5 historias sorprendentes que te har√°n creer en el karma

5 historias sorprendentes que te har√°n creer en el karma

Karma indica, entre las religiones y filosofías religiosas indias, o las originarias de la India, acción genérica dirigida a un fin, entendida como activación del principio de "causa y efecto".

No todo el mundo lo cree pero después de leer estas 5 historias que han sido escritas por Cracked.com seguro que alguien cambiará de opinión.

El karma existe y seg√ļn el concepto de retribuci√≥n k√°rmica se debe llevar una vida mejor, no subestimando las acciones que se realizan, porque el karma act√ļa a largo plazo pero llega, siempre llega.

√ćndice()

    1 - Cuidado con el Stop.

    detenerTyller A. Meyers, de 19 a√Īos, era un ni√Īo rebelde que, en su tiempo libre, robaba carteles de ALTO en las calles en una Ford F-150. Sin embargo, los robos fueron m√°s all√° de lo que parec√≠a ser un comportamiento rebelde posadolescente.

    Uno de los carteles de STOP hab√≠a sido colgado desafiante en la pared de su dormitorio. Meyers era un ladr√≥n en serie; resulta que faltaban tantas se√Īales de STOP en las intersecciones de calles en Norwalk, Ohio, que podr√≠an causar posibles muertes.

    Una noche, Tyller pas√≥ por una de las calles de las que hab√≠a robado la se√Īal de alto y, despu√©s de haber seguido por la calle sin prestar atenci√≥n al cruce (ya que no hab√≠a se√Īal), choc√≥ con otro autom√≥vil y muri√≥. en el instante.

    No es que se lo mereciera, por supuesto, pero el destino, hay que decirlo, se estaba burlando de este tipo, definido como una especie de Robin Hood de las se√Īales de tr√°fico.

    2 - Convención

    (foto:Web)
    (foto:Web)

    En 2008, varios evang√©licos de derecha intentaron mantener a los dem√≥cratas fuera de la Casa Blanca convirtiendo a Dios en una s√ļper arma clim√°tica.

    El profeta detr√°s de Operation Weapons of MassDestruction fue Focus on the Family, Stuart Shepard. Stuart envi√≥ el video a sus seguidores, insistiendo en que oren por una lluvia "b√≠blica" y "torrencial" que iba a caer sobre el discurso del entonces senador Barack Obama durante su discurso de aceptaci√≥n en la √ļltima noche de la Convenci√≥n Nacional Dem√≥crata, antes de de las elecciones presidenciales.

    Y asi fue. Pensando en eso fue el huracán Gustav. El caso es que arruinó la convención de los republicanos y del entonces presidente estadounidense George W. Bush, mientras que el demócrata vio un cielo tan despejado que es difícil incluso imaginarlo.

    Por supuesto, para las elecciones presidenciales de 2012, una violenta tormenta golpeó el discurso final de Obama, quien luego fue reelegido presidente.

    Pero poco comparado con el huracán que, también en 2012, obligó a los republicanos a reprogramar y luego cancelar la primera noche de su segunda "maldita" ceremonia de clausura de las elecciones que vieron el triunfo de Obama.

    3 - El general

    (foto:Web)
    (foto:Web)

    John Sedgwick cree que los francotiradores son un mont√≥n de payasos. Durante la Batalla de Spotsylvania, durante la Guerra Civil Americana, el Norte y el Sur se enfrentaron a balas de ca√Ī√≥n. El general John Sedgwick dirig√≠a la artiller√≠a en lugar de luchar directamente, pero ciertamente no era un trabajo f√°cil. Los francotiradores simples estaban constantemente posicionados para mantener a sus hombres a punta de pistola cuando colocaban las armas en posici√≥n. Un d√≠a, temprano en la ma√Īana, su jefe de personal advirti√≥ a Sedgwick que no se acercara a la l√≠nea por temor a la presencia de francotiradores.

    Cuando vio a sus hombres agacharse para cubrirse, inmediatamente los rega√Ī√≥ diciendo que se avergonzaba de ellos. "¬ŅQu√©? ¬ŅTe comportas de esta manera para esquivar balas individuales? ¬ŅQu√© har√°s cuando abran fuego en todos los √°mbitos? Estoy avergonzado de ti. No podr√≠an golpear a un elefante a esta distancia ‚ÄĚ.

    Fácil de imaginar lo que pasó a continuación. Pero no. Después de completar la oración y salir ileso, Sedgwick continuó castigando a sus hombres. Aunque avergonzados por sus advertencias, sus hombres continuaron retrocediendo. Un soldado se puso de pie y le dijo al general que solo estaba vivo porque había esquivado una bala en una batalla anterior. Sedgwick se echó a reír.

    El general repiti√≥ entonces: ‚ÄúMe averg√ľenzo de usted por evitarlos de esta manera. No podr√≠an golpear a un elefante a esta distancia ‚ÄĚ. Inmediatamente despu√©s de que una bala atravesara su ojo izquierdo.

    Así es: Sedgwick estaba en la línea de fuego de los francotiradores y se burló de la muerte no una, sino dos veces seguidas. La primera vez, la muerte lo salvó. Debió haber pensado: “Oye, tal vez solo esté teniendo un mal día. Olvídalo". La segunda vez, sin embargo, la muerte no tuvo más remedio que hacerle pagar por ello.

    4 - SMS

    (foto:Web)
    (foto:Web)

    Cada a√Īo nuevo en Rusia, la Plaza Roja est√° absolutamente llena de borrachos, como es el caso de Times Square.

    Esto, por supuesto, lo convierte en un objetivo principal para los terroristas atraídos por grandes multitudes.

    El plan de los terroristas era bastante simple: se suponía que una mujer con un cinturón cargado de explosivos se uniría a la multitud en la Plaza Roja para celebrar su Nochevieja, donde tocaron y bailaron en 2011, matando a miles de civiles inocentes.

    Probablemente sea f√°cil imaginar que los terroristas generalmente no usan sus mejores y m√°s brillantes mentes como kamikazes.

    La mujer, de hecho, pensó bien en no apagar el teléfono que también actuaba como detonador de los explosivos que llevaba.

    El resultado fue que cuando recibi√≥ un mensaje de "Feliz A√Īo Nuevo" de su compa√Ī√≠a telef√≥nica, varias horas antes de la fiesta en la Plaza Roja, la mujer explot√≥ literalmente. Solo.

    El ataque no tuvo lugar y probablemente fue directamente al infierno.

    5 - Hockey sobre hielo

    (foto:Web)
    (foto:Web)

    El aficionado al hockey golpeado por un disco en la cara. En 2007, los Chicago Blackhawks estaban jugando un partido contra los Colorado Avalanches, y el jugador de Blackhawk, Steve Sullivan, estaba jugando duro.

    Tuvo que irse por un corto período de tiempo después de ser herido en la cara por un mazazo que hubiera dejado inconsciente a cualquier hombre normal, dejándolo en el hospital durante una semana.

    El jugador, por otro lado, solo estuvo fuera por unos minutos. Adem√°s, un fan√°tico de Colorado sinti√≥ que Sullivan estaba teniendo una reacci√≥n demasiado hist√©rica a la lesi√≥n, por lo que comenz√≥ a insultarlo mientras a√ļn estaba fuera de la cancha.

    Sullivan regresó al juego y anotó dos goles para el portero de Colorado Patrick Roy. Roy, tratando desesperadamente de no meter el disco en la portería, lo voló accidentalmente y golpeó el ventilador de su equipo con el disco.

    Sullivan, que era jugador de hockey y no un santo católico, no pudo resistir y fue a burlarse del fan, verdaderamente milagroso, aunque necesitaba más puntos de sutura que el propio Sullivan.

    Artículo original publicado el 28 de agosto de 2013

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información