero que de momento no tiene perspectivas.

    Sin escuelas, sin guarderías, sin guarderías y con el deseo de empezar de nuevo mezclado con el miedo a no llegar a fin de mes, el peso de esta niebla que envuelve a los niños probablemente caerá sobre madres que pedirá una reducción de la jornada laboral o se rendirá por la fuerza de las circunstancias. O sobre los padres, si, como es correcto, el peso de los hijos se distribuye por igual.

    En esta situación no hay quien gane ni quien pierda, pero en el medio hay niños y jóvenes que, sin una falsa retórica, no tienen herramientas a las que agarrarse para retomar la vida donde la dejaron. En un banco, con una mochila al hombro.

    Artículo original publicado el 21 de abril de 2020

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información