5 razones por las que perder peso antes del matrimonio es una mala idea

5 razones por las que perder peso antes del matrimonio es una mala idea

Toda novia que se precie espera su propio día matrimonio con alegría, entusiasmo, ansiedad e incluso una cierta cantidad de histeria.

Quiero eso todo es perfecto comenzando por ella misma: vestido deslumbrante, peinado hermoso, maquillaje impecable y cuerpo casi de modelo.

Para acercarse lo más posible a este ideal de perfección, y salir bien en cada foto, tantas novias se someten dietas locas verse delgado.

Pero aún, perder peso antes del matrimonio no es una buena idea; revelamos las razones:

Índice()

    1. Del vestido de ensueño al vestido de pesadilla

    Fuente: web
    Fuente: web

    El vestido de novia debe quedar perfecto: no debe ser ancho ni estrecho, no debe correr riesgo de caerse o incluso aplastarse.

    Elegir perder algunos kilos antes del gran día puede influir en cómo se vestirá el vestido en el momento de la boda (y enfurecerá al sastre, obligado a tomar medidas muchas veces).

    2. Novia estresada

    Fuente: web
    Fuente: web

    Organizar una boda es una actividad estresante en sí misma y los novios llegan al día de la boda bastante molestos… ¿qué significa añadir una dieta a todo esto?

    Significa tener una novia estresada y hambrienta (llegó aún más molesta a la boda porque con poca energía para planificarla), y para una novia en estas condiciones el riesgo es no disfrutes plenamente del evento.

    3. Luna de miel arruinada

    Fuente: web
    Fuente: web

    Cuando consume pocas calorías durante mucho tiempo, su metabolismo se ralentiza y tiende a quemar menos calorías.

    Pero cuando dejas este régimen calórico, y esto sucede tan pronto como te lanzasbebida de bienvenida en el restaurante y continúa durante toda la luna de miel, el peso puede volver al nivel inicial.

    Y esto puede estropear el ánimo y, en consecuencia, la luna de miel.

    4. Obsesión por el peso

    Fuente: web
    Fuente: web

    Si perder peso se convierte en la prioridad, el riesgo es de piensa solo en eso antes, durante y después de la boda.

    Una obsesión que puede durar mucho tiempo y que puede repetirse cada vez que hojeas el álbum de bodas, en el que pensarás en los kilos perdidos (o no perdidos) y la dieta.

    5. ¿Y el novio?

    Fuente: web
    Fuente: web

    El novio en todo esto puede verse desplazado y salir de él. frustradoVer a la persona que amas estresarse por la comida no es agradable.

    Además, si la novia está demasiado concentrada en su propio peso y en lo que come, puede fracasar en la organización, lo que pesa sobre el novio.

    Y es oportuno que el novio pueda disfrutar del día de la boda como su futura esposa, a menos que quiera correr el riesgo de tener fotografías como estas:

    Artículo original publicado el 8 de mayo de 2015

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información