Carolina Morace, la dama del fĂștbol y el teorema de la Italia machista

Carolina Morace, la dama del fĂștbol y el teorema de la Italia machista

Con lo que sueña una chica hoy jugar fĂștbol, afortunadamente, ya no es noticia (o casi), sobre todo porque, incluso en nuestro paĂ­s, la gran hazaña del blues de Milena Bertolini que alcanzĂł los cuartos de final del Mundial de Francia 2019 ha puesto el foco en la versiĂłn femenina del deporte nacional-popular para excelencia.

Pero intente pensar en cuando, en 1978, una hermosa niña de largos rizos castaños salió al campo por primera vez con la camiseta de la selección nacional, en un partido contra Yugoslavia: ese mismo año en Italia se aprobó la ley 194. aborto, la ley de familia se había reformado apenas tres años antes y todavía existía el asesinato por honor, por así decirlo.

Por lo tanto, puede hacerse una idea de cĂłmo se tomaba el fĂștbol femenino en ese momento y, de hecho, algunas de esas ideas estereotipadas nunca han desaparecido por completo, dada la lucha que aĂșn hoy mantienen las futbolistas para eliminar el gĂ©nero. brecha salarial en comparaciĂłn con los colegas masculinos y, sobre todo, debe ser considerado profesionales en todos los aspectos (Por el momento, solo se ha aprobado una enmienda de la senadora Nannicini para las desgravaciones en las contribuciones sociales y de seguridad social de los clubes deportivos femeninos para las prĂłximas tres temporadas, a partir de 2020).

Pero las risitas sarcĂĄsticas y los comentarios de quienes decĂ­an que el fĂștbol no es "cosa de mujeres" Carolina Morace Siempre se ha preocupado por ello, y tras una brillante carrera como futbolista, con un palmarĂšs verdaderamente envidiable, el jugador italiano mĂĄs famoso de todos los tiempos decidiĂł sentarse en el banquillo a entrenar, consiguiendo ademĂĄs la - imposible - hazaña de ser encomendado por un equipo. masculino: Viterbese de Luciano Gaucci, en el campeonato de la Serie C de 1999.

AquĂ­ me siento mĂĄs respetada y respetada - dijo en una entrevista en 2016, cuando la llamaron para ocupar el banquillo en Trinidad y Tobago - Cuando lleguĂ© parecĂ­a que Mourinho habĂ­a aterrizado. Ya no tengo ganas de volver a un entorno en el que luchas solo sin nadie que te apoye. En Italia, un aspecto me molesta mucho: un entrenador que gana es reconocido y una mujer no. Yo soy el ejemplo. Con CanadĂĄ ganĂ© lo que equivale al Campeonato de Europa pero cuando decimos: quiĂ©nes son los entrenadores que han ganado en el extranjero, mi nombre nunca sale. Y ese año vencimos a Estados Unidos, el equipo nĂșmero uno del mundo.

CanadĂĄ, entrenado por una plantilla totalmente italiana y que segĂșn un estudio de la FIFA resultĂł ser el equipo mejor entrenado donde los jugadores expresaron la mayor velocidad en varias categorĂ­as, no se menciona en absoluto. Hice mucho como jugador y como entrenador y si hubiera sido un hombre, al menos, incluso sin un banco hoy al menos serĂ­a un comentarista de Sky.

En realidad, luego de esa experiencia Carolina regresĂł a Italia, como entrenadora del MilĂĄn femenino reciĂ©n nacido --la experiencia terminĂł el 13 de mayo de 2019-- pero sin duda su pensamiento sobre el tipo de acogida que nuestro paĂ­s reserva para quienes han sido un monumento al fĂștbol en comparaciĂłn con el extranjero es claro y sigue siendo vĂĄlido.

Como se mencionĂł, despuĂ©s de todo, solo gracias a la gran aventura de los azules en el campeonato mundial de Francia en 2019, el fĂștbol femenino comenzĂł a emocionar a los espectadores, a pesar de que el campeonato se juega regularmente durante años; y todavĂ­a hay muchos ejemplos, lamentablemente, que nos hacen entender lo lejos que estamos de considerar las dos versiones de este deporte en un nivel igual.

Los insultos sexistas reservados a las ĂĄrbitras, las bromas -siempre de carĂĄcter sexual, por supuesto- reservadas a las jugadoras incluso en el Ășltimo Mundial son la prueba mĂĄs clara de que todavĂ­a hay voluntad, en general, de querer de alguna manera. Deslegitimar y mortificar el fĂștbol femenino, considerĂĄndolo sĂłlo un "borrador" de la versiĂłn masculina.

AdemĂĄs de las dificultades objetivas que aĂșn encuentran las niñas que quieren acercarse al fĂștbol desde la infancia, la escasez de escuelas de fĂștbol que admitan niñas y la tendencia, por preponderante que sea, incluso allĂ­ donde existen, a querer dividir entre las mujeres, quienes practicarĂĄn este deporte. "Como hobby", y los hombres, en cambio, se lanzaron hacia la profesionalidad.

Todo todavĂ­a nos hace pensar que hay un camino largo y tortuoso que recorrer para despejar la brecha, mental ante todo; y que realmente necesitamos a Caroline Moraces.

Explore la galerĂ­a para obtener mĂĄs informaciĂłn sobre Carolina.

Carolina Morace, la dama del fĂștbol y el teorema de la Italia machista

Fuente: web

Deja una respuesta

Tu direcciĂłn de correo electrĂłnico no serĂĄ publicada. Los campos obligatorios estĂĄn marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. MĂĄs InformaciĂłn