Carlotta Vagnoli y el cuerpo de la mujer: "Puedo ense√Īar el culo y ser feminista"

Carlotta Vagnoli y el cuerpo de la mujer: "Puedo ense√Īar el culo y ser feminista"

Yo conoci" Carlotta Vagnoli, Activista, autora y columnista de sexo, siguiendo en Instagram a Irene Facheris (cimdrp en las redes sociales), activista, entrenadora y presidenta de Bossy, quien nos llev√≥ por √ļltima vez la columna Sobre g√©nero (s) - Aqu√≠ hablamos de igualdad.

Como demostraci√≥n de que no basta con rechazar el machismo, sino que realmente hay que erradicarlo desde adentro, tanto est√° enraizado en nosotros y en nuestra cultura (incluso cuando pensamos en combatirlo), la primera vez que termin√© en el perfil de Carlotta Vagnoli, me pregunt√©: ‚Äú¬ŅPero qu√© tiene ella que ver con el feminismo?
¬ŅC√≥mo puede alguien decir y ser considerada una feminista y activista que se toma selfies con ropa interior de l√°tex y poses sexys que sin duda son tan agradables a la mirada masculina, adem√°s de machista machista? ‚ÄĚ.

¬ŅLo tengo? No conoc√≠a a Carlotta Vagnoli, no sab√≠a nada de su historia y su compromiso, nada, pero en mi cabeza ya la hab√≠a etiquetado involuntariamente como una especie de "sirvienta del patriarcado".
Aquí hay un ejemplo perfecto de cómo funciona el machismo incluso cuando pensamos que no somos una víctima, en forma de perjudicar, actuando también a través de quienes son o se creen feministas en detrimento de toda mujer que no se adhiera a modelos de comportamiento y representación considerados aceptables por nuestra educación (¡chauvinista, no hace falta decirlo!).

De hecho, seg√ļn Vagnoli, ella "Hija del patriarcado" mi "Bulletta misogina" (¬°sus palabras!) realmente lo era, pero antes.
Antes de conocer el pensamiento feminista, a pesar de seguir una historial de abuso y violencia de género lo que la llevó a acudir a centros anti-violencia y, desde allí, a asociaciones y colectivos feministas.

Hoy Vagnoli que el cuerpo de la mujer lo liberó: el suyo y el concepto de cuerpo de mujer en general, que históricamente ha sido y sigue siendo un campo de batalla al que se enfurecen hombres, instituciones, religiones e incluso otras mujeres, para mortificarlo, culparlo, poseerlo, humillarlo y, sobre todo, revisalo.

Lo que elige Carlotta Vagnoli en sus canales sociales (uso este verbo no por casualidad) para hacer con y de su cuerpo es algo privado que se convierte, conscientemente, en un acto político.
Porque lo personal es político, como nos han transmitido los feminismos del pasado.
Porque el cuerpo de la mujer, a pesar de las luchas del pasado, nunca ha sido realmente liberado: queda mucho por hacer e incluso los derechos que parecen adquiridos deben ser defendidos porque cada vez es más evidente que nos los pueden quitar en cualquier momento (y más fuerzas están trabajando para este propósito).

¬ŅDe qu√© sirve, entonces, contar la an√©cdota de la superficialidad del escritor al evaluar a otra mujer, a la que luego le ped√≠ que tomara voz en esta entrevista?
Porque si lo personal es político, también es una necesidad política darse cuenta de la frecuencia con la que nuestro personal, incluso como feministas, queda impregnado de la educación de siglos de patriarcado.

Tenemos que vigilarnos, cuestionarnos, formando hermandades capaces de trastornar la educación recibida y aprender a ir más allá de la modestia que hemos tomado de una cultura orientada a considerar la nuestro cuerpo de mujer como sucio, escabroso, pecador y degradante.
Nunca lo fue. Sin embargo, saberlo no nos impide, en ocasiones, volver a intentarlo verg√ľenza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información