50 tonos de sangre menstrual: lo que nos dice el color del ciclo

50 tonos de sangre menstrual: lo que nos dice el color del ciclo

Durante el ciclo a menudo nos sentimos tentados a cerrar el tampón en su bolsa después de cambiarlo y tirarlo a la basura para no volver a verlo nunca más. Porqué el sangre no se considera natural ni agradable y estamos tentados a oscurecerlo, aunque sea inconscientemente.

M√≠ralo, anal√≠zalo o huele estas son cosas que no so√Īar√≠amos con hacer, incluso en el caso de una relaci√≥n pac√≠fica con nuestro ciclo menstrual. Sin embargo, al igual que el an√°lisis de orina, la sangre menstrual tambi√©n dice cosas sobre nuestra salud y, en algunos casos, son signos que no deben subestimarse.

La verg√ľenza de la sangre menstrual es inherente a nuestra cultura. Para no aludir demasiado a la sangre real, por ejemplo, la publicidad ha cambiado de color: la ha transformado en un l√≠quido azul sin consistencia, sin grumos y decididamente enga√Īoso en comparaci√≥n con representaci√≥n real de la menstruaci√≥n. Sin pensar que en el color, en sus vetas y en sus co√°gulos hay respuestas vinculadas para el bienestar f√≠sico y la salud de cada uno de nosotros.

Se necesitaron campa√Īas como Sangre normal en Nuvenia de la compa√Īia Essity para traer el color de la sangre a la TV y restaurar su tono original. Comenzar desde el rojo es un paso para normalizar la menstruaci√≥n y decirles lo que son.

Las cosas que nos dice la sangre de la menstruaci√≥n est√°n al alcance de un tamp√≥n. Mirar m√°s de cerca antes de tirarlo a la basura significa comprender lo que est√° sucediendo en su cuerpo. Y tambi√©n le da un valor cultural diferente al que siempre se le ha asociado, porque muchas veces cuando hablamos de sangre tambi√©n hablamos de verg√ľenza, dolor y disgusto como lo revela la investigaci√≥n de Essity con n√ļmeros y la percepci√≥n del ciclo en Italia.

√ćndice()

    Porque la sangre nos asusta

    A menudo asociamos los sentimientos negativos con la sangre, más por hábito cultural que por verdadera aversión. Aunque es algo que sale del cuerpo, un flujo de elementos que llegan de tejidos y cavidades que nos pertenecen, no lo reconocemos. Los hombres en algunas culturas y situaciones extremas son incluso aterrorizado. El olor, el color y la textura están ligados a la esfera semántica del asco, sensación de la que es difícil desprenderse incluso en sociedades avanzadas como la nuestra.

    Por eso es dif√≠cil aceptar que pueda decirnos algo sobre nuestra salud y que env√≠e se√Īales a tener en cuenta, adem√°s de ser un elemento fundamental e ineludible de la fisiolog√≠a femenina.

    Aprenda a leer la servilleta sanitaria antes de tirarla

    Coágulos, manchas, rayas: la sangre del ciclo nunca es simplemente roja. De hecho, podría definirse como un conjunto de tonalidades que pasan del rojo brillante al rojo oscuro y se descargan al rosa pálido. Cada uno de estos pasos significa algo, identificando un momento preciso en el ciclo menstrual. Las anomalías cromáticas, pero también la consistencia de la sangre y el ritmo de su flujo, suelen actuar como alarma de patologías y trastornos.

    Otro tema importante es por qu√© la sangre var√≠a en color y cantidad mes tras mes. Si se calcula que una mujer menstr√ļa durante un total de 6,7 a√Īos y en promedio hasta 50 a√Īos seg√ļn lo informado por Nuvenia, se entiende que, en un per√≠odo de tiempo tan largo, sus oscilaciones no solo son frecuentes sino tambi√©n fisiol√≥gicas.

    Considerar el ciclo como un columpio que se adapta a los ritmos externos (y sufre, por ejemplo, estr√©s, trauma o mala alimentaci√≥n) es m√°s de lo normal. Hay 28 d√≠as, con picos de hasta 35 para algunas mujeres, en los que las hormonas fluct√ļan, lo que Poder del per√≠odo todo para ser explotado o, en algunos casos, para ser gestionado. En esos 50ml aproximadamente que se expulsan de media con cada ciclo (que corresponden a 2 o 3 cucharadas, aunque parezca mucho m√°s que el absorbente) hay respuestas sobre la salud y el bienestar de tu organismo que no debes ignorar.

    El color de la sangre menstrual: ¬Ņque significa?

    Un ciclo normal normalmente experimenta tres fases crom√°ticas:

    • Rojo brillante: es la primera fase, a menudo condensada en los dos primeros d√≠as del ciclo. La sangre est√° viva y apenas se expulsa, de ah√≠ el color intenso y brillante.
    • Rojo oscuro: es la sangre m√°s vieja, que permanece m√°s tiempo en el tamp√≥n antes de cambiarlo.
    • Luz roja: indica el final del ciclo, hasta el final de las p√©rdidas.

    Pero las tonalidades de color son muchas y pueden aparecer en el absorbente y enviar se√Īales en cualquier momento, incluso despu√©s de a√Īos de ciclos no muy problem√°ticos.

    • Gris: puede ser un s√≠ntoma de una infecci√≥n bacteriana en curso.
    • Naranja roja: tambi√©n en este caso, especialmente si se acompa√Īa de olores fuertes, es bueno consultar a un m√©dico.
    • Rosa: un matiz que recuerda un poco a la mermelada de fresa es una se√Īal de que el nivel de estr√≥geno es bajo, condici√≥n que puede provocar sequedad vaginal, disminuci√≥n de la libido, ca√≠da del cabello y fatiga.
    • marr√≥n: las causas de menstruaci√≥n marr√≥n son variados, en muchos casos fisiol√≥gicos. Al final del ciclo, puede ser sangre residual y tejidos endometriales; a mitad del ciclo, en los d√≠as de la ovulaci√≥n, uno manchas marrones en cambio, puede revelar disfunciones de los ovarios, infecciones e incluso disfunciones de la tiroides.

    Por supuesto, la sangre habla incluso cuando no está allí. Su ausencia, su disminución o su repentina abundancia son otra campana que no debe subestimarse. Ciclos abundantes de forma regular pueden considerarse la norma; Los ciclos intensos repentinos pueden abrir diferentes escenarios (pólipos, fibromas o menorragia en la premenopausia) o comunicar que el método anticonceptivo intrauterino elegido no es el adecuado para nuestro organismo.

    Cuando falta sangre por completo durante m√°s de 6 meses, se llama amenorrea secundaria y tambi√©n aparece despu√©s de a√Īos de ciclos regulares; una visita de seguimiento es imprescindible. Y cuando, en cambio, sigue su propio camino, vuelve a enviar un mensaje: a menudo detr√°s de ciclos muy irregulares el diagn√≥stico de ovario poliqu√≠sticoy razones de su ritmo dif√≠cilmente rastreable son muchos y todos para ser explorados con un especialista.

    La consistencia de la sangre: co√°gulos y bultos.

    La sangre menstrual no es un flujo líquido y regular, sino un rico concentrado de elementos que el organismo elimina cada mes: moco y secreciones cervicales, agua y tejidos endometriales. Al ser una mezcla de diferentes cosas con diferentes texturas, incluso la forma en que se presenta no es homogénea, con coágulos a veces grumosos.

    Empecemos diciendo que yo co√°gulos son, la mayor√≠a de las veces, normales. Aunque el cuerpo activa la coagulaci√≥n para no perder demasiada sangre cuando tenemos una herida, durante el per√≠odo la sangre debe fluir libremente. Para equilibrar la necesidad de fluidez pero tambi√©n la de no perder demasiada sangre, es el propio √ļtero el que produce un anticoagulante natural. Si el flujo es abundante y el anticoagulante no es suficiente, se forman co√°gulos.

    En realidad, en este caso la alarma es la abundancia del ciclo, m√°s que sus consecuencias directas sobre la coherencia. A menudo, un per√≠odo abundante puede indicar un deficiencia de hierro, porque tambi√©n es gracias a esta sustancia que el √ļtero produce su anticoagulante. Entonces, cuando falta hierro, el √ļtero lucha m√°s y los co√°gulos son m√°s abundantes.

    Si el dolor y otras dolencias f√≠sicas tambi√©n est√°n asociadas con la p√©rdida de sangre, las causas pueden ser diferentes: van desdeendometriosis desde quistes hasta inflamaci√≥n p√©lvica abdominal. En estos casos, el co√°gulo es una se√Īal de alarma fundamental a explorar junto con el ginec√≥logo.

    Tambi√©n ah√≠ viscosidad de la sangre menstrual es un elemento a considerar. Su grado de fluidez depende de muchas cosas y adem√°s del ritmo del ciclo, este tambi√©n cambia: puede ser m√°s acuoso o consistente seg√ļn la √©poca, puede presentar grumos y co√°gulos durante un mes y el siguiente ser perfectamente homog√©neo.

    Si la sangre es acuoso, puede ser un signo de un déficit en la energía reproductiva, que, como informa la investigación Metabolismo energético y evolución de la supresión reproductiva en la mujer humana, es la capacidad de las mujeres para ganar fuerza a partir de los nutrientes que se encuentran en el cuerpo. Un ciclo con sangre clara y casi transparente puede recordar un volumen bajo de estos nutrientes.

    Porque los matices del ciclo no deben asustarnos

    La encuesta de Essity encontr√≥ que los italianos son conscientes de la narrativa equivocada sobre el ciclo (y por lo tanto tambi√©n de su sangre) y est√°n convencidos de que fue eso lo que cre√≥ falsos estereotipos sobre las mujeres con menstruaci√≥n: el 67% de los encuestados dijo que no hablar de ello ha alimentado supersticiones y estigmatizado el tema; y todav√≠a hay un 27,5% que admite que deber√≠a ser un asunto privado para uno mismo. Para el 45,3% de todos los encuestados, hablar de la menstruaci√≥n sigue siendo un tab√ļ en la actualidad y el 18% de los hombres todav√≠a cree que el juicio femenino se ve afectado durante la menstruaci√≥n.

    Superar la desconfianza hacia la sangre menstrual no solo tiene un valor individual, sino tambi√©n cultural. Si bien es cierto que un buen porcentaje a√ļn cree que la influencia de la sangre es negativa, revertir esta idea d√°ndole la importancia que se merece tambi√©n desde el punto de vista del bienestar y la salud es el paso necesario para superar la aversi√≥n.

    Porque la sangre nos pertenece, es fruto de lo que llevamos dentro y nos dice c√≥mo somos. Escucharlo es un favor que nos hacemos a nosotros mismos, m√°s all√° de cualquier tab√ļ.

    Artículo original publicado el 5 de agosto de 2020

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información