7 razones para no avergonzarnos de decir que vamos al psicólogo

7 razones para no avergonzarnos de decir que vamos al psicólogo

Algunos de nosotros pasamos de psicólogo, otros nunca lo han tenido en cuenta. Casi todos tenemos un contador, muchos empleamos a un abogado, todos tenemos un médico generalista y otros especialistas en salud. Pero la profesión de psicólogo todavía se ve afectada por algunos hoy prejuicios.

Te sientes un cierto verg√ľenza recurrir a un profesional as√≠, sin embargo, las neurosis y las fobias est√°n a la orden del d√≠a: tenemos pesadillas, sufrimos estr√©s, alimentamos idiosincrasias. Entonces, ¬Ņpor qu√© no ir al psic√≥logo? Tratemos de entenderlo juntos.

√ćndice()

    Porque ir al psicólogo es (para todos)

    Ir al psicólogo
    Fuente: Pexels

    Cualquiera que haya salido con un psic√≥logo sabe lo √ļtiles que pueden ser para los dem√°s. El psic√≥logo va a intervenir en algunos cuestiones cr√≠ticas, como las secuelas de un trauma f√≠sico o emocional, un trastorno alimentario, un problema en el trabajo (como el acoso inmediatamente), etc.

    El profesional de la psicología también es muy importante para el neogenitori. Cualquiera que lo use porque su hijo necesita terapia cognitivo-conductual conoce los beneficios de entrenamiento para padres: durante las sesiones aprendes a interactuar mejor con tu hijo, a hacerlo sentir seguro, a resolver miedos y frustraciones.

    Adem√°s, muchas veces (sobre todo en presencia de la discapacidad de un ni√Īo), el psic√≥logo mide primero los niveles de estr√©s, para comprender tambi√©n c√≥mo ayudar a los padres en primer lugar.

    Todo - explica Paolo Colavero, psicólogo experto en Psicopatología fenomenológica - Puede que necesiten un psicólogo porque todos podríamos tener una armadura ante la dificultad, pero esta armadura no siempre nos sostiene, pero nos vuelve más frágiles.

    Además, todos tenemos un temperamento congénito, que puede ser necesario archivar. A todo esto podemos sumar las situaciones que nos depara la vida. Cuando muchas variables de la vida nos ponen en problemas, es posible que necesitemos un psicólogo.
    Todos tenemos una vulnerabilidad b√°sica: si decidimos acudir al psic√≥logo es para curar esas vulnerabilidades, para curar nuestras debilidades, para que nadie necesite intervenciones extremas, para que no se produzca un colapso ‚Äúimportante‚ÄĚ.

    Ir al psicólogo: prejuicios

    Ir a un psicólogo es una más práctica envuelta en prejuicios? En cierto sentido, sí, aunque claro que también hay quien no tiene miedo de contárselo a los demás, de hecho casi a hacer orgullo. Sin embargo, el prejuicio está más presente dentro del paciente que fuera.

    El grueso de los prejuicios - prosigue Colavero - no nace hoy en la sociedad sino sobre todo en la familia. También tratamos de mantener a los familiares cercanos en la oscuridad sobre el hecho de que vamos a un psicólogo, porque en realidad el prejuicio es interno al paciente mismo, y es relativo a lo que el paciente mismo ha hecho creer a los demás que es.

    El viejo prejuicio seg√ļn el cual solo los locos van al psic√≥logo ha llegado a su fin, hoy llegan pacientes motivados al psic√≥logo, buscando su propia identidad. De hecho, en algunas zonas de Italia es casi un alarde, un signo de bienestar socioecon√≥mico, casi un s√≠mbolo de estatus.

    ¬ŅQu√© hacer si tienes miedo de acudir a un psic√≥logo?

    Ir al psicólogo
    Fuente: Pexels

    Muchas personas tienen miedo de ir a cualquier m√©dico, desde el dentista hasta el ginec√≥logo. Algunos tambi√©n tienen miedo de ir al psic√≥logo y se sienten abrumados por preguntas: ¬Ņaveriguar√°s lo que digo en la sesi√≥n? ¬ŅQu√© pasa si el psic√≥logo me juzga mal? ¬ŅPodr√° el psic√≥logo entender que algo anda mal conmigo?

    En primer lugar, recuerde que lo que diga en la sesión seguirá siendo un secreto entre usted y su profesional de confianza (a menos que decida revelarlo a otros). Ahí está el Secreto profesional, el psicólogo no puede hablar de sus solicitudes con nadie, y menos con los miembros de su familia.

    Otro punto para recordar es que el psicólogo no te juzgará: está ahí porque conoce la naturaleza humana, quiere ayudar y no juzgar. Finalmente, si tienes miedo de que algo te vaya mal, debes tener en cuenta que contactar con un profesional es el primer paso hacia deseo cambiar, para poner tu vida en orden, para sentirte mejor.

    Razones por las que podríamos acudir a un psicólogo

    Fragilidad y las cuestiones cr√≠ticas son parte del ser humano: si estas cosas nos llevan a sentir que tenemos que acudir al psic√≥logo, no deben representar una verg√ľenza para nosotros. Ni siquiera es un alarde: es simplemente algo que se hace por nuestra salud, como cuando vamos al ginec√≥logo o al dentista.

    Aquí están las principales situaciones que podrían convertirnos en un alarma.

    • Abuso familiar: Probablemente no haya mucho que explicar, porque cuando una familia es sometida a maltrato f√≠sico o psicol√≥gico, se toma de la mano de un especialista para poder recuperar la vida. El abuso psicol√≥gico es m√°s sutil que el f√≠sico, pero podemos reconocerlo en funci√≥n de los s√≠ntomas: si sentimos ansiedad, ataques de p√°nico, apat√≠a, depresi√≥n, deseo de aislamiento, quiz√°s haya algo que debamos investigar sobre nosotros mismos.
    • Intimidaci√≥n: cuando la empresa para la que trabajamos ya no nos acepta, podr√≠a generar un mecanismo perverso para obligar al trabajador a renunciar. El fen√≥meno puede crear un estr√©s psicol√≥gico considerable.
    • Problemas en el relaci√≥n de pareja: sea cual sea la naturaleza de su problema, si cree que hay algo que recuperar en su relaci√≥n, el psic√≥logo puede ayudarlo.
    • Trauma despu√©s de un problema de salud: si has superado un feo obst√°culo, a√ļn puede haber repercusiones emocionales, la aparici√≥n de miedos sobre el futuro, la posibilidad de desarrollar ansiedad y trastornos obsesivo-compulsivos.
    • Convertirse en padres: no todos tenemos una inclinaci√≥n innata por la paternidad. Conocer a un psic√≥logo puede ayudarnos a entender c√≥mo ser buenos padres y superar esos peque√Īos obst√°culos relacionados con el crecimiento de nuestro hijo (capricci, pavor nocturnus, etc.).
    • Sospecho trastornos alimentarios: puede haber signos que puedan representar el comienzo de un trastorno alimentario, como la eliminaci√≥n de ciertos alimentos de la dieta, siempre que no se produzca por motivos filos√≥ficos o religiosos (como la transici√≥n a una dieta libre de crueldad animal o una conversi√≥n fiel). Recuerda que los trastornos alimentarios no son solo anorexia y bulimia, sino que hay muchos matices en este complejo de trastornos.
    • Procesamiento de dueloPuede que no sea f√°cil para todos perder a un ser querido, incluso si pensamos que lo manejamos de manera excelente, podr√≠amos generar ansiedad y depresi√≥n en nosotros mismos.

    7 razones por las que no avergonzarnos de decir que vamos al psicólogo

    Por supuesto, las debilidades y criticidades pueden ser muchas otras. Pero no deberíamos avergonzarnos de ellos, como tampoco deberíamos avergonzarnos de decirles a familiares y amigos que vamos al psicólogo. Aquí hay siete razones (pero podría haber muchas más) por las que no deberíamos sentirnos avergonzados:

    • Es un profesional. Como ya se mencion√≥, nunca nos avergonzar√≠amos de decir que vamos al contable, al ginec√≥logo o al abogado. Como ellos, el psic√≥logo nos echa una mano, y esta mano para algunas personas puede incluso guardar vidas.
    • Muchos otros acuden al psic√≥logo por nuestra propia raz√≥n. Nuestra fragilidad en s√≠ misma no debe ser motivo de verg√ľenza: no somos un caso √ļnico y muchos otros podr√≠an ser conmovidos por nuestra mismos problemas. No estamos solos.
    • Es un de la seguridad. Ser abierto sobre la propia fragilidad significa sobre todo ser consciente de ella, comprender que pedir ayuda no es una verg√ľenza.
    • Nos permite evitar un monta√Īa de mentiras. Es muy dif√≠cil construir castillos de mentiras para no decir que vamos al psic√≥logo: corremos el riesgo de caer en la contradicci√≥n. Podemos poner este mismo compromiso a trabajar en nosotros mismos, a sentirnos bien.
    • Ir al psic√≥logo no significa que haya algo mal en usted. De hecho, el mero hecho de recurrir a un profesional indica claramente que quiere cambiar, que quiere sentirse mejor.
    • ¬ŅPodr√≠as ayudar a alguien m√°s a hacer Buena elecci√≥n. Si no eres el primero en decir que vas a un psic√≥logo, quiz√°s ayudes a un amigo o familiar a elegir un profesional al que pedir ayuda tambi√©n.
    • Ni siquiera tienes que revelar todo lo tuyo misterios. Decir que vas al psic√≥logo no significa que tengas que contar en detalle c√≥mo y por qu√©. Siempre eres t√ļ quien elige: acudir a un psic√≥logo significa ante todo tomar las riendas de tu propia vida.

    Artículo original publicado el 19 de mayo de 2020

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información