¬°12 problemas que solo las mujeres con senos grandes o grandes pueden entender!

¬°12 problemas que solo las mujeres con senos grandes o grandes pueden entender!

Los hombres, no todos, pero la gran mayor√≠a, nos vuelven locos. Los amigos nos envidian a muerte, dici√©ndonos que har√≠an papeles falsos para conseguir nuestro tama√Īo. Y podemos encontrar "Solidaridad" solo en mujeres que tienen las mismas caracter√≠sticas que nosotras: un senos pr√≥speros. Por el amor de Dios, la mayor√≠a de nosotros lo tomamos como una bendici√≥n y sabemos cu√°nto puede ser sexy y realzar la figura.

Pero hay dioses limites ese solo las que tenemos los senos grandes o muy abundantes ellos pueden entender. A las mujeres que no tienen esta peculiaridad y a los hombres les parecerá increíble, pero nosotras que tenemos los senos grandes lo sabemos cuántos obstáculos nos pone ante nosotros cada día una simple característica física: nosotros hemos identificado 12!

√ćndice()

    1. Hacer deporte no siempre es f√°cil

    hacer deporte pechos tetona
    Fuente: Web

    En primer lugar, si tenemos un senos prósperos sabemos bien que hacer jogging, aeróbic o cualquier otro deporte bastante "dinámico", tenemos que elegir un sujetador deportivo con cierta fuerza, y algunas chicas llegan a llevar dos, tanto por su comodidad como para evitar miradas no deseadas. Además de la fatiga de la práctica física, también está la del movimiento de los senos., que se convierten en una carga excesiva que, además de incomodarnos, también corre el riesgo de algunos problemas de espalda.

    2. Los hombres nunca nos miran a los ojos

    pechos abundantes: los hombres no nos miran a los ojos
    Fuente: Web

    Es una historia tan antigua como el mundo, pero los hombres nunca parecen cansarse de ella. Si tenemos senos grandes, incluso si no usamos vestidos o camisas escotados, todos los hombres con los que hablamos tenderán a mirar más debajo de la barbilla. que no directamente a los ojos. Sospechamos que no lo hacen adrede: quizás a ti también te ha pasado que tienes la sensación de que el de turno está intentando mirarnos a la cara, pero simplemente no parece hacerlo. Y si por un lado, en algunos casos esporádicos, También podría complacernos, en general esta actitud no nos hace felices en absoluto.

    3. No podemos comprar un disfraz si no hay doble talla

    traje tetona
    Fuente: Web

    Afortunadamente, desde hace algunos a√Īos muchas marcas que producen trajes de ba√Īo comienzan a ofrecer la posibilidad de diversificar el tama√Īo entre el deslizamiento y la parte superior. Pero cuando este no es el caso, para nosotros es un drama, y ‚Äč‚Äčno hay forma de solucionarlo, salvo optando por un ba√Īador de una pieza que quiz√°s ni nos convenza del todo y sobre todo que no nos permitir√≠a broncearnos el vientre y las caderas.

    4. Los momentos de verg√ľenza son innumerables

    abundante verg√ľenza de los senos
    Fuente: Web

    Las miradas, las bromas y las sonrisas est√°n en la agenda: las mujeres con senos grandes lo saben bien. Por no hablar de cu√°ntas veces ocurre que extra√Īos o semi-extra√Īos se permiten preguntarnos, con los ojos muy abiertos, que tama√Īo que llevamos de sujetador, como si fuera informaci√≥n que a una mujer le gusta compartir con la primera que pasa. Otros nos preguntan si nunca hemos pensado en una reducci√≥n de senos. Quiz√°s lo hicimos, o quiz√°s no, pero el razonamiento anterior es v√°lido.

    5. Encontrar un sujetador bonito es un verdadero desafío

    lindos sujetadores tetona pechos
    Fuente: buzzfeed.com

    En una parte de las tiendas sujetadores para mujeres con senos grandes son l√≠deres que ni siquiera sospechamos nuestra bisabuela amenazada nunca hubiera usado: sin forma, en colores b√°sicos y sin adornos ni complementos lindos. Cuando entramos en una tienda impresionado por la vitrina llena de sujetadores coloridos, de encaje, de encaje o con dise√Īos elegantes, a menudo chocamos con el hecho de que nuestro tama√Īo no existe ni ha existido nunca o, dada la rareza del evento, se acab√≥. Desesperaci√≥n.

    6. Tenemos miedo de ser vulgares con cualquier atuendo.

    abundantes vestidos de pecho
    Fuente: Web

    Teniendo un pechos abundantes por naturaleza, aunque no puede ser considerado un defecto de ning√ļn modo, puede acabar engendrando en nosotros falta de autoestima, nerviosismo y ansiedad. Nunca sabemos c√≥mo vestirnos, porque tememos a lo que nos hace parecer vulgar, o que interpreten nuestra vestimenta de acuerdo con este canon. Muchos de nosotros hace tiempo que abandonaron cualquier tipo de escote, pero siempre tememos que incluso los vestidos escotados y los su√©teres no nos hagan "demasiado". Tambi√©n porque en ocasiones los senos, o al menos parte de ellos, tienen la mala costumbre de salirse del sujetador, someti√©ndonos a m√°s verg√ľenzas. Entendemos el problema, de verdad, pero debemos tratar de ser m√°s tranquilos y vestirnos como queramos.

    7. A veces sufrimos de dolor de espalda

    abundantes senos dolor de espalda
    Fuente: Web

    Es un hecho conocido que todas las mujeres que tienen senos grandes han experimentado dolor de espalda intenso al menos una vez en la vida, tanto, en algunos casos, que quieren someterse a una cirugía de reducción de senos. Los senos grandes pesan; por supuesto esto afecta, ni siquiera un poco, en la parte posterior, que es el principal adjunto de apoyo. Por mucho que intentemos elegir un sostén que soporte bien, sabemos que podemos encontrarnos problemas de postura y dolor de espalda. Lamentablemente, es un sufrimiento que hemos aprendido a aceptar a pesar de nosotros mismos (y que no pocas veces otros subestiman o minimizan).

    8. Cuando comemos corremos el riesgo de que algo se caiga en el escote

    pechos tetonos caen migas mientras come
    Fuente: Web

    Este punto es un poco m√°s ir√≥nico, para restarle importancia. Pero tampoco est√° tan lejos de la realidad. A menos que usemos un su√©ter de cuello alto, por ejemplo cuando comemos en casa solos o durante una cena galante, debemos tener mucho cuidado de que el pan rallado y las palomitas no se caen, porque sabemos que ir√≠an a meter justo en el medio de nuestro escote. Y ni siquiera se dice que lo notar√≠amos de inmediato: si a la cena le sigue una sobremesa, podr√≠amos encontrarnos en situaciones de gran verg√ľenza.

    9. No podemos dormir boca abajo

    los senos prósperos no duermen boca abajo
    Fuente: Web

    Lo intentamos, a veces nos gustaría, pero simplemente no podemos: durmiendo boca abajo, para nosotras que tenemos grandes pechos, es una empresa inalcanzable. Algunos incluso tienen dificultades para dormir oblicuo, porque sienten el peso de sus senos caer todos del lado que hemos elegido. La solución más adecuada es dormir boca abajo, pero no todos logramos y luego, en cualquier caso, todos de vez en cuando vienen a cambiar. Por no hablar del hecho de que nos vemos casi obligados a llevar el sujetador incluso de noche, a pesar de la molestia que nos provoca (aunque, sobre este tema, hay diferentes opiniones).

    10. Somos más propensos a las estrías

    abundantes pechos estrías
    Fuente: Web

    Por supuesto, debido a la fuerza de la gravedad, un pecho grande, en promedio, tiende a caer "antes" de lo que les ocurre a las mujeres con senos peque√Īos. La raz√≥n por la cual tratamos de llevar el sujetador tanto como sea posible, como ya se mencion√≥ en el punto anterior. Amamantamiento puede empeorar, en mayor o menor medida, la situaci√≥n (sin embargo, nos devuelve muchas otras alegr√≠as). Y a cada m√≠nima variaci√≥n de peso, nos encontramos mirando sombr√≠amente contra nuestro propio estr√≠as. Poder: ¬°Mientras sean rojos, podemos intervenir con √©xito!

    11. Abrazar a alguien es un drama

    abrazo tetona
    Fuente: Web

    Dejamos de abrazar a la gente. De hecho, si abrazamos a personas m√°s bajas que nosotros, nuestros senos probablemente estar√°n en correspondencia con su rostro y‚Ķ mejor no. Con amigos peor que ir de noche: si tienen pechos peque√Īos, vale, pero si tambi√©n tienen pechos grandes‚Ķ imposible. As√≠ que nos atenemos a extienda la mano lo m√°s lejos posible para romper las dos (o tres) cuencas can√≥nicas en la mejilla.

    12. Nunca hemos tenido una bandolera

    bolso de hombro con abundantes pechos
    Fuente: Web

    Lo intentamos, tal vez en la adolescencia. Pero pronto nos dimos cuenta de que los bolsos de hombro no son para nosotros: el liguero acaba posicion√°ndose en el centro de nuestros senos, resalt√°ndolo a√ļn m√°s y someti√©ndonos a todas las situaciones embarazosas de las que ya hemos hablado. No importa, chicas: en este caso tenemos muchas alternativas, desde bandoleras hasta aquellas con asas pasando por embragues. ¬°Por una vez estamos a salvo!

    Que opinan, amigos? Para ti ¬ŅLos senos abundantes son afortunados o los problemas que hemos enumerado aqu√≠ te causan sufrimiento e incomodidad? ¬°Esperamos sus testimonios!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información