Aesha Mohammadzai: regreso a la vida después del dolor

Aesha Mohammadzai: regreso a la vida después del dolor

Esta es la historia de un renacimiento, de un final feliz ganado con los dientes apretados.

Esta es la historia de una dignidad reconstruida y una libertad que tiene olor a flores y aire fresco y el sonido de una m√ļsica dulce.
Sí, porque Aesha Mohammadzai, se convirtió en un símbolo de la lucha contra la violencia del régimen talibán contra las mujeres gracias a la portada que le dedica el New York Times, todo esto lo había perdido en un instante.
La joven, de hecho, fue capturada por su propia familia después de intentar escapar del techo marital y brutalmente desfigurada por su marido (una combatiente talibán a quien su padre le había prometido en matrimonio sin posibilidad de respuesta) quien literalmente le cortó la nariz y las orejas, dejándola en un charco de sangre y completamente desfigurada.
Afortunadamente, Aesha logró escapar de esta tortura sin precedentes confiando al principio en el "Fundación Grossman Burn" y, posteriormente, a la "Mujeres benéficas de Nueva York para mujeres afganas".
Después de tanto dolor, un rayo de luz: recientemente Aesha puede volver a mirarse en el espejo gracias a una cirugía reconstructiva que, además de darle los rasgos somáticos de los que estaba privada, ciertamente le ha devuelto la sonrisa.
Claro, los recuerdos son atroces y las palabras de la chica pronunciadas en CNN realmente te dan verg√ľenza. :
“Cuando me cortaron la nariz y las orejas, me desmayé. Era media noche, cuando abrí los ojos no podía ver nada por la sangre ".
Y si est√°s pensando que se trata de un episodio espor√°dico, fruto enfermizo de una cultura a a√Īos luz de la nuestra como los talibanes, te equivocas: los casos de violencia contra las mujeres han aumentado r√°pidamente en los √ļltimos a√Īos y no han escatimado en cultura, edad. , estatus social o etnia.
Por lo tanto, historias como esta atraen a TODAS las mujeres que, como Aesha, sufren a diario abusos, violencia y acoso de cualquier tipo. Para ti, un comunicado emitido por la joven:

‚ÄúQuiero decirles a todas las mujeres que sufren para ser fuertes. No te rindas y no pierdas la esperanza ‚ÄĚ.

Debemos rebelarnos contra la violencia.
Debemos entender, de una vez por todas, que las caricias REALES no provocan hematomas.

Artículo original publicado el 1 de marzo de 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información