Agotamiento emocional: lo que arriesgan quienes intentan ser siempre fuertes para todos

Agotamiento emocional: lo que arriesgan quienes intentan ser siempre fuertes para todos

El agotamiento emocional es un estado psicosomático que se alcanza como consecuencia de un esfuerzo excesivo. En este caso estamos hablando de una asunción excesiva de conflictos, responsabilidades o estímulos emocionales o cognitivos.

El agotamiento emocional no llega de repente, sino que es un proceso que se incuba lentamente hasta que la persona colapsa. Esta ruptura sumerge al sujeto en un estado de parálisis, depresión profunda o enfermedad crónica.

Aunque el agotamiento emocional se experimenta como fatiga mental, suele ir acompañado de una enorme fatiga física. Cuando ocurre, se apodera de un sentimiento de pesadez, de incapacidad para continuar. Por tanto, caemos en una inercia de la que es difícil escapar.

Índice()

    Los orígenes del agotamiento emocional

    agotamiento
    Fuente: www.tizianacorteccioni.it

    Esta perturbación se produce porque hay un desequilibrio entre lo que das y lo que recibes. Quienes son víctimas de este mecanismo se entregan por completo al trabajo, en casa, en la relación de pareja o en cualquier otro sector.

    En general, esto ocurre en áreas donde existe una gran necesidad que, a su vez, parece requerir grandes sacrificios. Por ejemplo, un trabajo con alto riesgo de despido o una familia con problemas cuyos miembros requieren mucha atención. También ocurre cuando tenemos una pareja en conflicto o con serias dificultades.

    Los primeros síntomas del agotamiento emocional.

    Antes de que aparezca el agotamiento emocional real, como informa la revista en línea Día a día, hay algunos síntomas que lo anuncian. Son señales a las que, en principio, no damos mucha importancia. De hecho, si se lo dáramos, podríamos actuar a tiempo.

    Los síntomas iniciales del agotamiento emocional son:

    • fatiga fisica: la persona a menudo se siente fatigada. Desde que abre los ojos por las mañanas, está abrumada por todo lo que le espera durante el día.
    • Insomnio: una persona agotada emocionalmente no duerme bien. Piensa constantemente en sus problemas, lo que le dificulta conciliar el sueño.
    • Enfado: uno se enfada con frecuencia y pierde el autocontrol. La persona exhausta está de mal humor y es demasiado sensible a cualquier crítica o desaprobación.
    • Falta de motivación: quienes padecen este trastorno comienzan a actuar mecánicamente. Como si estuviera obligado a hacer lo que hace. No siente entusiasmo ni interés por sus actividades.
    • Desprendimiento afectivo: las emociones empiezan a ser cada vez más planas. Como si, en realidad, no se hubiera probado prácticamente nada.
    • Olvido: las cosas menores se olvidan fácilmente.
    • Dificultad para pensar: la persona se confunde fácilmente. Cada actividad genera una mayor pérdida de tiempo que antes.

    Cómo superar el agotamiento emocional

    agotamiento
    Fuente: www.medicall.it

    La mejor forma de salir del agotamiento emocional es, por supuesto, descansar. Necesita encontrar algo de tiempo libre para descansar y relajarse. Por ejemplo, las personas que se exigen demasiado pasan varios años sin irse de vacaciones. Esto no debe hacerse. Tarde o temprano esto solo causa fatiga y agotamiento. Sería una buena idea tomarse unos días para descansar.

    Otra solución es practicar la construcción de una actitud diferente hacia las tareas diarias. Cada día debe haber momentos para dedicar a compromisos y otros para descansar y realizar actividades que sean gratificantes. La perfección o la observancia deben dejarse de lado.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información