Amish, "Una cultura de incesto, violación y abuso": Informe anual de investigaciones

Amish, "Una cultura de incesto, violación y abuso": Informe anual de investigaciones

Ser - estar amish significa adherirse a un conjunto de reglas. Los imaginamos con sombreros y gorras, en lugares donde la tecnología (o incluso la electricidad) no existe, donde no hay coches sino que se utilizan caballos y donde los botones han sustituido firmemente a las cremalleras.

En 2017, los Amish sumaban 318,400, en su mayor√≠a divididos entre Estados Unidos, Canad√° y Suiza. En 2020 hab√≠a 342.000 solo en Am√©rica del Norte, en √°reas rurales de Pensilvania, Ohio, Indiana, Kentucky, Nueva York, Michigan y Wisconsin. Son muy prol√≠ficos (tambi√©n porque no hay control de la natalidad) y, por tanto, su n√ļmero crece r√°pidamente.

En realidad, el tema de la tecnolog√≠a ni siquiera es del todo cierto: aunque los Amish rechazan todo lo que pueda comunicarse f√°cil y r√°pidamente con el mundo exterior (tel√©fonos inteligentes, computadoras, autom√≥viles), pueden usar la tecnolog√≠a en el lugar de trabajo, desde tel√©fonos inteligentes hasta pos, y puede hacer que otras personas lo acompa√Īen en autom√≥vil o tomar un taxi. Entonces, lo que creemos saber sobre estas comunidades no siempre es cierto.

Sin embargo, también hay un lado oscuro en la simple existencia de los Amish: Cosmopolitan Uk ha llevado a cabo una larga investigación para desenmascarar el abuso sexual de menores que han ocurrido en muchas familias.

√ćndice()

    Las historias de abuso entre los amish

    La investigaci√≥n comienza con la historia de Sadie (es un nombre elegante, como los otros en esta investigaci√≥n, para proteger a los sobrevivientes de la violencia). Sadie tiene ahora 32 a√Īos, vive en un estado no especificado en el Medio Oeste, EE. UU., Y est√° tratando de recuperarse psicoterapia individual y pareja (junto con el marido).

    Sadie fue violada por primera vez a los 9 a√Īos por uno de sus hermanos, luego a los 12 por su padre Abner (con la excusa de darle la vuelta al √ļtero para hacerla f√©rtil) y luego varias veces a la semana por sus hermanos en grupo. a partir de los 14 a√Īos. Tambi√©n a los 14 a√Īos la arrinconaron y la violaron en el fregadero: tuvo una profusa p√©rdida de sangre y solo mucho despu√©s descubri√≥ que hab√≠a tenido aborto espont√°neo.

    La investigación encontró 52 casos de mujeres amish que, dentro de su comunidad, fueron sometidas a violaciones sistemáticas. Entre estos hay Lizzie Hershberger, que lanzó Voces de esperanza con otra mujer que era parte de la comunidad Amish, Dena Schrock: Sadie también se volvió hacia ellos y ella y Lizzie se hicieron amigas.

    Esta √ļltima, a los 14 a√Īos, se fue a trabajar como sirvienta en una casa: la cabeza de familia, Chriss Stutzman, De 27 a√Īos en ese momento, comenz√≥ a violarla en el establo y en el concierto desde el d√≠a en que lleg√≥, y ha continuado haci√©ndolo 25 veces en cinco meses. En 2001, en la corte, el hombre se declar√≥ culpable de conducta sexual criminal tercer grado, obteniendo solo 45 d√≠as de prisi√≥n y 10 a√Īos de libertad condicional.

    En mi informe, escribi√≥ la autora de la investigaci√≥n Sarah McClure, identifiqu√© 52 casos oficiales de violencia sexual contra menores amish en siete estados durante las √ļltimas dos d√©cadas. Es escalofriante, este n√ļmero no captura la imagen completa. Pr√°cticamente todas las v√≠ctimas amish con las que habl√©, en su mayor√≠a mujeres pero tambi√©n varios hombres, me dijeron que sus familiares o l√≠deres de la iglesia las disuadieron de denunciar el abuso a la polic√≠a o las condicionaron a no buscar ayuda externa ( como dijo Sadie, sab√≠a que simplemente "se burlar√≠an de ella o la culpar√≠an"). Algunas v√≠ctimas dijeron que fueron intimidadas y amenazadas con la excomuni√≥n.

    Obst√°culos para informar

    Amish
    Fuente: PIxabay

    No es f√°cil denunciar una agresi√≥n sexual si eres una mujer Amish. En primer lugar, las v√≠ctimas no reciben ning√ļn tipo de educaci√≥n sexual, por lo que es t√©cnicamente muy dif√≠cil para ellos decir lo que se ha hecho, porque las mujeres ni siquiera conocen las partes de su propio cuerpo.

    Luego está el nudo de justicia en la comunidad Amish. Porque en cada comunidad hay una justicia que sigue las reglas que la misma comunidad se ha dado a sí misma y los Amish no hacen ninguna diferencia. Por lo general, cuando surgen abusos familiares, como los sufridos por Sadie, el perpetrador es rechazado durante 6 semanas (no puede sentarse a la mesa con otros, por ejemplo, y sufre ostracismo y marginación), pero luego confiesa en la iglesia y todo el la comunidad está obligada a perdonar.

    Esto es lo que le sucedió a Abner, el padre de Sadie, después de que su secreto se filtrara entre familiares. También intervino servicios sociales, pero a las chicas de la casa (las hermanas de Sadie, también violadas repetidamente a lo largo del tiempo), se les había advertido que no hablaran.

    No había amor ni apoyo - explicó Sadie - No sentíamos que tuviéramos un lugar adonde ir a decir algo.

    Sin embargo, en general, es muy dif√≠cil para cualquier persona denunciar el acoso y el abuso, porque es una acci√≥n considerada no cristiana. Sin embargo, los Amish tambi√©n fueron influenciados por el movimiento #Yo tambi√©n y durante la √ļltima d√©cada, las quejas han aumentado lentamente.

    Que les pasa a las victimas

    Amish
    Fuente: PIxabay

    Sin embargo, la culpa no siempre se reconoce. O mejor dicho, la comunidad toma partido en contra de la víctima ya favor del culpable. Una de esas circunstancias le sucedió a Lizzie: su atacante en serie se declaró culpable y fue readmitido en la comunidad después de 6 semanas. Lizzie fue enviada a uno supuesto centro de salud mental.

    Otra sobreviviente de abuso, Esther, también relató una experiencia similar: durante 2 de las 5 semanas de su estadía en una instalación de este tipo, se vio obligada a contratar olanzapina, un fármaco antipsicótico que le provocaba alucinaciones y visión borrosa.

    Cuando una víctima habla - dijo Esther - es enviada a un centro y drogada para que se quede callada.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información