"Abuelas", las abuelas en busca de hijos desaparecidos y nietos que no se rinden

"Abuelas", las abuelas en busca de hijos desaparecidos y nietos que no se rinden

En el último piso del armario de la casa de campo, cuando llegué el sábado, era inevitable encontrar el recipiente de porcelana blanca lleno de bizcochos de anís. No sugerente y elegante como una magdalena, pero igual de poderoso en términos de viático para la memoria. No es sorprendente que, después de años, el olor y el sabor del anís me devuelvan inmediatamente a mis manos suaves y diminutas. abuela. Fue ella quien nunca hizo que el armario se encontrara vacío; es de ella que guardo mis recuerdos más dulces y fragantes de niña.

Que el vínculo con una abuela es un vínculo especial, se sabe: el progenitor del progenitor (pero también del padre) es el vínculo con las raíces, el abrazo desde el que consolarse, el refugio seguro al que volver, la mirada orgullosa que acompaña a los pequeños de lejos y grandes logros de la existencia, un conocimiento ancestral transmitido a través de los sentidos. Un perfume, una caricia, una canción infantil.

Por esta razón, tal vez, si tuviste la suerte de crecer junto a una abuela, la historia de Abuelas di Plaza de Mayo toca de una manera particular. Para contar su historia Abuelas, el documental del director argentino Cristian Arriaga (aún no distribuida en Italia) que ha recogido los testimonios de 10 de las mujeres que desde finales de los setenta luchan por conocer la suerte corrida por sus nietos, nacidos durante el encarcelamiento de hijos y nueras durante la Guerra Sucia Argentina.

Fundada junto con la asociación de Madri di Plaza de Mayo, la de las abuelas es una organización de derechos humanos, liderada por Estela Barnes de Carlotto, que desde su constitución ha luchado por encontrar y devolver a sus familias legítimas a todos los niños secuestrados y desaparecidos en la última dictadura militar y por obtener una sentencia justa para todos los responsables.

Lotte, las de madres y abuelas, tristemente conocidas en Italia también gracias a la novela de Massimo Carlotto Le irregolari. Buenos Aires Horror Tour, en el que el escritor paduano reconstruye la guerra de la dictadura argentina, la metodología de la “desaparición”, los campos de concentración clandestinos, los niños tratados como botín de guerra, la persecución de los judíos argentinos. Carlotto, quien durante su estadía en Argentina tuvo la oportunidad de descubrir su parentesco con Estela, presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, también cuenta con entusiasmo esa historia exclusivamente femenina, hecha de amor, dolor y coraje.

Arriaga en cambio decide no ficcionalizar, sino dejar los hechos a las voces y expresiones, lágrimas y sonrisas de los propios protagonistas, creando así un documental rico en información y profundamente sugerente. Su cámara captura para siempre el poder de diez mujeres, ahora mayores de ochenta años (pero algunas de ellas incluso tienen más de 90) que aún no se rinden: no solo aquellas que aún no han vuelto a abrazar el sus nietos pero también los que, tras haber conocido a los hijos de sus hijos, han encontrado en ellos las voces de las desaparecidas Silvias, las miradas de la Laure tragada por la dictadura, el recuerdo del cariño del Sebastián cuya muerte ni siquiera pudieron honrar con solo el entierro, quieren que los demás también disfruten de la misma felicidad, aunque solo sea por un momento antes de morir, y -sobre todo- que la dictadura y sus crímenes no se olviden: la verdad, la justicia, la memoria son las tres prioridades de su lucha para que nunca vuelva a suceder. Nunca más.

Aquellas madres y abuelas que salieron a la calle hace más de 40 años para pedir tener los cuerpos de sus hijos, para encontrar a sus nietos eran "sólo mujeres": un pañuelo blanco en la cabeza, para recordar los pañales de tela en los que habían envuelto a sus hijos recién nacidos. De los aproximadamente 500 niños secuestrados como botín de guerra, esas mujeres han logrado encontrar a 200. Aún faltan 300. Las abuelas de Plaza de Mayo siguen tan decididas a encontrarlos como hace 40 años. Este espléndido documental, a veces desgarrador, declaración de amor hacia todas las abuelas, también cumple este propósito.

Abuelas
Estela de Carlotto, presidente delle Abuelas de Plaza de Mayo
Índice()

    Abuelas: la entrevista con el director, Cristian Arriaga

    ¿Por qué decidiste contar la historia de Abuelas?

    “Hay heridas que no se curan, la herida (no física) de que le extirpen un seno por cáncer no se cura, se puede soportar, pero no se cura. Lo mismo ocurre con los desaparecidos, víctimas de las dictaduras cívico-militares en América Latina. Hay directores como Marco Bechis (a quien le debemos los dos hermosos Garaje Olimpo mi Figli/Hijos, ed.), nacida en Chile y vivida en Argentina durante la dictadura, que dedicaron películas a este tema porque fueron tocadas de primera mano por él.

    Para mi fue diferente. No he tenido vínculos directos con los desaparecidos: no los hay entre mi familia ni entre mis conocidos, pero llevo ese enorme dolor como ciudadana consciente y responsable de nuestra historia, y en particular hacia aquellas mujeres que desaparecieron cuando estaban embarazadas. , detenidos y torturados hasta que dieron a luz y luego asesinados.

    Luego hay una razón más íntima: mi abuela Elvira, abuela materna, abuela de campo, en mi pequeño pueblo Guaminí, lejos de Buenos Aires, fue el ser más importante de mi vida. Hemos tenido la enorme fortuna de vivir una hermosa historia de amor entre los dos. Un día me pregunté: cómo era la vida de estas mujeres que de repente descubrieron que sus hijos e hijas estaban desaparecidos, que reclamaron sus cuerpos y luego al enterarse de que sus hijas o nueras estaban embarazadas empezaron a buscar a sus nietos nacidos en cautiverio? Y en el fondo y más profundo: ¿cómo habría sido mi vida sin la oportunidad de vivir la maravillosa historia de amor que viví con mi abuela Elvira? ».

    ¿Cuál fue la abuela que conociste primero?

    “Conocí a Estela de Carlotto, presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, una criatura hermosa y maravillosa, por otras razones comerciales. Ya tenía en mente hacer esta película, pero no hablé con ella de inmediato. Preferí seguir los caminos institucionales formales y escribí una carta (a bolígrafo, como solía ser) a todas las Abuelas, proponiendo que hicieran esta película. Les gustó mucho la idea, sobre todo por el punto de vista desde el que me propuse contar la historia ».

    ¿Por qué decidiste que las abuelas contarían su historia de primera mano?

    «En principio, porque es y será un documento histórico contado directamente por quienes lo vivieron, en este caso las Abuelas de Plaza de Mayo. Y luego, porque quería enfocarme en el hecho de que estas son mujeres normales que de repente se encontraron pasando por un evento horrible que cambió sus vidas para siempre; y por otro lado, hay situaciones vividas que ni la mejor de las producciones podría recrear y romantizarlas no tendrían la fuerza real y dramática de lo que realmente les pasó a estas mujeres ».

    ¿Cómo nació el video inicial con la narradora de Liliana Herrero y cómo se realizó?

    Escribí el prólogo de la película con Osvaldo Bayer (escritor, periodista e historiador de gran valor que tuvimos en Argentina, víctima también del exilio en aquellos años de dictadura, tanto que tuvo que irse a vivir a Alemania), que fue luego bellamente narrado por Liliana Herrero (otro hermoso ser humano). Nació de la necesidad narrativa que tuve como director de contextualizar históricamente los hechos para quienes no conocen la historia argentina o al menos esa parte (por ejemplo, imagino que los ciudadanos noruegos no conocen nuestra historia) y sobre todo para las generaciones futuras. Al asegurarme de que el documental tenga valor histórico y educativo, espero hacer mi parte en la preservación de la memoria, para que estas cosas nunca vuelvan a suceder ».

    Nunca más, nunca más, es una fórmula que se ha hecho famosa en todo el mundo: sin embargo, el centro de detención de La Perla se abrió solo 30 años después del cierre de Auschwitz. ¿Es suficiente la memoria para luchar contra el horror?

    “La memoria por sí sola no es suficiente, pero probablemente sea el eje principal (junto con la divulgación) para luchar contra el horror y en este caso particular para continuar la búsqueda de los más de 300 nietos que aún quedan por recuperar por las Abuelas de la Plaza. de Mayo de toda la sociedad argentina. Está claro que hay que hacerlo no solo en Argentina sino en todo el mundo ».

    León Gieco es autor de Sólo le pido a Dios, una de las canciones pacifistas más famosas. ¿Cómo lograste involucrarlo en el proyecto?

    «La peculiaridad de esta canción Abuela, en singular, que al final resultó muy bonito es que lo compuse en el sillón de la casa de mi abuela Elvira antes incluso de pensar en hacer la película. Posteriormente convoqué a Ignacio Montoya Carlotto, quien además de ser el nieto recuperado por Estela de Carlotto (después de casi 40 años de investigación) es un excelente músico y productor.

    Entonces, por razones que se ven en la película, quería que la canción fuera interpretada por León Gieco y Raúl Porchetto, a quienes Ignacio y yo admiramos mucho; Y luego se me ocurrieron los nombres de Gustavo Santaolalla (ganador de 2 Oscar a la música de cine) y Ricardo Mollo, otro artista que admiramos profundamente, para completar con Ignacio tocando los teclados, la batería de Oscar Giunta, Nahuel Antuña en el bajo y yo en guitarra acústica y voz. Entonces, excepto yo, logramos armar una verdadera selección nacional para la interpretación de esta canción, a la que todos coincidieron de inmediato y con mucha ilusión al conocer las características del proyecto ».

    ¿Hay algún momento del documental que te haya emocionado más que otros?

    Aunque la película está llena de momentos muy emotivos y llena de las cosas poderosas que han vivido estas mujeres fuertes, heroicas y hermosas, lo que personalmente me conmueve más son las Abuelas que aún no han recuperado a sus nietos y que siguen buscándolos con el único propósito de poder, al menos, abrazarlos una vez antes de morir ».

    Abuelas ¿Se distribuirá también en Europa e Italia?

    “Covid-19 mantiene en vilo a todo el planeta, por lo que no hay muchas posibilidades de anticipar mucho, pero la intención es llevar la búsqueda de las Abuelas de Plaza de Mayo a través de esta película a tantos lugares como sea posible. Evidentemente también en Europa. Y en Italia no sería mala idea organizar una proyección especial para lectoras de Roba da Donne, quién sabe ».

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información