Antigua leyenda zen del estanque

Antigua leyenda zen del estanque

Antigua leyenda zen del estanque

"El estanque" es una antigua leyenda zen que nos habla de un jardín encantado donde todos los vicios y virtudes conviven en casi total armonía. Sin embargo, la ira y la tristeza crean una atmósfera pesada.

La antigua leyenda zen del estanque nos dice que hab√≠a un reino encantado en el que nunca hab√≠a estado ning√ļn ser humano. Todos los vicios y virtudes vividos en relativa armon√≠a. A todo el mundo le gustaba jugar en un gran jard√≠n, que siempre estaba lleno de luz y de aromas embriagadores y misteriosos. A veces los vicios y las virtudes se hablaron durante mucho tiempo, e incluso cuando no estaban de acuerdo nunca hubo conflictos.

Esta antigua leyenda zen nos cuenta que había dos habitantes del jardín con los que era difícil lidiar: la ira y la tristeza. Ambos tenían muchos amigos. La ira corría de un lugar a otro con envidia, resentimiento y celos. La tristeza, por su parte, no era tan sociable, pero compartía su tiempo con pereza, conformidad y desconfianza.

Tanto la ira como la tristeza eran extremadamente sensibles. Les costaba tolerar el sol, la lluvia, de día o de noche. Además, también eran extremadamente sensibles. Apenas se podía hablar con ellos.

En presencia de algo que no les gustaba, empezaron a crecer, crecer y crecer. A veces no dejaban lugar para nadie más. Por eso los demás habitantes del estanque los trataron con extrema precaución y prefirieron no pasar mucho tiempo con ellos.

La tristeza es un muro entre dos jardines.

-Khalil Gibran-

√ćndice()

    La antigua leyenda y competencia Zen

    La ira y la tristeza solían vagar por los mismos lugares. Ambos amaban los pantanos y los bosques prístinos. Por casualidad, una tarde decidieron dar un paseo cerca de un maravilloso estanque cristalino en el jardín.

    Comenzaron a hablar y, perezosamente, La tristeza le dijo a la ira que había escuchado rumores de un tesoro escondido en el estanque. La ilusión juró que allí estaba enterrado y que su valor era incalculable. Evidentemente, el pesimismo no lo creía.

    La ira, que siempre reaccionaba sin pensar, desafiaba la tristeza. √Čl le dijo que ella tambi√©n hab√≠a escuchado historias similares y le ofreci√≥ un concurso para hacerlo m√°s interesante. Tuvieron que elegir al azar una parte de la tierra en la que buscar; quien encontrara el tesoro se lo quedar√≠a. Tristeza pens√≥ que podr√≠a perder, pero acepto el desaf√≠o de todos modos. Tambi√©n pens√≥ que si encontraba el tesoro se sentir√≠a menos triste.

    Los dos dividieron la tierra y comenzaron a cavar. La ira actuó como si el mundo estuviera a punto de acabarse, cavó con tanta energía que en menos de tres horas ya había completado su pedazo de tierra. Estaba furiosa al pensar que el tesoro podría encontrarse en la tierra que forma parte de la tristeza.

    Esta antigua leyenda zen nos dice que la tristeza se tomó su tiempo. Cavaba unos minutos, luego pensaba y suspiraba. Terminó después de una semana, mientras la ira la veía lista para explotar. Ninguno encontró el tesoro.

    Moral de Lo Pond

    Esta antigua leyenda Zen nos dice que tanto la ira como la tristeza se dieron cuenta de que hab√≠an sido enga√Īados. Despu√©s de mover tanto la tierra se llenaron de barro hasta las orejas, y todo esto les sirvi√≥ para nada. En este punto, como estaban cerca del estanque cristalino, pensaron en darse un ba√Īo en sus aguas.

    La ira lleg√≥ a las orillas del estanque y se quit√≥ la ropa. Muy enojada se arroj√≥ al estanque cuyas aguas se volvieron turbias en pocos minutos por la cantidad de barro que lo cubr√≠a. La tristeza, como su costumbre, la pens√≥ un rato antes de ba√Īarse. Luego se acerc√≥ pensando en lo clara que estaba el agua hasta un momento antes.

    Seguramente la situación habría empeorado si hubiera saltado. Este pensamiento la hizo llorar por un rato. Sin embargo, sabiendo que no tenía otra opción, ella también se quitó la ropa y se arrojó a las aguas del estanque.

    Seg√ļn esta antigua leyenda zen, la ira se precipit√≥ hacia las aguas del estanque, salpicando agua de izquierda a derecha. La tristeza, mientras tanto, se hab√≠a quedado en un rinc√≥n. No le gustaba moverse y pens√≥ que las salpicaduras de agua de su ira eran suficientes para limpiar el barro.

    En realidad, el agua estaba completamente turbia. El líquido sucio terminó en los ojos de la ira que irrumpieron en el estanque para ponerse la ropa. Sin embargo, como no podía ver bien, se puso por error la ropa de la tristeza.

    Cómo termina la leyenda ...

    Cuando la tristeza salió del estanque, encontró la ropa de la ira y se la puso. Después de todo, a ella no le importaba. Desde entonces, la ira se ha puesto la ropa de la tristeza y la tristeza de la ira.

    Los juglares del lugar dijeron que ninguno de ellos había notado la diferente talla de la ropa que vestían, porque la ira es solo un disfraz de tristeza y la tristeza de la ira.

    • TV, JP, Wiki, PZ y Zen, P. Psicoterapia Zen.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información