Acantilado de cristal: tenemos que atravesar el techo de cristal, pero cuidado con el acantilado

Acantilado de cristal: tenemos que atravesar el techo de cristal, pero cuidado con el acantilado

En una sociedad todav√≠a fuertemente dominada por la l√≥gica lista de machi, pocas mujeres se encuentran ocupando puestos de liderazgo, especialmente en entornos, como el cient√≠fico, pol√≠tico o acad√©mico, que tradicionalmente son dominio exclusivo de los hombres. Aunque el n√ļmero de mujeres graduadas es m√°s alto que el de colegas masculinos, y tambi√©n lo es la nota promedio de graduaci√≥n, posiciones superiores de hecho, las empresas, los cuerpos pol√≠ticos y las instituciones siguen estando cubiertos principalmente por hombres.

La falta de cita rosa no es solo una cuesti√≥n num√©rica. Son los datos los que nos dicen que las competencias adquiridas por las mujeres a lo largo de los a√Īos deben darnos una imagen de sociedad diferente a la que nos encontramos viviendo: meritocr√°tica, equitativa y menos v√≠ctima de cultura patriarcal. Sin embargo, incluso hoy, el llamado techo de cristal representa una realidad concreta, casi imposible de derribar.

Es precisamente en este escenario donde el fenómeno de acantilado de cristal, o "acantilado de cristal", una práctica que vuelve a perjudicar a las mujeres, y más en general a las minorías, que son promovidas a puestos directivos con el objetivo principal de gestionar situaciones difíciles o con alto riesgo de fracaso. Veamos en concreto qué es, ejemplos de la historia pasada y más reciente y cuáles son las formas de contrarrestar su propagación.

√ćndice()

    ¬ŅQu√© es el efecto acantilado de cristal?

    El t√©rmino acantilado de cristal, traducido como "acantilado de cristal", fue acu√Īado en 2004 por Michelle Ryan mi Alex Haslam, profesores de la Universidad de Exeter, Inglaterra y, como se mencion√≥, alude a la pr√°ctica de designar a una mujer al frente de una empresa o instituci√≥n en un momento de especial dificultad y alto riesgo, enmascarando esto como un gesto antidiscriminatorio y de inclusi√≥n.

    Solo aparentemente, por lo tanto, este hábito rompería el famoso techo de cristal: en intenciones reales, el acantilado de cristal es otro subproducto, o una manifestación más, del cultura machista que concibe lo femenino subordinado al hombre y por tanto más prescindible que él.

    El neologismo creado por los dos académicos poco después de la publicación de un artículo en Veces, que ocurrió en noviembre de 2003, en el que se creía que muchas empresas estaban fracasando porque tenían cómo líder De mujer.

    Los dos eruditos por lo que investigan y descubren que la situación esconde una motivación muy concreta: las mujeres en muchos de los casos analizados fueron llamadas a ocupar un puesto de liderazgo, una vez que las empresas se encontraban en una situación de fuerte crisis. Estas son las palabras, informadas por Business Insider, con las que Michelle Ryan explica el concepto:

    Si las mujeres son nominadas en tiempos de crisis, no es que las mujeres no puedan conducir, pero conducir en tiempos de crisis es más difícil y más precario que conducir cuando todo va bien.

    Pero, ¬Ņpor qu√© este fen√≥meno? Tambi√©n de las palabras del erudito se desprende que una raz√≥n podr√≠a estar en la creencia de ex l√≠der varones seg√ļn el cual las mujeres, y las minor√≠as en general, ser√≠an consideradas m√°s prescindibles. O que cifras generalmente discriminadas y, por lo tanto, percibidas como m√°s d√©biles, empujan a la opini√≥n p√ļblica a una mayor comprensi√≥n.

    Finalmente, esta práctica podría ser un intento de tokenismo, que es un gesto puramente simbólico de ser inclusivo hacia los miembros de grupos minoritarios.

    Sin embargo, una vez m√°s, los datos desmienten la realidad. Un estudio de 2018 del Boston Consulting Group encontr√≥ que est√° creciendo diversidad en los equipos de liderazgo aumenta las ganancias. Tesis confirmada por otra publicaci√≥n, seg√ļn la cual de una muestra de 22.000 empresas, las m√°s rentable present√≥ un mayor n√ļmero de mujer en las salas de la junta directiva.

    Techo de cristal del acantilado e de cristal

    Como mencionamos al principio, el efecto de acantilado de vidrio está estrechamente relacionado con el de techo de cristal, o techo de cristal. La expresión fue utilizada por primera vez en 1984, por el futuro director de Círculo familiar, Bryant gay, que se expresa en una entrevista de la siguiente manera:

    Las mujeres han llegado a cierto punto, yo lo llamo 'el techo de cristal'. Est√°n en la parte superior de la gerencia media, se han detenido y est√°n estancados. No hay espacio suficiente para todas esas mujeres en la cima. Algunos se est√°n moviendo hacia el autoempleo. Otros est√°n saliendo y formando familias.

    Este término, por tanto, alude a una serie de limitaciones y obstáculos que no son explícitos y dictados por la cultura machista vigente, que impiden progresión en el ámbito laboral de categorías discriminadas, principalmente mujeres, relegadas a roles subordinados. No es casualidad que se utilice la referencia al cristal: los puestos directivos son claramente visibles y, por tanto, aparentemente, de fácil acceso para estas minorías, pero debido a la lógica del poder y dificultades sistémicas invisibles son de hecho inalcanzables.

    Por tanto, a primera vista, el acantilado de cristal podr√≠a ser un medio eficaz y encomiable para contrarrestar el impenetrable techo de cristal, que durante a√Īos ha obstaculizado la emancipaci√≥n y afirmaci√≥n de las mujeres, as√≠ como un paso concreto hacia una sociedad inclusiva y cultura de la diversidad, pero en muchos casos resulta ser otro producto de la cultura dominada por los hombres que ve a las mujeres al servicio del poder masculino.

    Ejemplos históricos de acantilado de cristal

    Son muchos los ejemplos de acantilados de cristal que la historia nos ha entregado a lo largo del tiempo y que en la mayoría de los casos han pasado por importantes conquistas femeninas y signos tangibles de que se está produciendo un cambio.

    Una de las primeras "víctimas" de un intento fallido en el acantilado de cristal fue Margaret Thatcher, primera mujer en ocupar el cargo de Primera Ministra del Reino Unido, entre 1979 y 1990, designada en un momento de profunda crisis y declive del poder británico.

    Permaneciendo en Inglaterra, pero más cerca de la actualidad, no podemos dejar de mencionar la historia de Teresa mayo, un caso más fácilmente atribuible al fenómeno del "arrecife de cristal". De hecho, May fue elegida Primera Ministra en 2016, poco después del referéndum de la Brexi, en un momento especialmente convulso y complejo, tras la dimisión de David Cameron y la negativa de Nigel Farage y Boris Johnson a liderar el almuerzo del gobierno, a pesar de haber sido ambos promotores del Brexit.

    El mundo de la política es uno de los ámbitos en los que más ocurren los fenómenos del acantilado de cristal. Otro ejemplo lo representa el nombramiento, en 2011, de Christine Lagarde al frente del Fondo Monetario Internacional, que se produjo en el momento de máxima crisis desde su fundación en 1945.

    Un ejemplo de nuestra casa fue la elección de proponer como candidato a la alcaldía de Roma Virginia Raggi, la primera mujer en ocupar este cargo desde 1870, cuya elección se produjo inmediatamente después de las investigaciones sobre Mafia Capital, que abren un capítulo particularmente difícil en la historia política y una consecuente gestión problemática de la capital.

    Incluso las empresas han optado a menudo por esta práctica: Debra Perelman fue nombrado director general de Revlon en un momento en que la empresa estaba fuertemente penalizada por el comercio electrónico.

    El mismo destino le sucedió Marissa Mayer, CEO electo de Yahoo! en 2012, cuando la empresa fue superada por Google.

    Una situaci√≥n reciente que podr√≠a interpretarse como un resplandor de cristal es la elecci√≥n de Antonella Polimeni como rectora de la Universidad La Sapienza de Roma, as√≠ como, un mes despu√©s, de Tiziana Lippiello al frente de la Universidad Ca 'Foscari de Venecia. Ambas mujeres fueron llamadas a ocupar este cargo en un momento complejo que tiene que lidiar con las dificultades que genera el pandemia del Coronavirus y las consecuencias que estos tendr√°n en los pr√≥ximos meses y a√Īos.

    Cómo superar el "acantilado de cristal"

    Para contrarrestar eficazmente el acantilado de cristal es sin duda necesario que un Cambio cultural. Sin embargo, un paso fundamental puede ser dado por las propias organizaciones y las figuras de la c√ļpula de las instituciones y empresas, para que las mujeres, y otras categor√≠as discriminadas, designadas para ocupar puestos de alta direcci√≥n, puedan contar con el apoyo que necesitan para poder realizar propio trabajo.

    En este sentido, es necesario que las empresas inviertan concretamente en políticas de inclusión, equidad y diversidad, no solo a través del nombramiento de un solo ejecutivo, como un gesto simbólico vacío o un intento de guardar la reputación de líderes masculinos no considerados prescindibles, sino en todos los estratos de la estructura de la propia empresa, para que cultura de la diversidad de lo que promueven, es realmente el principio promotor de la lógica y las políticas adoptadas en varios frentes y puntos de vista.

    En este sentido, uno postura Las relaciones p√ļblicas de empresas o instituciones de renombre mundial en relaci√≥n con temas discriminatorios, pueden brindar ayudas concretas en la perspectiva de una revoluci√≥n cultural global, as√≠ como servir de ejemplo para otras realidades, desencadenando una cambio que tambi√©n puede empezar desde abajo.

    Un caso de este tipo ocurri√≥ con el fabricante de dispositivos m√©dicos. Boston Scientific quien, a ra√≠z del asesinato de George Floyd, decidi√≥ exponerse p√ļblicamente con una postura antidiscriminatoria y antirracista. En una carta abierta, el CEO Michael Mahoney reiter√≥ la necesidad de que las empresas sean solidarias con trabajadores marginados, para crear un espacio para escuchar sus necesidades y eliminar la discriminaci√≥n racial en el lugar de trabajo.

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información