"Clara y las vidas imaginarias" de una abuela real que creció en tiempos del fascismo

"Clara y las vidas imaginarias" de una abuela real que creció en tiempos del fascismo

En el cine, la abuela del director Giulia Casagrande olvid√≥ todo lo que le faltaba; so√Īaba con ser una de las tantas mujeres interpretadas por Alida Valli, se escapaba de una familia sin figura paterna, volaba lejos de la Senigallia de los a√Īos fascistas. Ahora, con m√°s de 80 a√Īos y padeciendo una enfermedad que le est√° quitando la memoria, es la protagonista de Clara y vidas imaginarias, documental dirigido por su sobrina que, tras haber participado en una serie de festivales en Italia y Europa, compite en la secci√≥n #FrameItalia del Festival de Cine Mira en Otro Lugar, de los cuales Cosas para mujeres es uno de los socios de los medios.

El evento, programado en Mil√°n y retransmitido en la plataforma MyMovies del 23 al 31 de octubre de 2020, trata desde hace 27 a√Īos cuestiones relacionadas con el mundo de las mujeres, consideradas tanto en relaci√≥n con su contexto cultural, pol√≠tico y social espec√≠fico, como desde una perspectiva multicultural y global. El tema rector de la edici√≥n 2020 es El futuro sostenible: mujer, medio ambiente y derechos humanos. El festival tambi√©n presta especial atenci√≥n a los cines emergentes y a las directoras j√≥venes.

Qué joven es Giulia Casagrande que, después de participar en elTaller de redacción documental de Fèmis 2013 (Escuela Nacional de Cine de París) con la primera versión del proyecto - participó en la Jornadas profesionales de Retours vers le Future of Chateauroux, festival francés dedicado al cine que utiliza imágenes de archivo.

"A partir de fotograf√≠as antiguas y pel√≠culas de √©poca, la pel√≠cula reconstruye los hechos de Clara, mi abuela, en Senigallia en los a√Īos treinta. A medida que su memoria se vuelve cada vez m√°s fr√°gil, trato de reconstruir su infancia y juventud en la Italia fascista. Me pregunto qu√© significa ser mujer en una √©poca en la que las im√°genes cinematogr√°ficas y las im√°genes propagand√≠sticas participan en la construcci√≥n de la identidad de toda una generaci√≥n.‚ÄĚ, Explic√≥ la propia directora.

En detalle, Clara y vidas imaginarias est√° programado para el lunes 26 de octubre a las 17.30 horas
En este enlace puede adquirir la acreditación y ver la película: a través de la plataforma Mymovies

Muchos habr√°n tenido una abuela que, a medida que fueron creciendo, fue m√°s f√°cil recordar el pasado que el presente; muchos la han escuchado contar con √©nfasis de s√°bados fascistas y ejercicios gimn√°sticos, de un Duce que "parec√≠a un actor de cine‚ÄĚY encuentros de j√≥venes futbolistas de mesa y peque√Īos italianos. Mujeres j√≥venes durante los veinte a√Īos de Mussolini que, alej√°ndose hoy de la ideolog√≠a fascista, no esconden una nostalgia por esos a√Īos: los a√Īos de la juventud.

Parece que importa poco, después de todo, que el científico Nicola Pende escribio eso "el que no quiere y no sabe ser madre no es mujer“Que gran parte de la cultura patriarcal es difícil de socavar, precisamente en ese período encontró los pilares más nefastos, que todavía hoy quieren la razón de ser de lo femenino en la conservación de la especie.

De esos a√Īos queda el recuerdo de rostros frescos y cabellos rizados con tenedores, los primeros ba√Īos en el mar y una melod√≠a aprendida en el cine, so√Īando con una vida que no era la suya.

Una imagen de Clara y sus vidas imaginarias (Cortesía de la Oficina de Prensa)
√ćndice()

    Tarjeta de Clara y vidas imaginarias

    Giulia Casagrande narra la infancia y juventud de su abuela, Clara Tonelli, a partir de una fotograf√≠a, tomada por el fot√≥grafo Amleto Leopoldi (padre del m√°s famoso Edmondo) hacia 1938. Retrata a la abuela todav√≠a ni√Īa frente a la Casa del Balilla en Senigallia y es una foto destinada a convertirse en postal tur√≠stica de la ciudad durante el fascismo. Por otro lado, la toma realizada en el Estudio Cingolani, que representa a una joven Clara que se parece a las actrices de la √©poca, es de 1947.

    Las imágenes representan "dos formas completamente diferentes de representar al ser humano“, En palabras del director: ambos han construido la identidad de una generación.

    El documental, de 45 minutos de duración, utiliza la edición de Enrica Gatto y la fotografía de Antonio Demma.

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información